Air France - KLM

Tensión entre Air France y KLM por entrada sorpresa de Países Bajos en el capital del grupo

Logo del grupo Air France - KLM, durante reunión de accionistas de la compañía en Puteaux, Francia el 15 de mayo de 2018.
Logo del grupo Air France - KLM, durante reunión de accionistas de la compañía en Puteaux, Francia el 15 de mayo de 2018. Philippe Wojazer / Reuters

Países Bajos anunció que adquirió el 14% del capital del grupo. La acción se desplomó en los mercados y Francia pide "clarificar sus intenciones".

Anuncios

La noticia cayó como un balde de agua fría el 26 de febrero. Sin previo aviso, el Gobierno de Países Bajos adquirió 12.68 % del capital para alcanzar un total de 14 % del grupo Air France – KLM. De esta manera, tiene la misma posición que el Estado francés que posee 14.3% de las acciones de las compañías aéreas que fusionaron en 2003.

El presidente francés Emmanuel Macron pidió a La Haya "clarificar sus intenciones" tras el anuncio sorpresa de dicha decisión. Mark Rutte, el Primer Ministro de Países Bajos, advirtió personalmente a Macron de la operación que tuvo un costo de 744 millones de euros, pero solo una vez finalizada, informó el diario De Volskrant.

Ahora, el ministro de Economía de Francia pidió a su homólogo holandés que viaje a Paris este viernes 1 de marzo para explicar la maniobra que Francia ha tildado de "inamistosa".

Ante el enojo de Francia, París podría tomar represalias, según el diario Le Monde. Una de ellas es bloquear la asamblea general de Air France – KLM que debe llevarse a cabo en abril próximo. Es entonces cuando se espera se reelija al actual director general de la compañía, Pieter Elbers, algo que había sido acordado en febrero de este año.

Una decisión para proteger los intereses de Países Bajos

Al cabo del anuncio, los mercados reaccionaron de manera negativa. La acción del grupo se desplomó un 13.59 %.

Los inversionistas no ven con buenos ojos la operación. Un analista de Alpha Value, dijo a la AFP que ellos consideran que "existe un riesgo potencial de que la presencia de los Estados limite el margen de maniobra operativo de Ben Smith", el nuevo director general del grupo.

La movida de Países Bajos sería en realidad una manera de proteger los intereses de KLM. Según la ministra de Infraestructura holandesa Cora van Nieuwenhuizen, La Haya teme por el futuro del aeropuerto Ámsterdam -Schipol como ‘hub’ a largo plazo y que la mayoría de los vuelos sean transferidos a París, lo que beneficiaría a Air France.

Un temor infundado ya que la actividad de ambos aeropuertos está regida por una serie de acuerdos que se firmaron en 2004. De hecho, el tráfico de pasajeros pasó desde entonces de 44 a 71 millones de pasajeros en Ámsterdam. En términos de beneficios, Air France registró en 2018 16.000 millones de euros, contra 11.000 millones de euros por parte de KLM.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24