Saltar al contenido principal

Theresa May cede y deja abierta la posibilidad al Parlamento de aplazar el Brexit

El jefe negociador del Brexit para la UE, Michel Barnier, camina detrás del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y de la primera ministra británica, Theresa May, en la sede de la CE en Bruselas, Bélgica, 20 de febrero de 2019.
El jefe negociador del Brexit para la UE, Michel Barnier, camina detrás del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y de la primera ministra británica, Theresa May, en la sede de la CE en Bruselas, Bélgica, 20 de febrero de 2019. Yves Herman / Reuters

Para evitar una eventual crisis de Gobierno, la primera ministra británica Theresa May dijo que si su plan del Brexit es rechazado el 12 de marzo, dejará en manos del Parlamento la opción de una prórroga para evitar una salida sin acuerdo.

ANUNCIOS

El drástico cambio de estrategia de la primera ministra Theresa May sobre el Brexit se produjo después de las amenazas de renuncia de tres de sus propios ministros y el anuncio por parte de la oposición laborista de abrir la puerta a un segundo referendo así como a la posibilidad de que Reino Unido permanezca en la unión Aduanera de la UE, si no alcanza un trato antes del próximo 29 de mazo, la fecha limite de salida.

Con un liderazgo debilitado por los vertiginosos cambios y reveses sufridos tras el rechazo de su primer acuerdo el pasado 15 de enero, la primera ministra anunció al Parlamento que les ofrecería la oportunidad de votar el próximo 12 de marzo una prórroga "corta y limitada" para ampliar por tres meses más el plazo del retiro del bloque comunitario. Esta advertencia la hizo en caso de que su modificada propuesta sobre el Brexit no logre el apoyo de los legisladores.

Pero también notificó que la prórroga, a la cual se opone, no ayudaría a las negociaciones. "Permítanme ser clara, no quiero que se amplíe el artículo 50", afirmó en referencia a un procedimiento de la Unión Europea (UE) que puso en marcha el divorcio de la UE hace dos años. "Nuestro principal enfoque debería ser trabajar para conseguir un acuerdo y partir el 29 de marzo", agregó.

Informe desde Londres: Theresa May aceptaría un cambio de fecha

La nueva maniobra de May en medio de un Brexit complejo

La primera ministra delineó una estrategia de tres etapas para solventar el punto muerto en el que han caído las conversaciones sobre la salida de la Unión Europea. Primero, debe presentar su nueva propuesta ante un fraccionado  Parlamento el 12 de marzo. Si su plan es derrotado, se abre otro escenario. Ese revés abriría la puerta a una votación al siguiente día, sobre la salida de la UE, sin un acuerdo.

"El Reino Unido solo se irá sin un acuerdo el 29 de marzo si hay un consentimiento explícito en esta Cámara para ese resultado", reiteró May.

Los legisladores, sin embargo, se han mostrado reacios a abandonar el bloque sin unas reglas sobre la mesa ya que esto podría afectar a Reino Unido desde lo económico hasta lo político, abriendo un camino de incertidumbres, que Londres no está dispuesto a transitar.

Una figura de papel maché que parodia a un turista británico que se golpea a sí mismo con un guante de boxeo que representa el Brexit, aparece en una vista previa de la famosa Colonia Rosa el lunes en Colonia, Alemania, el 26 de febrero de 2019.
Una figura de papel maché que parodia a un turista británico que se golpea a sí mismo con un guante de boxeo que representa el Brexit, aparece en una vista previa de la famosa Colonia Rosa el lunes en Colonia, Alemania, el 26 de febrero de 2019. Wolfgang Rattay / Reuters

Y si, finalmente la Cámara de los Comúnes rechaza la opción de abandonar el bloque sin un acuerdo, May podría someter a votación, el 14 de marzo, la posibilidad de extender de manera limitada la salida del Reuno Unido programada para el próximo 29 de marzo. Tres panoramas distintos se abren para May. De todos ellos, la primera minsitra saldría menos afectada si el primero se cumple. Si su nuevo acuerdo obtiene la luz verde del Parlamento, en primer lugar.

Pero sus conversaciones con los líderes europeos el domingo y el lunes pasados en Egipto no lograron ningún avance y el fin de la relación de 46 años se acerca a una desordenada ruptura que podría causar estragos en los mercados globales y crear un caos en la frontera entre las dos Irlandas, el palo en la rueda del Brexit desde el día uno.

Esa posibilidad llevó a tres ministros a insistir a May este 26 de febrero a cambiar fundamentalmente su enfoque del Brexit. Se trata de David Gauke, ministro de Justicia; Amber Rudd, ministra de Trabajo y Pensiones y Greg Clark, ministro de Negocios. "Debemos actuar de inmediato para asegurarnos de no ser barridos por el precipicio el 29 de marzo", escribieron en el diarii británico 'Daily Mail'. Otros tres integrantes principales del Gabinete publicaron una carta similar durante el fin de semana.

La prórroga, una "solución razonable"

Contra su voluntad, May parece ceder ante la voluntad de los miembros de su gabinete, que no son lo únicos que piensan que un plazo limitado podría reencausar el Brexit.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, precisó el 24 de febrero que conversó con May "del contexto jurídico" de un posible aplazamiento de la fecha del Brexit. "Pienso que, teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos, un plazo suplementario sería una solución razonable", dijo Tusk en una rueda de prensa en Sharm el Sheij, Egipto.

Un cartel a favor del Brexit se ve fuera de las Casas del Parlamento en Londres, Reino Unido, el 25 de febrero de 2019.
Un cartel a favor del Brexit se ve fuera de las Casas del Parlamento en Londres, Reino Unido, el 25 de febrero de 2019. Toby Melville / Reuters

La primera ministra decidió postergar a principios de semana la votación sobre el acuerdo de retiro de la UE para el 12 de marzo, en una carrera contrarreloj por buscar más tiempo para renegociar con Bruselas y llevar una propuesta que el Parlamento pueda aprobar.

May, versada en defender sin titubeos su acuerdo inicial aprobado el pasado diciembre, partidaria de abandonar el bloque en la fecha prevista, pero sobre todo, de cumplir el deseo del pueblo que voto mayoritariamente por dejar la UE, abre la puerta a este escenario. Entiende que una crisis interna en su Gobierno sería inminente en esta coyuntura.

Así, el curso del Brexit se decidirá en las próximas semanas, en medio de la incertidumbre, la polarización y los riesgos de que Westminster no logre un consenso.

Con AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.