Protestas en Francia

Miles de personas se manifestaron en Francia en rechazo al antisemitismo

Miles de personas se movilizan en la Plaza de la República contra el antisemitismo, en París, el 19 de febrero de 2019.
Miles de personas se movilizan en la Plaza de la República contra el antisemitismo, en París, el 19 de febrero de 2019. Philippe Wojazer, Reuters

Ante la serie de ataques contra la comunidad judía de las últimas semanas, líderes políticos y miles de ciudadanos se movilizaron en distintos puntos del país, con la Plaza de la República de París como principal escenario de protestas.

Anuncios

Bajo el eslogan “¡Basta!”, miles de personas y líderes políticos se movilizaron en Francia para rechazar el creciente número de ataques antisemitas en el país.

La movilización principal se registró en la Plaza de la República de París, que contó con la participación de los referentes de una veintena de partidos políticos, incluidos los expresidentes François Hollande y Nicolas Sarkozy y el actual primer ministro Édouard Philippe, así como otros funcionarios del gobierno de Emmanuel Macron.

La movilización fue convocada por el Partido Socialista y se extendió desde ciudades del norte como Lille hasta otras del sur, como Toulouse y Marsella.
Las marchas fueron una respuesta a una serie de ataques de carácter antisemita registrados en las últimas semanas. Los episodios más resonantes fueron los insultos sufridos por el escritor Alain Finkielkraut, reconocido intelectual judío e hijo de un sobreviviente del Holocausto, durante la movilización de los ‘chalecos amarillos’ el sábado 16 de febrero; y la profanación de 96 tumbas del cementerio judío de Quatzenheim, cerca de Estrasburgo, que este martes 19 de febrero amanecieron pintadas de esvásticas (símbolo del nazismo) y eslóganes anti-judíos.

Francia alberga a la mayor comunidad judía en Europa, con cerca de 550 mil personas. Sin embargo, según cifras publicadas por el gobierno la semana pasada, hubo más de 500 ataques en el país en 2018, un 74 % más que en 2017.

Además de los casos mencionados, entre otros episodios, se registraron pintadas de esvásticas contra dos buzones de correos de París que muestran la imagen de Simone Veil, sobreviviente del Holocausto y exabogada; la pintada de la palabra ‘Juden’ (judíos en alemán) en una panadería; y la tala de un árbol plantado en un suburbio de París en memoria de Ilan Halimi, un joven judío secuestrado, torturado y asesinado en 2006.

"Algunas personas están provocando la autoridad del estado. Debe tratarse ahora y con mucha firmeza. Es una verdadera cuestión de autoridad. La violencia se está extendiendo y debe detenerse ahora”, remarcó Sarkozy, en diálogo con los periodistas, durante la movilización en París.

Por su parte, previo a las marchas, el presidente Emmanuel Macron visitó el cementerio violentado en Quatzenheim y presentó sus respetos ante una de las tumbas. Posteriormente, recorrió el monumento nacional del Holocausto en París con los líderes del Senado y de la Asamblea Nacional.

Acerca del incidente en el cementerio judío, Macron anticipó que “tomaremos medidas, aplicaremos la ley y los castigaremos”. “Quienquiera que haya hecho esto no es digno de la república francesa y será castigado”, subrayó.

Le Pen se separa de la movilización y Mélenchon defiende a los ‘chalecos amarillos’

Si bien la movilización contra el antisemitismo contó con una participación mayoritaria de formaciones políticas, la líder del ultraderechista Encuentro Nacional, Marine Le Pen, optó por no participar de la manifestación, a la que catalogó de “instrumentalización”, a la vez que despegó al movimiento de los ‘chalecos amarillos’ de las acusaciones de antisemitismo.

"El Encuentro Nacional no tiene la intención de desfilar junto a las formaciones y los líderes políticos que no han hecho nada durante treinta años contra el establecimiento de redes islamistas en los vecindarios", habían anticipado desde el partido de extrema derecha.

En su lugar, Le Pen optó por realizar una ofrenda e instalar una placa conmemorativa de Ilan Halimi, el joven judío secuestrado, torturado y asesinado en 2006.

Por su parte, el líder de la extrema izquierda, Jean-Luc Mélenchon, quien sí participó de las movilizaciones, coincidió con Le Pen al defender a los ‘chalecos amarillos’ de las alegaciones de antisemitismo, luego de que un grupo de ellos insultara al intelectual judío Alain Finkielkraut.

Mélenchon estuvo junto a algunos referentes de los ‘chalecos amarillos’ en la marcha contra el antisemitismo en Marsella.

Con Reuters y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24