Saltar al contenido principal

El famoso Festival de Viña del Mar en Chile dio inicio a su edición 60

Wisin, del dúo puertorriqueño Wisin & Yandel, se presenta durante el edición 60 del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar en esa ciudad de Chile, el 24 de febrero de 2019.
Wisin, del dúo puertorriqueño Wisin & Yandel, se presenta durante el edición 60 del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar en esa ciudad de Chile, el 24 de febrero de 2019. Claudio Reyes / AFP

Comenzó la edición 60 del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar en Chile, el más importante de América Latina. Su legado artístico y cultural forma parte de la idiosincrasia chilena.

Anuncios

El domingo 24 de febrero de 2019, compitiendo nada menos que con los premios Óscar de Hollywood, comenzó el evento más glamuroso de la música latina: el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, en Chile, por el que han desfilado en sus 60 ediciones algunos de los artistas más importantes de la música latina y en otras lenguas.

Durante seis decenios los artistas más importantes han desfilado por su escenario estrella, La Quinta Vergara. Y es que el Festival de Viña es sin duda paso obligado para todas las celebridades y para todo aquel que quiera ser alguien en el mundo de la socialité chilena.

Sin embargo, mucho ha cambiado en la forma y estructura de este festival desde que comenzara el 21 febrero de 1960 en un evento diseñado para promocionar a Viña del Mar como balneario turístico y en un momento en que la competencia estaba formada exclusivamente por artistas chilenos, tan solo nueve.

Muchos chilenos recuerdan con cariño ese evento que tenía lugar en una Quinta Vergara que constituía en ese momento un bosque en medio de la ciudad, donde el escenario era apenas unas tablas de material barato, un telón de tul desteñido sostenido por cuatro palos y que era animado por un conocido locutor de la radio local, Ricardo García.

Las sillas eran de madera y el público que no podía pagar la entrada podía seguirlo desde las colinas aledañas de la ciudad. La seguridad de aquel primer evento era custodiada por tan solo tres carabineros o policías, muy lejos de los dispositivos de seguridad actuales, que despliegan a varios camiones de efectivos.

60 años de una tradición

Ricardo García, un conocido periodista del movimiento cultural artístico chileno de los años 60 y 70 se retiraría con la llegada del golpe de Estado en 1973. El Festival nunca dejó de emitirse, pero a partir de 1974 volvería convertido en una vitrina de la dictadura para mostrar lo mejor del país en el extranjero.

Pero, décadas después, permitió la llegada de lo mejor de fuera a un país aislado política y culturalmente por el régimen dictatorial de Pinochet.

“Recuerdo perfectamente un año que mi padre me llevó con él a una actuación y la primera vez que descubrí a Miguel Bosé en el escenario, en ese momento un artista que representaba lo más actual de la movida madrileña, vestía con faldas y se pintaba los ojos, era un ídolo.. Recuerdo que abrió en mí una forma de ver la música y una forma de hacer música que no se encontraba y que era de difícil acceso en Chile. Explotó mi mundo musical”, relata Alejandro Garrido, alguien que no se declara particularmente fan del festival pero que igualmente mantiene recuerdos nítidos de un momento de esa época que marcó para siempre su vida.

Los nombres de los famosos artistas que han desfilado por el Festival de Viña

No en vano por los escenarios de la Quinta Vergara han pasado los artistas latinos más importantes: desde Raphael a Lucho Gatica, Camilo Sesto, Sandro, Nino Bravo, Julio Iglesias, Plácido Domingo, Quilipayún, el Duo Dinámico, Rocío Jurado, Miguel Bosé, Luis Miguel, Ricky Martin, Daddy Yankee, Juan Luis Guerra, Joan Manuel Serrat, Pimpinela, Soda Stereo, Rafaella Carrá, José Feliciano, José Luis Perales… y en los últimos años Chayanne, Enrique Iglesias, Gloria Trevi, Carlos Vives, Juan Gabriel, Celia Cruz, Paulina Rubio, Alejandro Sanz, Isabel Pantoja, Fito Páez, Maná, Luis Fonsi, Marc Anthony, Ricardo Arjona, Maluma, Calle 13, CNCO, Zion & Lennox o Power Peralta.

Muchos recuerdan también a una tímida Shakira, que de adolescente pasó primero por Viña antes de convertirse en el ícono de la música latina que es hoy. Y tampoco se olvidan de un cantante venezolano desconocido, que tomaba su nombre de una telenovela y que se hizo famoso conquistando al irreductible “Monstruo” –como se conoce al público de la Quinta Vergara- a base de golpe de caderas… “Numerao, numerao”… nacía la figura de “El Puma”.

Tampoco se quedan atrás los cantantes en otros idiomas, la gran Gloria Gaynor, The Police, Europe, Back Street Boys, Jamiroquai, INXS, Tom Jones, Morrisey, Sting, Elton John, entre otros.

Lo destacado de 2019

Clásicos como Raphael, Marc Anthony, David Bisbal, Marco Antonio Solis, y figuras del reggeaton Wisin y Yandel, junto con los artistas emergentes del mundo latino que triunfan en Estados Unidos, Bad Bunny y Becky G son los platos fuertes de esta edición del festival.

Se enfrentarán a el “monstruo”, como se conoce a un público que era capaz de pifiar durante horas a un artista o aplaudirlo a rabiar, en un escenario cóncavo donde el efecto acústico para los artistas podía ser realmente demoledor.

Sin embargo la remodelación de La Quinta Vergara y la creación de un auditorio moderno en el 2002 calmó un poco ese efecto y también a ese público que en los últimos años se ha vuelto más benévolo y que ya no resulta tan difícil de complacer.

Y también generalizó la entrega de Gaviotas, premios reservados a aquellos artistas que de verdad lograban sacar lo mejor del público, la de Plata, y la de Oro y Platino, a aquellos artistas más maravillosos que pasaban por el Festival.

Hoy la excepción la constituyen aquellos artistas que no se llevan la Gaviota de Oro y de Plata, que se han convertido en el cambio de moneda habitual de los que pasan por el Festival.

60 años que se llenan de memoria colectiva en Chile y que siguen constituyendo la esencia de este Festival donde los chilenos siguen la tradición que vivieron ellos mismos y acuden muchas veces en familia a disfrutarlo.

Y este año repite la fórmula de reaguetton y música romántica y alcanzará a través de una alianza televisiva con la cadena Fox a una potencial audiencia de 250 millones de personas, convirtiéndose en uno de los pocos eventos del mundo latino en que tantas personas están a la vez viendo lo mismo

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.