Saltar al contenido principal

Crisis política en Canadá estalla con renuncia de otra ministra de Trudeau

Jody Wilson-Raybould, recientemente nombrada ministra de Asuntos de los Veteranos de Canadá y Jane Philpott, nombrada ministra del Tesoro, observan al primer ministro, Justin Trudeau, a su llegada a una reunión, en Ottawa, Ontario, Canadá. Imagen de archivo del 14 de enero de 2019.
Jody Wilson-Raybould, recientemente nombrada ministra de Asuntos de los Veteranos de Canadá y Jane Philpott, nombrada ministra del Tesoro, observan al primer ministro, Justin Trudeau, a su llegada a una reunión, en Ottawa, Ontario, Canadá. Imagen de archivo del 14 de enero de 2019. Patrick Doyle / Reuters

El primer ministro, Justin Trudeau, aceptó la dimisión de la hasta ahora ministra del Tesoro, Janet Philpott, situación que ahondó de forma inesperada la grave crisis que sacude al gabinete desde finales de enero.

Anuncios

Philpott, reconocida por su cercanía con el primer ministro canadiense, señaló que perdió la confianza en el Gobierno dirigido por Trudeau.

Su dimisión se produjo en medio del escándalo por la presunta presión a la exministra de Justicia, Jody Wilson-Raybould, para que interviniera a favor de la mayor constructora del país.

"La evidencia de esfuerzos por políticos y funcionarios para presionar a la exministra de Justicia para que interviniera en el caso criminal de SNC-Lavalin, y la evidencia del contenido de esos esfuerzos, me han provocado graves preocupaciones", escribió Philpott en su carta de renuncia.

Por su parte, Trudeau respondió: "aunque estoy decepcionado, entiendo su decisión de renunciar y quiero agradecerle por su servicio".

La hasta ahora ministra del Tesoro salió del Gobierno después de que Trudeau se viera obligado a remodelar su gabinete por la renuncia de Wilson-Raybould.

La presunta presión política que desató el escándalo en Canadá

El pasado 14 de enero el primer ministro cambió a Wilson-Raybould de su cargo de ministra de Justicia y la nombró ministra de Veteranos, una posición considerada menor en el Gobierno.

Semanas más tarde, el influyente periódico canadiense 'The Globe and Mail' reportó que Wilson-Raybould había sido presionada, durante meses, por la oficina del primer ministro para que diera un trato a favor de la firma SNC-Lavalin, la mayor constructora de la Nación y que está acusada de corrupción.

El pasado 2 de febrero, Wilson-Raybould dimitió de su cargo como ministra de Veteranos y el 27 de febrero comenzaron las acusaciones públicas contra Trudeau, sus principales asesores y otros ministros, de presionarla durante cuatro meses para que interviniera a favor de la compañía.

"Me duele renunciar a una cartera en la que estaba trabajando para cumplir un importante mandato. Debo cumplir con mis valores fundamentales, mis responsabilidades éticas, mis obligaciones constitucionales. Puede haber un costo por actuar de acuerdo con los principios de uno, pero hay un costo mayor por abandonarlos", dijo en Twitter Philpott.

SNC-Lavalin está acusada de haber pagado 48 millones de dólares canadienses en sobornos a responsables libios, en la época del entonces gobernante Muamar Gadafi, para obtener contratos en ese país.

Según la versión de la exministra de Justicia, Trudeau quería que la Fiscalía ofreciera a la constructora un acuerdo de enjuiciamiento diferido para evitar los tribunales y que a la constructora no se le prohibiera participar en contratos.

El primer ministro canadiense rechaza esos señalamientos y atribuye la situación a diferencias de interpretación.

Sin embargo, la polémica ha afectado fuertemente su imagen ante la opinión pública, hasta ahora intachable, y de cara a las elecciones generales previstas para este octubre.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.