Saltar al contenido principal

Trump - Kim, la cumbre que terminó de repente y sin acuerdos

Lectores revisan el periódico 'Rodong Sinmun', que muestra la cobertura del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, en su visita a Vietnam en la cumbre en Hanói con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la plaza Kim Il Sung de Pyongyang el 28 de febrero de 2019.
Lectores revisan el periódico 'Rodong Sinmun', que muestra la cobertura del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, en su visita a Vietnam en la cumbre en Hanói con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la plaza Kim Il Sung de Pyongyang el 28 de febrero de 2019. Kim Won Jin / AFP

El segundo encuentro bilateral entre Donald Trump y Kim Jong-un terminó abruptamente tras encontrar diferencias de fondo. Un desaire para ambos mandatarios que contaban con demostrar, al menos, su capacidad de lidiar con el otro.

ANUNCIOS

Otra cumbre sin avances tangibles. El optimismo manifestado al inicio del evento por ambos mandatarios dejó lugar a una conclusión precipitada, sin compromisos ni calendario de discusiones. Los temas de las sanciones a Pyongyang y la desnuclearización fueron objetos de discrepancias de fondo y terminaron dañando la luna de miel.

"Estaban dispuestos a desnuclearizar una gran parte de las áreas que queríamos, pero no todas las que queríamos. Así que tuvimos que retirarnos", comentó Donald Trump, quien, no obstante, resaltó un encuentro "productivo". "Siempre tienes que estar preparado para caminar. Podía firmar un acuerdo hoy pero no era apropiado, prefiero hacerlo bien que hacerlo rápido", enfatizó el magnate.

Kim Jong-un puso sobre la mesa el levantamiento de las sanciones a cambio del establecimiento de una ruta de acción sobre una desnuclearización de la península coreana. Una exigencia difícilmente aceptable para EE. UU., tanto para lo que implicaría ante sus aliados internacionales como por el peso que perdería en la relación de fuerza con Corea del Norte. Sin embargo, para demostrar que no se perdió tiempo, Trump aseguró que Corea del Norte no reanudará las pruebas nucleares.

Desnuclearizar Corea del Norte, la trama más compleja

Por otra parte, sobre la desnuclearización, el líder norcoreano respondió a las preguntas de un periodista internacional, por primera vez. "Si no tuviera voluntad de hacerlo – desnuclearizar – no estaría aquí ahora", dijo Kim Jong-un. Pero la voluntad del "mariscal" no fue suficiente para alcanzar, aunque sea, una primicia de avance.

Pyongyang, Corea del Norte, el 27 de febrero de 2019.
Pyongyang, Corea del Norte, el 27 de febrero de 2019. Kim Won Jin / AFP

Esta vez, a cambio del primer episodio en Singapur, no hubo declaración común, un insumo que no conlleva compromisos pero que, al menos, tiene un alto valor simbólico. Tampoco se avanzó sobre una eventual declaración del fin de la Guerra de Corea, un conflicto sin resolución forma aún, casi 66 años después del cese de las hostilidades.

Pero en términos diplomáticos, la “amistad” que reclama el mandatario estadounidense con Kim Jong-un debería poder materializarse en la creación de ciertos vínculos. Aunque lejos todavía de una eventual embajada, Kim se mostró favorable a la apertura de "oficinas de enlace", una forma de misión diplomática, en ambas naciones. Pero tampoco este punto fue concretado en Hanói.

El afán de Donald Trump y las dificultades de fondo convirtieron a esta cumbre de Vietnam en un fracaso. En los últimos dos años, el inquilino de la Casa Blanca pasó de amenazar con "borrar" a Corea del Norte del mapa a agotar su vocabulario para alabar al líder. Un radical golpe de timón que no podía darse sin dificultades.

Ser tratado de igual a igual con EE. UU., la victoria de Kim

En Pyongyang, Kim prosiguió la estrategia de su dinastía, que siempre ha tenido un enfoque nuclear desde el fin de la Guerra Fría. Lanzó más misiles y realizó más pruebas atómicas que su padre y su abuelo juntos. Mantuvo hábilmente las dudas sobre la capacidad real de su país en términos nucleares tras invertir masivamente en ese ámbito desde que llegó al poder. "Siempre hay un 'botón nuclear'’ en mi escritorio", amenazaba hace un poco más de un año, asegurando que su país ya tenía "una fuerza de disuasión muy importante" y que "EE. UU. ya no podrán hacer al respecto".

Personas ven una transmisión televisiva de noticias DEl discurso de Año Nuevo de Kim Jong-Un, en una estación de tren en Seúl el 1 de enero de 2018. El líder norcoreano amenazó en esta ocasión a EE. UU. afirmando que "siempre hay un ‘botón nuclear’" a su alcance.
Personas ven una transmisión televisiva de noticias DEl discurso de Año Nuevo de Kim Jong-Un, en una estación de tren en Seúl el 1 de enero de 2018. El líder norcoreano amenazó en esta ocasión a EE. UU. afirmando que "siempre hay un ‘botón nuclear’" a su alcance. Jung Yeon-Je / AFP

Luego llegó el calentamiento con el enemigo de siempre. Pero, pese al mediatizado desmantelamiento del sitio de Punggye-ri, el camino por recorrer para llegar a conocer lo que hay en los sitios nucleares norcoreanos parece largo. Al tiempo que expertos ponían en duda la acción de Kim al respecto, este logró lo que no pudieron sus antecesores: ser tratado de igual a igual por el jefe de la primera potencia mundial. Lo propio de tener proyectiles nucleares es alzar a su Nación, sin importar la forma en la cual se dirige, a un reconocimiento en el escenario internacional, incluso por Estados Unidos.

Así que, el solo desarrollo de estas cumbres, constituyó una victoria para Kim, más aún cuando no tuvo que comprometerse con nada. De hecho, Corea del Norte no firmó nada notable con EE. UU. desde 1994, cuando se comprometió en sustituir una planta nuclear por otras menos potentes.

"¡Se los dije!", comentó a la agencia AFP Cha Ri-hyuk, un tránsfuga norcoreano que vive ahora en Seúl, la capital de Corea del Sur. "Sabía que Kim Jong Un nunca renunciaría a las armas nucleares. Si los dos países tuvieran que llegar a un acuerdo, creo que lo habrían hecho en Singapur el año pasado", agregó el hombre.

A nivel gubernamental, se lamentó el hecho de que Kim y Trump "no hayan podido llegar a un acuerdo completo en la cumbre",como declaró un portavoz del equipo del presidente Moon Jae-in, quien trató de matizar la debacle al resaltar también unos "avances más significativos que en cualquier otro momento en el pasado".

Con EFE y AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.