Saltar al contenido principal

Condenado a 216 años de prisión campesino que protestó contra el presidente de Nicaragua Daniel Ortega

Archivo. Un ciudadano nicaragüense ondea una bandera de ese país en una de las marchas registradas en el 2018 contra el Gobierno del Presidente Daniel Ortega. Managua, Nicaragua.
Archivo. Un ciudadano nicaragüense ondea una bandera de ese país en una de las marchas registradas en el 2018 contra el Gobierno del Presidente Daniel Ortega. Managua, Nicaragua. Juan Carlos Ulate / Reuters

Medardo Mairena, el líder campesino que participó en protestas contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, pagará una condena de 216 años por terrorismo, robo agravado, daños agravados, secuestro y entorpecimiento de los servicios públicos.

Anuncios

El anuncio lo hizo Edgardo Altamirano, titular del Juzgado Noveno de Distrito Penal de Juicio, quien ordenó en el mismo tribunal 210 años de cárcel para Pedro Mena y 159 para Orlando Icabalceta, ambos líderes campesinos que, junto con Mairena, participaron en protestas contra el Gobierno de Ortega desde 2013.

“Las penas son irrisorias, son del triple de lo que pidió la misma Fiscalía que solicitó 73 y 63 años, a pesar de que la pena máxima en el país es de 30 años”. afirma el abogado defensor Julio Montenegro, quien además indicó que no fue citado por el juez Altamirano para participar en la audiencia.

Las manifestaciones contra Ortega alcanzaron su punto más álgido entre los meses de abril y julio del año 2018 en prácticamente todo el territorio nicaragüense. Por tal motivo, el Gobierno realizó acciones violentas que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos - CIDH ha identificado como crímenes de “lesa humanidad”.

La crisis política ha dejado entre 360 y 767 personas detenidas según organismos internacionales

Desde abril de 2018, la crisis social y política en Nicaragua ha dejado hasta el momento datos indeterminados de víctimas, una cifra calculada entre 325 y 561 muertos a los que se suman entre 360 y 767 personas detenidas, un centenar de desaparecidos, miles de heridos y decenas de personas en el exilio, según confirman los organismos humanitarios internacionales.

Pero el Gobierno nicaragüense tiene una mirada diferente de la situación y calcula unas 199 personas fallecidas en las manifestaciones, otras 340 detenidas, a quienes ha calificado de “terroristas”, “golpistas” y “delincuentes comunes” según afirman.

Por su parte la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la CIDH han responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra varios grupos de manifestantes y opositores tanto en Managua, la capital, como las ciudades de Masaya, Granada, León, Matagalpa, entre otras.

El presidente Daniel Ortega, quien lleva 12 años en el poder, no acepta la responsabilidad en la crisis, así como tampoco los señalamientos generalizados sobre los abusos cometidos por las autoridades contra los manifestantes antigubernamentales, al tiempo que hace una denuncia de un intento de golpe de Estado.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.