Saltar al contenido principal

La avalancha de indocumentados en la frontera EE.UU. - México no para

Un grupo de migrantes centroamericanos mira al agente de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. , José Martínez, al sur de la valla fronteriza México- Estados Unidos, el 6 de marzo de 2019 en El Paso, Texas.
Un grupo de migrantes centroamericanos mira al agente de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. , José Martínez, al sur de la valla fronteriza México- Estados Unidos, el 6 de marzo de 2019 en El Paso, Texas. Lucy Nicholson / Reuters

La patrulla fronteriza de Estados Unidos ha hecho públicas unas cifras, que asegura, superan todos los récord conocidos en los últimos 12 años: 76.103 migrantes indocumentados fueron detenidos el pasado mes en la frontera de El Paso, México.

Anuncios

No dan abasto. Los agentes de la patrulla fronteriza en Estados Unidos (DBA por sus siglas en inglés) están desbordados ante la avalancha de migrantes indocumentados que quieren cruzar a territorio estadounidense. El último balance presentado indica que durante el mes de febrero más de 112 migrantes al día trataron de entrar en EE. UU de manera ilegal. El problema es que estas personas indocumentadas ya no proceden mayoritariamente de México, donde el proceso de vuelta a su país es más rápido, ahora el perfil ha cambiado.

"Es difícil porque lo que veíamos históricamente aquí en El Paso era un hombre entre 18 y 45 años de nacionalidad mexicana que puede ser procesado rápidamente en un par de horas y puede ser regresado a México. Ahora estamos viendo altos números de personas de origen centroamericano las cuales es diferente para procesar, tarda mucho más", contó a France 24 el agente Ramiro Cordero de la Patrulla Fronteriza de El Paso.

A este problema se suma otro igual de grave y es el aumento de familias entre los migrantes indocumentados. Esto provoca que el proceso sea aún más complicado, además de los problemas de logística y transporte que supone. "Nuestras instalaciones no fueron diseñadas para tener familias, fueron diseñadas para adultos que estaban detenidos. Entonces esto causa una crisis tanto humanitaria como policiaca", asegura el agente Cordero.

Algunas organizaciones sin ánimo de lucro, como Raíces, aseguran que son las políticas económicas de Estados Unidos las que crean situaciones de violencia en "ciudades como Honduras y El Salvador", asegura la vocera esta organización Erika Andiola. Este contexto, según la mujer, hace que "no les quede otro remedio a las familias que buscar seguridad".  "Si yo tuviera un hijo", cuenta Erika, "y temiera por mi vida en mi país yo iría a un sitio donde por lo menos hay un 1% de posibilidades de tener un futuro seguro".

'Trabas para poder entrar a EE.UU. de manera legal están propiciando el aumento de migrantes indocumentados'

Esta explosión de cifras de personas que quieren entrar en Estados Unidos se debe principalmente, apunta la abogada de Inmigración Noemí Ramírez, a las políticas de inmigración. "Las leyes migratorias y la Constitución dicen que cualquier persona tiene derecho a acercarse a la frontera y pedir asilo político. Sin embargo, desde que entró la Administración de Trump ese proceso para que las personas puedan entrar de una forma legal cada vez es más difícil”, cuenta la abogada, por lo que los migrantes intentan acceder, "desesperados" por cualquier vía.

Esta experta en materia migratoria agrega que en este momento una persona puede esperar entre 2 y 3 meses para poder pedir el asilo político y que muchas veces, cuando se encuentran en la frontera, nadie les informa de las opciones que tienen. "Simplemente le dicen que no puede entrar si no tiene visa".  La licenciada Ramírez está convencida de que todas estas trabas para poder entrar a Estados Unidos de manera legal están propiciando el aumento de migrantes indocumentados que quieren entrar en el país. "Es la política y el proceso de esta administración que está causando la crisis", dictamina.

José Luis González / Reuters

 
El Estado de Emergencia de Donald Trump, tras escena

Esta situación sucede poco después de que el pasado 15 de febrero el presidente Donald Trump declarara el Estado de Emergencia nacional por una supuesta "invasión" de drogas y criminales en la frontera con México.

Con esta decisión, el presidente pretende recopilar fondos de otras partidas presupuestarias ya autorizadas para la construcción de su muro, una de sus promesas electorales.

"Toda la retórica antiinmigrante que está haciendo el presidente Trump no está apagando que las personas quieran venir a Estados Unidos", asegura la licenciada Ramírez. A lo que Erika Andiola, vocera de Raíces, añade que lo que “Donald Trump está haciendo es inhumano para la gente que intenta entrar y con sus acciones lo que consigue es que sea más peligroso".

Pero con los demócratas haciendo todo para oponerse a la resolución del desvío de fondos para la construcción del muro, y algunos legisladores republicanos en esa vía, la promesa de Trump sigue, por el momento, sin concretarse.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.