Saltar al contenido principal

Senegal celebrará comicios presidenciales en medio de una marcada tensión

Zohra Bensemra / Reuters

Luego de tres semanas de campaña electoral, los senegaleses están listos para participar en el proceso electoral el 24 de febrero. Las elecciones se producen en medio de denuncias de maniobras del Gobierno para afectar a la oposición.

Anuncios

Senegal, país que logró su independencia en 1960, celebrará el 24 de febrero un proceso electoral de carácter presidencial dominado por una profunda tensión política y en donde el actual mandatario, Macky Sall, es el favorito para alcanzar la mayoría de los votos en la primera vuelta.

Esta nación ubicada en la costa oeste de África nunca ha sufrido un golpe de Estado y funge como referente democrático para muchos de los países de la región. Los comicios que se llevarán cabo serán los primeros en 41 años en los que no estará participando Abdoulaye Wade, quien gobernó al país entre los años 2000 y 2012. Tampoco se contará con la presencia del Partido Democrático Senegalés (PDS) y el Partido Socialista (PS), dos de los más tradicionales.

En 59 años de independencia, el país ha vivido solamente dos transiciones pacíficas. La primera ocurrió en el año 2002 cuando el Partido Socialista (PS), que ostentaba más de 40 años en el poder, perdió las elecciones frente al PDS liderado por Wade.

La segunda alternancia democrática se dio en el país durante el año 2011, cuando Macky Sall, logró obtener el triunfo en unas elecciones que se desarrollaron en un ambiente violento tras los intentos fallidos de Wade de modificar la Constitución para postularse a un tercer mandato.

Oposición denuncia maniobras para evitar candidaturas fuertes

Abdoulaye Wade se retiró a Francia tras perder las elecciones de 2011. No obstante, regresó al país para solicitar una anulación de los comicios bajo el argumento que los mismos se han organizado bajo un ambiente de confusión.

En el periodo preelectoral se inscribieron 27 aspirantes, pero fueron aceptados solamente cinco. La oposición senegalesa ha acusado a Sall de plantear la eliminación de candidatos para evitar a los que le puedan hacer sombra durante las votaciones.

No obstante, el Gobierno se defiende con el argumento que muchos de los aspirantes no pudieron cumplir con la ley de patrocinio aprobada en abril de 2018. La misma expresa que cada candidato tiene la obligación de recibir el respaldo del 0,8% del padrón electoral (53.000 firmas) como mínimo y un máximo de 1% (67.000 firmas).

Para la contienda hay una ausencia notable de aspirantes mujeres a pesar de que el país cuenta con una ley de paridad para los cargos de elección popular. Esta situación es vista como un retroceso democrático en cuanto al respeto por la igualdad de género.

Quiénes disputarán la Presidencia en Senegal

En total son cinco los candidatos que estarán formando parte de la carrera en la contienda electoral, entre ellos Macky Sall, quien aspira a un segundo mandato.

Sall, un geólogo de formación, es el favorito para lograr la mayoría de votos en una primera vuelta. Para lograrlo sustentó su propuesta electoral en la creación de un millón de empleos en los próximos cinco años, una cifra que duplica la promesa realizada en 2011. "Hemos creado 491.000 empleos en estos cinco años", afirmó.

De lograr su segundo mandato, espera desarrollar el Plan Senegal Emergente con el cual aspira ubicar al país como una potencia antes de 2035. El mismo se sustenta en la creación de vías, aeropuertos y hasta una nueva ciudad financiada por multinacionales, en su mayoría francesas.

Idrissa Seck, es considerado como el más experimentado de los candidatos. Cuenta con 59 años, es formado en consultoría y negocios en Estados Unidos y Francia. Adicionalmente ha ocupado varios ministerios desde 1995.

Fue primer ministro del país entre 2002 y 2004 antes de ser sustituido por Macky Sall. En el año 2005 fue encarcelado por malversación de fondos públicos, tentativa de falsificación y uso de documentación falsa.

Otro candidato en carrera es Ousmane Sonko, quien ha ganado adeptos gracias a sus planteamientos antisistema. Ha denunciado casos de corrupción en el actual Gobierno, por lo cual fue destituido como funcionario en 2016 bajo la acusación de revelar secretos del Estado. Desde 2017 es diputado en el Congreso y desde allí ha mantenido sus denuncias en contra de la corrupción.

De acuerdo con los especialistas, Sonko podría forzar una segunda vuelta, lo que no sería favorable para el actual mandatario.

Issa Sall, es otro de los candidatos y forma parte del Parti de l’Unité et de Rassemblement (PUR), un partido desconocido para la mayoría de los senegaleses pero en 2017 logró ocupar el cuarto puesto en los comicios legislativos.

También está en carrera Madicke Niang, un exintegrante del PDS.

Con EFE y AP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.