Saltar al contenido principal

Donald Trump presiona a Europa para que repatríe a yihadistas capturados en Siria

Miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias hacen gestos desde un camión en la ciudad de Al Baguz, donde están llevando a cabo un ataque contra el grupo Estado Islámico, el 17 de febrero de 2019.
Miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias hacen gestos desde un camión en la ciudad de Al Baguz, donde están llevando a cabo un ataque contra el grupo Estado Islámico, el 17 de febrero de 2019. Rodi Said / Reuters

El presidente de Estados Unidos reclamó que Reino Unido, Alemania, Francia y otros aliados europeos se encarguen de los más de 800 combatientes europeos del grupo Estado Islámico capturados por Estados Unidos para evitar que sean liberados.

Anuncios

El presidente estadounidense Donald Trump instó a sus aliados europeos a hacerse cargo de los más de 800 combatientes capturados del grupo Estado Islámico (EI) por las tropas de Estados Unidos en Siria para que sean juzgados y los soldados norteamericanos no se vean “obligados” a liberarlos.

A través de Twitter, en las últimas horas del sábado 16 de febrero, Trump dijo que “el Califato está listo para caer”, razón por la cual Estados Unidos exige a “Reino Unido, Francia, Alemania y otros aliados europeos” que repatríen a “unos 800 combatientes del EI que nosotros capturamos en Siria y que lo sometan a juicio”. “La alternativa no es buena, porque estaríamos obligados a liberarlos...”, subrayó.

“Estados Unidos no quiere ver como estos combatientes del EI impregnan Europa, que es donde se espera que vayan. Hicimos mucho y gastamos mucho: es hora de que otros den un paso adelante y hagan el trabajo que son capaces de hacer. ¡Nos estamos retirando tras una victoria del 100 % sobre el califato”, añadió en una publicación posterior.

El reclamo de Trump se suma al pedido del Departamento de Estado lanzado el 4 de febrero, a través del que había solicitado a un grupo de países no identificados que repatriara a los cientos de combatientes extranjeros del EI capturados por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), la alianza liderada por las milicias kurdas y respaldada por Estados Unidos.

Esto se da en el marco de la decisión anunciada por Donald Trump en diciembre pasado de iniciar el retiro de tropas estadounidenses en Siria al considerar que el Estado Islámico se encuentra próximo a su derrota definitiva.

Días atrás, Francia había expresado un cambio de postura sobre la eventual repatriación de combatientes yihadistas europeos y admitió la posibilidad de regresarlos para que sean enjuiciados en sus países de origen.

En la misma línea, el ministro de Justicia de Bélgica, Koen Greens, declaró este domingo 17 de febrero al medio neerlandés VRT que “lo mejor es encontrar una solución europea, con el mayor de los apoyos posibles y que represente el menor de los riesgos”.

Más precavida fue la vocera del Ministerio del Interior de Alemania, que sostuvo que “todos los ciudadanos alemanes y los sospechosos de haber luchado por el grupo Estado Islámico tienen derecho a regresar”, aunque aclaró que, para ello, la condición es el “acceso consular”, una medida que el gobierno alemán “no puede garantizar” debido al “conflicto armado” en Siria.

Las FDS aseguran que la batalla contra el Estado Islámico terminará cuando los presos sean liberados

El reclamo de Trump a Europa se da en medio de la denominada ofensiva final contra el grupo Estado Islámico en Siria. La alianza de las FDS, liderada por los kurdos, está llevando adelante un ataque contra los combatientes restantes del EI que “están atrapados en una zona muy pequeña en la población de Al Baguz”.

Las FDS organizaron este domingo 17 de febrero un encuentro entre los responsables de la región, de los consejos y de instituciones militares para discutir los detalles de la ofensiva militar final y la estrategia posterior a la “derrota militar del califato”.

En ese sentido, a través de un comunicado, la coalición sostuvo que “la batalla terminará definitivamente después de la liberación de los prisioneros y civiles a los que mantienen retenidos”. En total, se estima que el EI mantiene cautivos a unos mil civiles, a quienes utilizan de ‘escudos humanos’.

A su vez, las FDS explicaron que están intentando detener a más de 300 yihadistas extranjeros que se rehúsan a rendirse y que resisten en su último reducto en el este de Siria.

En tanto, acerca de la etapa posterior a la caída territorial del EI, las FDS indicaron que apuntarán a “eliminar las células durmientes” del EI –muchas de ellas distribuidas en ciudades de Irak- y acabar “con el campo económico, social y económico” del grupo yihadista.

La ofensiva final de la coalición internacional pondría fin al proyecto iniciado desde la gran mezquita medieval de Mosul, en el norte de Irak, en junio de 2014, cuando Abu Bakr al-Baghdadi aprovechó el caos regional para autoproclamarse califa, soberano de todos los musulmanes y la tierra.

Bajo ese régimen, estableció un sistema de gobierno con tribunales, una moneda y una bandera que, en el momento de mayor esplendor de la organización, supo extenderse desde el noroeste de Siria hasta Bagdad, abarcando a alrededor de dos millones de habitantes.

Pero su régimen de terror marcado por las masacres, la esclavitud sexual y la decapitación de rehenes provocó una campaña militar internacional que inició en 2015 y, desde entonces, obligó al grupo Estado Islámico a retroceder hasta ocupar los escasos 700 metros cuadrados que controlan en su último reducto, en Al Baguz.

Con Reuters, AFP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.