Saltar al contenido principal

Polémica en Francia por venta de hiyab para hacer deporte

Captura de pantalla de los hiyab para deportistas que vende Décathlon en Marruecos.
Captura de pantalla de los hiyab para deportistas que vende Décathlon en Marruecos.

La marca Decathlon tuvo que descartar la comercialización de la prenda en Francia. Las reacciones de políticos tanto de derecha como de izquierda y la presión en las redes sociales ganaron la partida.

Anuncios

Una vez más las prendas religiosas vuelven a sacudir el avispero en Francia. En su momento fue el burkini en la playa y en las piscinas. Ahora la controversia es por un hiyab, velo islámico que cubre la cabeza y el cuello, diseñado para correr.

Todo comenzó el pasado 21 de febrero cuando un bloguero especializado en el mercado de consumidores musulmanes vio que Decathlon Francia proponía el artículo "hiyab running" de la marca propia del almacén conocida como Kalenji, explica el sitio de información 'France Info'.

Las reacciones no tardaron. Sobre todo por parte de la derecha. En Twitter, la portavoz del partido conservador Los Republicanos, Lydia Guirous, denunció la venta de este artículo escribiendo que "reniega los valores de nuestra civilización en el altar del mercado y del marketing comunitario". Al mismo tiempo hizo un llamado a boicotear la marca, iniciativa apoyada por la presidenta del grupo del Partido Socialista en la Asamblea Nacional.

Pero en el seno mismo del Gobierno también hubo voces de descontento. La ministra de Salud, Agnès Buzyn, dijo a la emisora 'RTL' que se trata de una "visión de la mujer que ella no comparte. Me hubiera gustado que la marca no promoviera el velo".

Un prenda para que el deporte sea accesible a todas las mujeres

Ante la controversia, Decathlon anunció este 26 de febrero que ya no vendería la prenda. Esto a pesar de que horas antes, Xavier Rivoire, director de comunicaciones de la marca, había asegurado a AFP que asumía por completo "la decisión de hacer que el deporte sea accesible a todas las mujeres en el mundo".

La polémica prenda se vende desde hace algún tiempo en los almacenes de la marca en Marruecos.

De hecho, Angélique Thibault, quien diseñó la prenda para Kalenji, explicó que lo que ella buscaba era que cualquier mujer pudiera correr "independientemente de su nivel deportivo, su estado físico, morfología, presupuesto y cultura".

La ministra francesa de la Justicia salió en defensa de Decathlon, explicando a la cadena de noticias 'BFM TV', que se trata de una iniciativa legal de una empresa privada, a la vez que deploró el tono "histérico" del debate que llevó hasta al retiro de la prenda del mercado.

En Francia la ley permite el porte del velo islámico siempre y cuando este deje la cara en descubierto. De ahí que Nike venda un hiyab para mujeres deportistas desde hace un par de años.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.