Saltar al contenido principal
ENTREVISTA

Eleonor Antillón: "las acciones de Óscar Arias están afectando a un país entero"

Eleonor ‘Nono’ Antillón, periodista costarricense de 60 años, afirma haber sido víctima de abusos sexuales por parte del expresidente Óscar Arias de Costa Rica, aunque el mandatario negó esa y otras acusaciones.
Eleonor ‘Nono’ Antillón, periodista costarricense de 60 años, afirma haber sido víctima de abusos sexuales por parte del expresidente Óscar Arias de Costa Rica, aunque el mandatario negó esa y otras acusaciones. Cortesía de Eleonor Antillón

France 24 habló con la periodista costarricense Eleonor ‘Nono’ Antillón, una de las mujeres que asegura haber sido víctima de abusos sexuales por parte del expresidente y nobel de paz de Costa Rica, Óscar Arias.

ANUNCIOS

Ya son por los menos nueve las mujeres que han señalado abusos por parte del expresidente y nobel de paz costarricense, Óscar Arias. La activista para el desarme nuclear, Alexandra Arce von Herold, fue la primera en denunciar al expresidente por violación sexual ante la Fiscalía de Género del Ministerio Público de Costa Rica el pasado 4 de febrero y de allí se desató la cascada.

Horas más tarde, la periodista Eleonor ‘Nono’ Antillón aseguró que le creía a Arce, ya que, según ella, vivió una situación similar con el expresidente. Antillón relató en medios que, en 1985, siendo comunicadora de prensa de Arias, cuando este decidió lanzarse a la presidencia, el exmandatario se acercó a ella y le puso la mano en su pene erecto, y de acuerdo con la periodista, cuando intentó defenderse, Arias se lanzó sobre ella y la empezó a tocar.

Como estas, salieron a la luz más denuncias de otras mujeres, entre ellas la de Yasmin Morales, exmiss Costa Rica y Carina A. Black, académica de 52 años de la Universidad de Nevada en EE. UU. Arias, sin embargo, negó categóricamente las acusaciones y dijo que “nunca he irrespetado la voluntad de una mujer”.

France 24 habló con Antillón para conocer su testimonio y entender la dimensión de las acusaciones que pesan contra Arias.

France 24: ¿Por qué decidió mantener en silencio por más de 35 años el presunto episodio de abuso que vivió con el expresidente y nobel de paz Óscar Arias?

Eleonor Antillón: Esas no son cosas que en aquel momento uno quisiera compartir con alguien. Lo que sientes es asco, vergüenza. Te preguntas de qué manera yo colaboré con que se tomara esa acción. Si fue mi vestimenta, algo que se le antojó al hombre en el momento o algo que ya es parte de su vida. En mi cabeza no estaba que alguien con semejante capacidad intelectual podía cometer un acto tan absurdo, porque fue absurdo. Él tenía 43 años y yo 25.

No lo hice además porque hace 40 años a las mujeres se nos había enseñado que los hombres tenían siempre la razón y porque no sabía a quién recurrir. No se lo dije ni a mi mamá. En ese tiempo lo comenté con rabia en círculos de amistades. Cuando él ganaba algo yo decía "¡ja!, como que le descubran otras cositas para que vean la clase de ser humano que también es".

Pero es que no había instancias que defendieran a la mujer, todas las esferas políticas estaban cerradas a que si una mujer permitía este tipo de comportamiento abusivo era porque quería algo de ese hombre y eso te daba más rabia, te hacía quedar más expuesta.

En esta foto de archivo tomada el 11 de agosto de 2017, el expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la paz Óscar Arias Sánchez en la ceremonia de clausura de la conmemoración por los 30 años de la Central Acuerdo de Paz Americano, en San José, Costa Rica.
En esta foto de archivo tomada el 11 de agosto de 2017, el expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la paz Óscar Arias Sánchez en la ceremonia de clausura de la conmemoración por los 30 años de la Central Acuerdo de Paz Americano, en San José, Costa Rica. Ezequiel Becerra / AFP

France 24: ¿Cómo conoció a Arias y qué recuerda de ese capítulo de abuso que experimentó con el exmandatario?

E. A.: Estaba cubriendo la caída del dictador Somoza en Nicaragua. Me llamaron de la gerencia del Canal 6 y me presentaron al doctor Óscar Arias. Me dijeron que era precandidato y que tenía interés de contar con mis servicios como asesora de prensa. Le dije que no estaba interesada y él (Arias) me dijo que iba a ser presidente y que yo podía tener un cargo público más adelante. Le dije que no me interesaba, él insistió. Entonces la salida que encontré fue ponerme un precio costoso creyendo que el señor iba a decir que no. Hizo cuentas, payaseó y me dijo: vas a ser la única a la que le voy a pagar.

Al día siguiente ya estaba trabajando con él pero no tenía ni la más remota idea de cuáles eran las características de su personalidad, que después, no una vez ni dos, el señor intentó sobrepasarse conmigo y con la gente que estuviera a su lado. Incluso los maridos de las mujeres que sí tuvieron cargos públicos después se reían del tipo de comportamiento permanente y descarado de él porque no actuaba a escondidas, era una forma de ser. Así se manejan los altos círculos a los que uno ve con respeto.

France 24: ¿Qué consecuencias tuvo este hecho en su vida profesional?

E. A.: Te Afecta en el ámbito integral de la vida. Te aísla. Te vuelves más seca, más distante. Pero también empiezas a encarar. Ya puedes dar una bofetada o un golpe a riesgo de que no te vayan a creer. Íntimamente te ocurren muchas cosas más, pero conforme pasa el tiempo, algo tan doloroso se vuelve más solidario y puedes hacer recomendaciones a las compañeras. De ahí van surgiendo todos estos movimientos de solidaridad.

Con un cartel que dice "Óscar Arias violador", las personas protestan contra el Premio Nobel de la Paz y expresidente de Costa Rica Óscar Arias, acusado de agresión sexual por al menos 9 mujeres. La marcha tuvo luga en San José, Costa Rica, el 8 de febrero de 2019.
Con un cartel que dice "Óscar Arias violador", las personas protestan contra el Premio Nobel de la Paz y expresidente de Costa Rica Óscar Arias, acusado de agresión sexual por al menos 9 mujeres. La marcha tuvo luga en San José, Costa Rica, el 8 de febrero de 2019. Ezequiel Becerra / AFP

France 24: Su hermana empezó a brillar en la política de la mano del expresidente Arias, después de lo que pasó con él, ¿cómo manejó ese tema?

E. A.: En ese momento el doctor Arias tenía padecimientos importantes en los pulmones y me hice amiga de la entonces primera dama, doña Margarita Penón. Yo vivía a 200 metros de ellos; fui parte de su familia, desayunaba con ellos, pero nunca sola con él. No me iba en el carro con él dándole recomendaciones. Y ya esto de mi hermana pasó en la segunda oportunidad en la que Arias fue presidente (2006-2010).

A mi familia no le había dicho nada y reaccioné muy mal a lo de mi hermana. En ese momento yo tenía un programa de televisión y hacia comentarios sobre el tema del tratado de libre comercio del presidente. Entonces mi hermana me decía que cuál era mi problema con el doctor Arias. Yo nada más le contestaba por el lado del tratado y de lo político y le propuse no hablar más de política en familia, pero él me mandaba a decir con ella que si seguía "enojadita" con él y yo me reía y le decía a mi hermana pregúntale a él por qué puedo estar yo "enojadita" con él y en eso quedaba el tema.

France 24: ¿Por qué no denunció públicamente a Arias ni presentó un proceso penal contra él?

E. A.: Este señor se está cayendo solito. Usted cree que yo voy a estar esperando a que los tribunales lo absuelvan. Usted cree que si estuviéramos en un sistema como el norteamericano no me habría llamado ya algún abogado avispado para decirme, oiga lo suyo fue muy grave, usted tiene mucha información, puede alegar que tuvo graves situaciones emocionales que hicieron que se quedara soltera o que tuviera que acudir a psicólogos.

Pero aquí estoy, hablando con la única verdad que conozco, si me creen, bueno, si no me creen me importa un carajo porque yo sé lo que ocurrió y yo fui la que estuvo ahí. Mire, en la primera denuncia que hizo la doctora especialista en desarme nuclear ya había como seis abogados desestimando la acusación.

Los ganadores del Premio Nobel de la paz: Lech Walesa,  Oscar Arias Sánchez, expresidente de Costa Rica, Betty Williams de Irlanda del Norte y el Arzobispo anglicano Desmond Tutu, se toma de la mano el 25 de junio de 1995, en un foro en San Francisco, EE. UU.
Los ganadores del Premio Nobel de la paz: Lech Walesa, Oscar Arias Sánchez, expresidente de Costa Rica, Betty Williams de Irlanda del Norte y el Arzobispo anglicano Desmond Tutu, se toma de la mano el 25 de junio de 1995, en un foro en San Francisco, EE. UU. Jeff Haynes / AFP

France 24: ¿Ha cambiado la percepción sobre el nobel de paz Óscar Arias en Costa Rica tras las denuncias en su contra?

E. A.: A mí no se me abalanzó un premio nobel, ni siquiera un presidente, sino un precandidato; entonces lo que ha ido saliendo de manifiesto es que es un hombre ya no solamente poderoso por el prestigio internacional que ha ido adquiriendo. Él es un césar, es el dueño del mundo, es un Dios, un todopoderoso, entonces lo que la gente debe ver no es el cargo. El Nobel de Paz le llegó después, pero el hombre íntimo es alguien que tiene o problemas mentales o problemas con el manejo de su sexualidad, o lo considera un poder adicional para manejar las cosas a su antojo.

Creo que la gente está empezando a despertar a esa situación. Al doctor Arias se le solicitó que se apartara del Partido Liberación Nacional en la mañana después de la primera denuncia. Esos ya son cambios. Las acciones del doctor Arias en lo íntimo y en lo político han afectado a un país entero. Qué bueno que descubrimos la llaga y le metimos el dedo y no solo salió pus, sino gusanos, sapos y culebras. Y qué bueno que la gente ya dude, pero no del incorrecto.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.