Saltar al contenido principal

Una amplia coalición de centro izquierda amenaza la hegemonía de Netanyahu en Israel

Los candidatos Benny Gantz y Yair Lapid, Moshe Yaalon y Gaby Ashkenazy, celebran el anuncio de la formación de una coalición para las elecciones parlamentarias, en Tel Aviv, Israel, el 21 de febrero de 2019.
Los candidatos Benny Gantz y Yair Lapid, Moshe Yaalon y Gaby Ashkenazy, celebran el anuncio de la formación de una coalición para las elecciones parlamentarias, en Tel Aviv, Israel, el 21 de febrero de 2019. Amir Cohen / Reuters

El exgeneral del ejército Benny Gantz y el exministro de finanzas Yair Lapid sellaron un alianza el último día de presentación de candidaturas para las elecciones parlamentarias, desafiando la continuidad del primer ministro Benjamín Netanyahu.

ANUNCIOS

La contienda electoral en Israel da un giro dramático. Los principales rivales de Netanyahu dejaron sus diferencias de lado y alcanzaron un acuerdo de cara a las elecciones parlamentarias del próximo 9 de abril.

La alianza tejida entre el exteniente general Benny Gantz y el exministro de finanzas Yair Lapid, fue recibida de manera favorable en las encuestas de opinión y se alza como un desafío para el actual primer ministro, en cuyos planes no está ceder el poder.

Registrada con el nombre "Azul y blanco", los colores de la bandera de Israel, se selló la alianza entre Gantz y Lapid, que incluye al partido Telem del exministro de Defensa Moshé Yaalón, también exjefe del Estado Mayor, al igual que Gabi Ashkenazi, que también integrará la candidatura.

“Para nosotros Israel ante todo”, señaló Gantz en su twitter, acompañando el mensaje con una imagen de los integrantes de la coalición.

En caso de lograr la mayoría de votos en las elecciones de abril, Gantz, que lideró la guerra de 2014 en Gaza, será primer ministro durante la primera mitad de la legislatura y Lapid obtendrá la cartera de Asuntos Exteriores. En la segunda parte del mandato intercambiarán.

Esta coalición se abre como la alternativa para que exista una alternancia de poder en Israel, ya que Netanyahu ocupa el cargo de primer ministro desde 2009.

No es la primera vez que dos candidatos intentan vencer al líder de extrema derecha. En 2015 la laborista Tsipi Livini creó la Unión Sionista, pero perdió las elecciones.

Esta vez, los rivales de Netanyahu han apostado por una fuerte alianza de centro izquierda. El primer ministro, sin embargo, los tildó de débiles y señaló que son una “coalición de generales izquierdistas que aparentan ser de derechas, apoyada por partidos árabes que no reconocen al Estado de Israel”.

¿Llegó la hora del cambio político en Israel?

El ajedrez político se mueve en Israel y podría no ser a favor de Netanyahu. Aunque su partido, Likud, encabeza las encuestas, los escándalos de corrupción que han salpicado al primer ministro ensombrecen su imagen y sus rivales políticos lo usan a su favor.

“Tenemos problemas reales y no podemos permitirnos tener un primer ministro que pase más tiempo con sus abogados que en las discusiones de gabinete”, estas palabras las pronunció Lapid hace dos años y ahora hacen más eco que nunca.

Netanyahu niega las acusaciones y su popularidad todavía es representativa a pesar de sus líos judiciales. El primer ministro podría afrontar inculpación por tres casos de corrupción por fraude y soborno.

El Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, da una declaración a los medios de comunicación en Tel Aviv, Israel, el 21 de febrero de 2019.
El Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, da una declaración a los medios de comunicación en Tel Aviv, Israel, el 21 de febrero de 2019. Ammar Awad / Reuters

La alianza de la oposición de centro izquierda, de cualquier forma, amaneza su posición. Queda pendiente una eventual unión electoral de los partidos de izquierda (laboristas y pacifistas de Meretz) y de los partidos árabes, hasta ahora tercera fuerza parlamentaria y que representan a una quinta parte de la población.

De forma independiente, se presentarán el partido Nueva Derecha - recién formado por el ministro de Educación Naftalí Benet, tras su salida de Hogar Judío - las formaciones ultraortodoxas Shas y Judaísmo Unido de la Torá, el Partido Laborista y el centrista Kulanu, cuyo líder, Moshé Kajlón, es hoy miembro de la coalición gubernamental como ministro de Finanzas.

Israel se encamina así, a unas elecciones determinantes en medio de la inestabilidad de la región y el latente conflicto palestino, donde no hay atisbo de una pronta solución.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.