Saltar al contenido principal

Las Fuerzas Democráticas Sirias atacan el último bastión del grupo Estado Islámico

Combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) cerca de la aldea de Baghuz, Siria, el 1 de marzo de 2019.
Combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) cerca de la aldea de Baghuz, Siria, el 1 de marzo de 2019. Rodi Said / Reuters

La ofensiva de la alianza militar respaldada por Estados Unidos se reanudó tras la evacuación de ciudadanos. Sin embargo, los yihadistas se han defendido utilizando francotiradores y trampas explosivas.

Anuncios

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) reanudaron las operaciones para desterrar al grupo Estado Islámico del país. Este viernes avanzaron desde dos frentes sobre Baghuz, atacando el último bastión de los yihadistas, aunque hasta el momento no se sabe con precisión cuántos combatientes se encuentra allí. De acuerdo con fuentes de la alianza militar, muchos de ellos son extranjeros.

Sin embargo, el proceso se ha complicado ya que los militantes del grupo han atacado con francotiradores, y trampas explosivas, causando la muerte de al menos cuatro integrantes de las FDS. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos publicó un video que mostraba el humo saliendo de esta zona.

La ofensiva había sido detenida para permitir la evacuación de miles de personas, incluidas familiares de los yihadistas y entre los que se encontraban mujeres y niños, quienes fueron trasladados a un campo cercano. De acuerdo con la agencia EFE, quienes son sospechosos de pertenecer a esta organización terrorista han sido enviados a zonas de detención.

La agencia Reuters dijo que el comandante en jefe de las Fuerzas de Democráticas Sirias esperaba declarar la victoria dentro de una semana. Pero esta versión fue contrarrestada por el presidente estadounidense, Donald Trump, quien dijo que "hoy o mañana" tendría el "100% del califato".

En 2014, los militantes del grupo Estado Islámico controlaban un área en Siria e Irak del tamaño de Gran Bretaña. Pero la alianza apoyada por Estados Unidos ha tenido éxito en empujarlos a una porción de territorio de cuatro kilómetros cuadrados.

Y aunque sacarlos de este territorio supondría el fin del califato, se cree que miles de combatientes yihadistas aún habitan en otras zonas de Siria e Irak, donde siguen realizan actividades terroristas y atentados casi a diario, especialmente en lugares que estaban bajo su control y que han ido perdiendo.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.