Saltar al contenido principal

El Parlamento británico sigue fragmentándose por las negociaciones del Brexit

Las exconservadoras Heidi Allen, Anna Soubry y Sarah Wollaston y la exlaborista Joan Ryan llegan a una conferencia de prensa en Londres, Reino Unido, 20 de febrero de 2019.
Las exconservadoras Heidi Allen, Anna Soubry y Sarah Wollaston y la exlaborista Joan Ryan llegan a una conferencia de prensa en Londres, Reino Unido, 20 de febrero de 2019. Simon Dawson / Reuters

Mientras la primera ministra, Theresa May, preparaba una nueva negociación en Bruselas, tres diputadas del Partido Conservador renunciaron a la formación. Sin avances sobre el Brexit, las renuncias amenazan la mayoría de May en el Parlamento.

ANUNCIOS

La cercana salida de la Unión Europea ha ampliado las fisuras en el Parlamento británico y ha afectado tanto al partido de Gobierno, el Conservador, como al opositor Partido Laborista.

A la reciente renuncia de ocho diputados laboristas a su formación -por disconformidades sobre el Brexit y denuncias de antisemitismo - se han sumado este 20 de febrero tres integrantes del Partido Conservador. Juntos han fundado otro grupo parlamentario independiente que podría consolidarse como la nueva fuerza de centro en Westminster.

Las tres diputadas conservadoras son Heidi Allen, Anna Soubry y Sarah Wollaston. Expresaron que en la actualidad la formación, liderada por la primera ministra Theresa May, se encuentra bajo las decisiones del "ala más eurofóba" del Partido Conservador.

Las parlamentarias manifestaron su oposición al giro hacia la derecha que ha experimentado el Partido Conservador durante los últimos meses y señalaron que la formación se encuentra bajo los lineamientos de Jacob Rees-Mogg, uno de los 'tories' - como se llama a los conservadores - más euroescépticos.

Cuatro nuevas deserciones dejarían al Gobierno de Theresa May sin mayoría

La salida de las tres parlamentarias profundiza la crisis de respaldo que ha afectado a la primera ministra dentro de la Cámara de los Comunes y que le ha impedido alcanzar la mayoría entre los miembros del Parlamento para el acuerdo sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea alcanzado con Bruselas el 25 de noviembre de 2018.

Incluso con el apoyo de sus socios del norirlandés Partido Democrático Unionista de Irlanda del Norte (DUP), May cuenta ahora con solo 324 votos en la Cámara, frente a los 317 que suman el resto de fuerzas, con lo que cuatro nuevas deserciones entre los conservadores dejarían al Gobierno sin mayoría.

Por otro lado, la alianza entre las tres exconservadoras y los ocho exlaboristas podría sentar las bases para la aparición de un futuro partido que podría ocupar un espacio político similar al de los liberaldemócratas, quienes perdieron su fuerza como formación tras formar una coalición de Gobierno con los ‘tories’ entre 2010 y 2015.

La firma internacional de investigación de mercados, YouGov, presentó una encuesta que refleja que el grupo de independientes, ahora con 11 parlamentarios, podría situarse como la tercera fuerza en los próximos comicios.

Sin avances respecto a la salvaguarda irlandesa en la reunión de May y Juncker

Tras una reunión sostenida la noche del 20 de febrero entre la primera ministra británica y el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, la mandataria del Reino Unido aseguró que ambos líderes mantuvieron conversaciones "constructivas".

La premier volvió a Bruselas para conseguir una política de "respaldo" en la frontera irlandesa que no obligue a Reino Unido a cumplir las normas comerciales de la Unión Europea: "He subrayado la necesidad de que veamos cambios legalmente vinculantes en el mecanismo de salvaguarda irlandesa que garanticen que no pueda ser indefinido", dijo May al salir del encuentro.

La Unión Europea se ha negado a reabrir el pacto alcanzado o a poner un límite de tiempo sobre la salvaguarda irlandesa, un mecanismo para evitar una frontera dura en Irlanda del Norte.

Aunque ambos líderes resaltaron que la reunión se había centrado en buscar garantías para asegurar el carácter temporal de la salvaguarda, no hubo avances al respecto, por lo que los equipos negociadores de ambas partes deberán seguir negociando.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, afirmó que sería prudente para Londres y Bruselas extender el plazo de las negociaciones "antes de que se produzca una salida sin un acuerdo comercial establecido", algo que podría hacer el Reino Unido de forma unilateral siempre cuando haga el pedido antes del 29 de marzo.

El acuerdo alcanzado con Bruselas en noviembre fue rechazado por una amplia mayoría de 230 votos en el Parlamento británico en enero. A pesar de ello, la premier inglesa muestra confianza en obtener nuevas concesiones por parte de la Unión Europea. La próxima reunión entre Juncker y la primera ministra se llevará a cabo antes de que finalice febrero.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.