Justicia - Colombia

Colombia: Así va el caso de 'Jesús Santrich', el exnegociador de paz que EE.UU. pide en extradición

Jesús Santrich descansa en rueda de prensa de diciembre de 2016, poco despúes de la firma del acuerdo de paz.
Jesús Santrich descansa en rueda de prensa de diciembre de 2016, poco despúes de la firma del acuerdo de paz. Guillermo Legaria / AFP

Estados Unidos se negó a ofrecer las pruebas que le requirió el tribunal especial de paz, que las pedía para estudiar la petición de extradición del exguerillero. Por otro lado, se anunció que 'Santrich' podrá conservar su escaño en el Congreso.

Anuncios

La posibilidad de extraditar a Estados Unidos al exlíder guerrillero 'Jesús Santrich', uno de los negociadores del acuerdo de paz de la exguerrilla de las FARC con el Gobierno colombiano, parece alejarse. Este viernes 1 de marzo las autoridades judiciales estadounidenses rechazaron presentar las pruebas que había solicitado la Justicia Especial para la Paz (JEP), el organismo judicial creado tras el acuerdo de paz firmado en 2016 y encargado de juzgar los crímenes del conflicto armado colombiano.

La JEP pidió esos documentos para cerciorarse de que los delitos de narcotráfico que se le imputan a Seuxis Paucias Hernández Solarte, nombre real de 'Santrich', sucedieron después del 1 de diciembre de 2016, es decir, después de la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y la exguerrilla, ahora convertida en partido político.

De haber sido antes, el presunto delito debería ser juzgado por la justicia transicional, ya que se habría cometido en el marco del conflicto.

La Justicia estadounidense argumentó que las pruebas que solicitó la JEP ya fueron transmitidas a las instituciones colombianas cuando se hizo la petición de extradición y que el trámite que se le propone desde la justicia transicional no se adecúa a sus procedimientos.

'Santrich' está en prisión desde el 9 de abril de 2018, fecha en la que la Fiscalía colombiana lo capturó con base en una circular roja de la Interpol por petición de Estados Unidos pues sobre él pesa la acusación de haber organizado el envío de diez toneladas de cocaína a territorio estadounidense después de la firma del acuerdo de paz.

'Santrich' podrá conservar su escaño en el Congreso

El caso de este exguerrillero es especialmente controvertido en Colombia al tratarse de uno de los principales líderes de las FARC tras su transformación en partido político, de nombre Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común. 'Santrich', a quien se le asignó una curul como representante a la Cámara para el periodo 2018 - 2022, no pudo posesionarse porque fue apresado antes.

Tras muchos meses de polémica, el Consejo de Estado dictaminó este 1 de marzo que el exguerrillero no debe perder su curul, ya que no pudo asistir a la toma de posesión por un "caso de fuerza mayor". El ente también recordó que 'Santrich' no tiene ningún proceso judicial abierto en Colombia.

La decisión sobre el escaño y la negativa de Estados Unidos de aportar las pruebas reafirma la posición de las FARC y de otras fuerzas políticas de la izquierda colombiana, quienes han puesto en duda que la solicitud de extradición esté basada en hechos reales y han acusado al establecimiento de un montaje para dañar tanto al partido como a lo acordado en La Habana.

El caso 'Santrich', punto de tensión en la implementación del proceso de paz

La detención de 'Santrich' supuso un disparo a la línea de flotación del proceso de paz en Colombia. Para las FARC, contravino las garantías del Gobierno de juzgar los crímenes del conflicto en la JEP, un organismo que sentencia penas menores a cambio de verdad sobre los hechos de guerra.

De hecho, después de la captura del exguerrillero, otros líderes de las FARC desaparecieron del mapa por miedo a un cerco judicial que también les afectara. Entre ellos, se distanció 'Iván Márquez', número dos del partido después de 'Timochenko', y quien dijo desde un lugar desconocido que "entregar las armas fue un error". El paradero del exguerrillero es desconocido desde hace meses.

Sin embargo, la misma JEP está bajo amenaza: el presidente colombiano Iván Duque podría objetar la ley que regula la justicia transicional para incluir modificaciones y disminuir su capacidad de acción. Así se lo pidieron su partido, el Centro Democrático (CD), el expresidente Álvaro Uribe, líder natural del CD y el fiscal general Néstor Humberto Martínez.

Después de pedir su eliminación, este 1 de marzo Álvaro Uribe, presidente de Colombia entre 2002 y 2010, dijo que "queremos que no hubiera JEP (pero) la realidad del país muestra que hoy no es posible eliminarla, pero sí reformarla".

En cambio, los actores en defensa del acuerdo de paz han instado a Duque a respetar la JEP, cuya legislación además ya ha sido aprobada por la Corte Constitucional. El proceso para traducir el sistema de justicia transicional a la normativa colombiana ha sido complejo, especialmente por las trabas de la propia Fiscalía y del Centro Democrático, el partido que lideró la campaña del 'No' para rechazar el acuerdo de paz en el plebiscito de octubre de 2016.

Duque ganó en segunda vuelta las elecciones colombianas y se convirtió en presidente de Colombia el pasado mes de agosto. Desde entonces, su postura frente al acuerdo de paz ha sido ambigua y no ha tomado nuevos pasos hacia la implementación de los acuerdos que firmó su predecesor y contrario político, Juan Manuel Santos.

Tercera curva al caso 'Santrich' en una misma jornada

Aunque la negativa de Estados Unidos y el concepto del Consejo de Estado fueron objeto de celebración por parte de las FARC, la Fiscalía colombiana anunció este mismo 1 de marzo la captura de un fiscal de apoyo de la JEP y un exsenador "en momento en que recibían 500 mil dólares a cambio de oferta para incidir en trámite extradición de Zeuxis Hernández".

Rápidamente, la Unidad de Investigación y Acusación (UIA) de la JEP, en la que laboraba el fiscal detenido, publicó un comunicado de tres puntos en el que resaltan que dicha unidad "no tiene ninguna participación en los procesos donde se estudian las solicitudes de garantía de no extradición", que el proceso de 'Santrich' no desempeñan ningún rol y que "la UIA funciona de manera autónoma de la magistratura de la JEP, la cual no tiene ninguna injerencia en la escogencia de sus funcionarios".

La extradición de 'Jesús Santrich' y la superviviencia de los acuerdos de paz en Colombia son por estos días noticias de primera plana que dividen a una ya polarizada población.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24