Saltar al contenido principal

A días de la cumbre sobre abusos sexuales en la Iglesia católica, las víctimas piden justicia

Una coalición internacional de laicos conocida como "Acies Ordinata" realiza una manifestación contra los abusos a menores en la Iglesia católica. Roma, Italia, el  el 19 de febrero de 2019.
Una coalición internacional de laicos conocida como "Acies Ordinata" realiza una manifestación contra los abusos a menores en la Iglesia católica. Roma, Italia, el el 19 de febrero de 2019. Tiziana Fabi / AFP

A días de una cumbre sin precedentes para prevenir los abusos sexuales por parte de religiosos de la Iglesia católica, que estará liderará por el papa Francisco, las víctimas resaltan que es mucho lo que falta por hacer.

Anuncios

En Lujan de Cuyo, al occidente de Argentina, sucedió uno de los hechos más han marcado a la Iglesia católica en la esfera de los abusos sexuales cometidos hacia menores. El escándalo fue revelado cuando un equipo de investigadores allanó el Instituto religioso Antonio Provolo para Sordos y encontró en su interior a niños abusados entre los pacientes.

El alcance del abuso todavía está por verse. Pero hay 13 personas sospechosas y una ya se declaró culpable de violación. La escabrosa historia es solo una más entre las muchas a las que el Vaticano trata de dar una respuesta. Para ello, el Papa Francisco lidera una cumbre de cuatro días que busca "prevenir el abuso sexual de los clérigos". La reunión de alto nivel está diseñada para mostrar que el problema es global y que habrá consecuencias para los encubridores.

El 27 de enero pasado el papa, en su regreso de Panamá, anunció el encuentro para que los obispos sepan cómo proceder en esos casos. La cumbre contará con la participación de los presidentes de las Conferencias Episcopales, institución que agrupa a los obispos de los distintos territorios.

Las víctimas denuncian que la Iglesia no ha actuado lo suficiente para prevenir los abusos

Para la organización civil BishopAccountability.org, que registra las denuncias globales de abusos sexuales por parte de los clérigos, es poco lo que las Conferencias Episcopales han hecho.

Por ejemplo, el Cardenal Sergio de Rocha, presidente de la Conferencia Nacional de Brasil, el país católico más grande del mundo; nunca ha hablado públicamente sobre la crisis de abusos sexuales. "Él no ha publicado documentos, ni nombres de sacerdotes acusados, ni registros de sacerdotes acusados, ni siquiera una disculpa a las víctimas", dice la organización.

La entidad también acusa de encubrimiento a los cardenales, o de no propiciar las investigaciones de casos, que en Chile y Estados Unidos se cuentan por centenares. Por ejemplo, en México, uno de los países con mayor población católica en el mundo, 152 curas fueron removidos de sus cargos en los últimos nueve años, según datos de la organización.

En Monistrol de Monserrat, un pueblo catalán, recién estalló otro escándalo de menores abusados por curas. Para Peter Saunders, quien dijo ser víctima de abusos y es el fundador de una organización de víctimas, el papa Francisco mantiene un doble discurso.

"Él ha dicho algunas cosas positivas sobre el tema, él ha mencionado que tendrá tolerancia cero, pero nosotros sabemos que él ha sancionado los nuevos nombramientos de curas que han sido acusados de abusos o encubrimientos. Eso es completamente contradictorio con el objetivo de cuidar a los niños y protegerlos", acusó Saunders.

La agenda de la cumbre estará dividida en tres temáticas. El primer día se hablará de las responsabilidades de los obispos a la hora de investigar y prevenir. El segundo día será sobre rendir cuentas y el tercero sobre transparencia.

Durante el encuentro, se escucharán testimonios de víctimas y estos se intercalarán con momentos de oración. Para los expertos, la cumbre terminará con la creación de fuerzas conjuntas que ayudaran a los obispos a investigar los abusos en sus países.

Con Reuters, AP y medios locales

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.