Saltar al contenido principal
Boleto de vuelta

Lesbos, donde los sueños migrantes se convierten en desilusión

La isla de Lesbos, ubicada en Grecia, recibió en el año 2015 miles de migrantes procedentes de África. En el pasado era considerada como la puerta de entrada a Europa y los locales se mostraban con disposición para recibir a los recién llegados, brindarles protección y ofrecerles refugio. En la actualidad, las condiciones han cambiado: los ciudadanos ya no muestran disposición de ayudar a los migrantes mientras estos esperan en condiciones extremas el proceso para recibir asilo.

Anuncios

Tiempo atrás, la isla de Lesbos fue considerada como el "lugar de la hospitalidad". Ello quedó evidenciado en el año 2015 cuando alrededor de 800.000 migrantes arribaron a ese territorio griego después de cruzar el Mar Egeo desde Turquía.

Pero en los últimos años las condiciones han cambiado por diversos factores, tanto para los habitantes de la isla como para la migración africana. Una de las causas fue la crisis que afectó a Grecia durante la última década y que impidió el desarrollo de nuevos proyectos turísticos.

Otro factor fue el acuerdo firmado entre Turquía y la Unión Europea en el año 2016, el cual consideraba regresar a Turquía a quienes llegaran a Grecia como migrantes irregulares.  La entrada en vigor del pacto obligó a muchos a permanecer en Grecia mientras se desarrolla un proceso de solicitud de asilo.

La Unión Europea, en el foco de los señalamientos

Para algunos habitantes de Lesbos, y también sus autoridades, parte de la responsabilidad recae en la Unión Europea. A su juicio, el bloque de naciones no ha mostrado contundencia para dar solución a diversos problemas, entre ellos el flujo migratorio, lo cual termina afectando a estos países.

"Si los burócratas europeos continúan con sus políticas, no solamente estará el Brexit, otros países van a dejar la Unión Europea porque no tienen solución a los problemas reales", explicó Angelo, un empresario y habitante de la isla.

Paralelamente al aumento del flujo migratorio hacia Europa, también se incrementa el sentimiento nacionalista y antimigrante de la extrema derecha en el continente. En abril de 2018, un grupo de simpatizantes de esa ideología política atacaron violentamente a decenas de migrantes que exigían mayor prontitud en el proceso de solicitudes de asilo.

Muchos migrantes permanecen atrapados en Grecia a medida que las oficinas en ese país trabajan al máximo de su capacidad para dar respuesta a las solicitudes de asilo. Mientras eso ocurre, los foráneos se mantienen viviendo en condiciones precarias una situación que ha llevado a que el sueño de muchos, de alcanzar una vida mejor en Europa, se desvanezca.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.