Saltar al contenido principal
Migrantes

Entre la coca y la chatarra, los trabajos más riesgosos de los venezolanos en Colombia

Los migrantes venezolanos que han salido de su país se ven obligados a ejercer trabajos ilegales para sobrevivir. Arriesgan sus vidas para enviar de vuelta una pequeña suma de dinero a sus familias.

Anuncios

Raspar coca es una de las labores más peligrosas del mundo. A quienes lo hacen se les llama "raspachines", recolectan la hoja de coca para ser procesada primero en pasta y luego en cocaína pura. Ante la necesidad, los migrantes venezolanos se han dedicado a esa labor.

Por tratarse de una actividad ilegal trabajan en zonas peligrosas controladas por grupos armados y bajo la mira de las autoridades. Hacerlo destroza las manos porque la coca se raspa a mano limpia.

Recoger chatarra es la otra opción. El contrabando de materiales se realiza a través de las llamadas trochas, los caminos ilegales que conectan a Colombia y Venezuela. Un trabajo agotador por una paga que no compensa esta labor, ilegal e igual de peligrosa.

+ Y el dato de migración de la semana: el migrante sudanés Abdul Aziz Muhamat recibió el Premio Internacional de Derechos Humanos Martin Ennals, el considerado Nobel de los DD.HH. Fue premiado por denunciar a través de más de 4.000 podcast la realidad de los malos tratos a los que son sometidos los refugiados en los centros de detención australianos en Papúa Nueva Guinea.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.