Saltar al contenido principal

Medellín dice adiós al edificio Mónaco, vestigio de Pablo Escobar

Demolición del edifico Mónaco, antiguo hogar de Pablo Escobar, en Medellín, Colombia. 22 de febrero de 2019.
Demolición del edifico Mónaco, antiguo hogar de Pablo Escobar, en Medellín, Colombia. 22 de febrero de 2019. David Estrada Larraneta / Reuters

En un acto al que acudió el presidente Iván Duque, la ciudad demolió el antiguo hogar del fallecido narcotraficante. El lugar se había convertido en un lugar de culto de Escobar.

ANUNCIOS

Tres segundos pusieron fin a años de una sombra que manchaba la imagen de Medellín. Esta ciudad del occidente de Colombia tiró abajo en ese lapso el edifico Mónaco, la que fuera la vivienda de Pablo Escobar durante su reinado de terror en los años 80.

Para el presidente Iván Duque, que este viernes viajó a Medellín antes de dirigirse a la frontera para el concierto Aid Live, la demolición de la estructura es “el resurgimiento de una historia construida con la memoria de las víctimas”.

Faltaban pocos minutos para el mediodía y además del mandatario, estaba el alcalde de Medellín Federico Gutiérrez y unas 1.600 personas. Entre ellas había 300 víctimas y artistas, todos espectadores de una demolición que acaparó la atención del país.

Un estruendo seguido de unos aplausos fueron el fin de esta torre blanco en donde Escobar recibió uno de sus golpes más duros. No se lo dio la autoridad sino sus rivales del Cartel de Cali, que utilizaron un carro bomba en 1983. El reconocido narcotraficante estaba dentro del edificio junto con su familia y de hecho la audición de su hija quedó afectada.

Ahora, la ciudad planea construir un parque en este espacio de 5.000 metros cuadrados que deja la obra. “Los grandes referentes que tienen que conocer nuestros niños (…) son quienes representaban los valores y no los antivalores” afirmó Federico Gutiérrez.

La lucha de Medellín contra el ‘narcoturismo’ y la idolatría de Escobar

En marzo de 2017 el rapero estadounidense Wiz Khalifa publicó una foto en Instagram fumando en la tumba de Pablo Escobar. La imagen generó un gran rechazo entre las autoridades y el artista terminó pidiendo perdón.

Ese es el fenómeno que quiere erradicar Medellín. Acabar con la idolatría que se ha generado en torno a Escobar, que en los últimos años ha ganado fama mundial con producciones como la serie ‘Narcos’.

Mónaco se había convertido en un lugar de culto a donde se acercaban los que admiraban al narcotraficante. “Destruir bienes materiales es relativamente fácil. Lo más complejo que tenemos que hacer es rehacernos como una sociedad donde la legalidad y la ética tengan más fuerza” expresó Alonso Salazar, exalcalde de Medellín y autor del libro ‘La parábola de Pablo’.

Escobar dejó una estela de muerte en Colombia, asesinando a un ministro de Justicia, un candidato presidencial y también es señalado de derribar un avión. Murió en 1993 en una operación conjunta de las autoridades de Colombia y Estados Unidos, pero para unos con o sin Mónaco, su figura no se borrará de Medellín. Claudia Hencker, vecina de la zona, decía que la demolición era “como gastar una plata inoficiosamente (…) Siempre esa esquina va a ser de Pablo”.

Con AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.