China Cultura

La Ciudad Prohibida de Beijing se ilumina para el tradicional Festival de los Faroles

La Ciudad Prohibida iluminada para las celebraciones del Festival de los Faroles que pone fin a las festividades del Año Nuevo Chino.
La Ciudad Prohibida iluminada para las celebraciones del Festival de los Faroles que pone fin a las festividades del Año Nuevo Chino. How Hwee Young / EFE

Por siglos la icónica Ciudad Prohibida de la capital china era reservada para los emperadores, pero por primera vez los ciudadanos pueden visitarla con motivo del Festival de los Faroles que pone fin a las festividades del Año Nuevo Chino.

Anuncios

Coincidiendo con el fin de las festividades de Año Nuevo Chino, el Museo del Palacio, conocido como La Ciudad Prohibida, anunció la ampliación de su horario de visitas por primera vez en 94 años. El objetivo, presenciar desde la antigua ciudadela imperial las luces que hacen parte del espectáculo del Festival de los Faroles.

Es la primera vez en décadas que luces y faroles decoran las antiguas residencias imperiales, un lugar que toma varias horas para recorrer los rincones y misterios que rodean los palacios y residencias de las más poderosas dinastías de emperadores que gobernaron el inmenso territorio chino.

“Es la primera vez que veo la Ciudad Prohibida de noche y estoy muy emocionada. Es el orgullo de Beijing y era inimaginable que un día pudiese abrir por la noche”, comenta Zhou Yu, entrevistada por la Agencia EFE en la Puerta del Mediodía. Este portón, que era el acceso privado y exclusivo de los emperadores chinos, recibió visitantes por dos noches consecutivas.

80.000 entradas vendidas en cuestión de minutos

La actividad llamada “Paseo Nocturno por el Museo del Palacio” generó gran expectativa entre los residentes y visitantes de Beijing. En una primera instancia fueron puestas a la venta 80.000 entradas que fueron vendidas en cuestión de minutos, provocando el colapso de la página web oficial del museo que estuvo desactivada por unos minutos por haber excedido su capacidad.

El evento cultural fue tendencia en Sina Weibo, la equivalente china de Twitter, donde los temas relacionados con la apertura nocturna del museo han registrado más de 350 millones de visitas, muchos de ellos de usuarios quejándose de la imposibilidad de adquirir una entrada, lo que generó inmediatamente la reventa de estas en el mercado negro por hasta unos 4.000 yuanes, es decir unos 590 dólares por una entrada.

Los grandes protagonistas de la exhibición fueron los faroles, exhibidos de diferentes maneras y variantes que constituyen una de las pocas tradiciones que compartían tanto la corte como los súbditos, una festividad que surgió durante el reinado del Emperador Qianlong a finales del siglo XVIII.

Entre las principales tradiciones está la figura del “farol del cielo” que, de acuerdo con las creencias, debe permanecer encendido toda la noche para ahuyentar a los malos espíritus de cara al inicio del nuevo año, según el calendario chino.

Con excepción de una ocasión especial y con ingreso restringido en el año 2015, el legendario museo nunca había abierto sus puertas al público en horario vespertino desde que se convirtió en un museo en el año 1925 y jamás lo había hecho con una iluminación exclusiva.

Ubicada al norte de la famosa plaza de Tiananmen, la Ciudad Prohibida fue el palacio imperial de China de 1420 a 1911. Hoy en día es considerado como uno de los puntos turísticos más frecuentados de la capital china, con cerca de 14 millones de visitantes al año y es considerado Patrimonio Mundial de la Unesco.

Con EFE y Reuters.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24