Saltar al contenido principal

Oposición nicaragüense mantiene petición para liberar a los "presos políticos"

Diversos periodistas se encuentran a las afueras del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae) lugar donde se desarrollan las conversaciones entre Gobierno y oposición
Diversos periodistas se encuentran a las afueras del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae) lugar donde se desarrollan las conversaciones entre Gobierno y oposición Jorge Torres / EFE

Las conversaciones entre Gobierno y oposición se desarrollan a puerta cerrada a las afueras de Managua. La Alianza Cívica plateó una agenda donde se destaca la liberación de los "presos políticos".

Anuncios

Con pleno hermetismo se desarrolla en Nicaragua la segunda jornada de conversaciones entre los representantes del Gobierno y la oposición. Este encuentro se produce con la finalidad de encontrar una salida a la crisis que vive el país desde abril de 2018.

La nueva ronda de conversaciones, que regresan después de nueve meses de paralización, se llevan a cabo con la ausencia del presidente nicaragüense Daniel Ortega. Estas son a puerta cerrada, a diferencia de las primeras conversaciones que tuvieron transmisión de televisión.

De acuerdo con la agencia de noticias EFE, durante el primer día de conversaciones fueron aprobados nueve de los 12 puntos previstos y que en su mayoría se encuentran relacionados con el funcionamiento de la nueva mesa de diálogo. Ninguna de las partes ha ofrecido detalles de los puntos aprobados.

Liberación de "presos políticos", prioridad para la alianza opositora

De acuerdo con cifras de diversas ONG, en Nicaragua han sido detenidas más de 700 personas desde que se iniciaron las protestas en contra de Daniel Ortega. Estos han sido definidos por la oposición como "presos políticos" y se ha señalado que uno de los pilares en el diálogo es negociar su liberación.

Estudiantes se enfrentan con agentes de la policía antidisturbios cerca del Colegio Técnico de Nicaragua durante las protestas contra las reformas del Gobierno en el Instituto de Seguridad Social (INSS) en Managua el 21 de abril de 2018.
Estudiantes se enfrentan con agentes de la policía antidisturbios cerca del Colegio Técnico de Nicaragua durante las protestas contra las reformas del Gobierno en el Instituto de Seguridad Social (INSS) en Managua el 21 de abril de 2018. Inti Ocon / AFP

Previo al primer día de negociaciones, el Gobierno liberó a un centenar de detenidos los cuales en su mayoría se encuentran en sus hogares con medidas de libertad condicional.

La alianza opositora, un ente que agrupa a empresarios, trabajadores, campesinos, estudiantes y miembros de la sociedad civil que se oponen al Gobierno de Daniel Ortega, dio a conocer en un comunicado que, además de la liberación de los detenidos en las manifestaciones,  solicitarán el "restablecimiento de las libertades, derechos y garantías, presentes en la la Constitución".

Asimismo, otro de los puntos destacados por la oposición es el establecimiento de "reformas electorales que garanticen comicios justos, libres y transparentes".

De acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la crisis en Nicaragua ha dejado más de 300 muertos, aunque ONG locales afirman que la cifra es superior. En este sentido, el tercer punto en importancia para los representantes de la oposición es la aplicación de Justicia para las víctimas.

Los adversarios de Ortega refieren que en 10 meses de protestas, cientos de personas resultaron afectadas por el uso de armas de guerra y disparos de organismos parapoliciales.

Movimientos sociales piden transparencia

En las inmediaciones del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), ubicado en las afueras de Managua, se apostaron representantes de diversos movimientos sociales quienes han solicitado "más transparencia y mayor información".

Por otro lado, el Gobierno nicaragüense sigue sin dar a conocer cuál será el interés en esta nueva ronda de negociaciones. No obstante, previo a la instalación de la misma, dejó claro que su intención es tocar temas económicos.

"El compromiso de nuestro comandante Daniel es seguir desarrollando nuestro programa cristiano, solidario, para garantizar derechos esenciales a todas las familias nicaragüenses", afirmó el 27 de febrero la vicepresidenta del país, Rosario Murillo.

El presidente Daniel Ortega, y la vicepresidenta, Rosario Murillo, saludan a sus partidarios durante la ceremonia de apertura de un paso elevado en la carretera en Managua, Nicaragua, el 29 de noviembre de 2018.
El presidente Daniel Ortega, y la vicepresidenta, Rosario Murillo, saludan a sus partidarios durante la ceremonia de apertura de un paso elevado en la carretera en Managua, Nicaragua, el 29 de noviembre de 2018. Oswaldo Rivas / Reuters

La crisis en Nicaragua comenzó en abril de 2018 cuando el presidente del país, Daniel Ortega, intentó presentar una serie de reformas a la ley de Seguridad Social lo cual generó una serie de protestas que ahora exigen la salida del mandatario del poder.

Con EFE y AP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.