Saltar al contenido principal

Muere hijo recién nacido de la joven británica que se unió al grupo Estado Islámico

Renu Begum, hermana de la adolescente británica Shamima Begum, sostiene una foto de su hermana mientras hace un llamado para que regrese a su hogar en Londres, el 22 de febrero de 2015.
Renu Begum, hermana de la adolescente británica Shamima Begum, sostiene una foto de su hermana mientras hace un llamado para que regrese a su hogar en Londres, el 22 de febrero de 2015. Laura Lean, Reuters

A los 15 años, Shamima Begum dejó el Reino Unido para unirse al grupo Estado Islámico. Su bebé murió el jueves en un hospital de Siria, indicó un portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) respaldadas por Estados Unidos.

ANUNCIOS

El menor tenía menos de un mes de nacido y murió de una neumonía, según el certificado médico.

Tras confirmarse la muerte, el Gobierno británico ha recibido numerosas críticas por no haber permitido a la joven y a su hijo regresar al país, ya que Begum, originaria del este de Londres, había expresado su deseo de volver al Reino Unido para dar a luz a su hijo y evitar que muriese.

La joven de 19 años se fue de Londres para unirse al autodenominado Estado Islámico cuando tenía 15 años. Ella había tratado de regresar a Europa con su tercer hijo, que nació hace unas tres semanas. Sin embargo, no tenía autorización para volver porque el ministro de Interior británico, Sajid Javid, revocó su ciudadanía el mes pasado por razones de seguridad, después de que fue descubierta en un campo de detención en Siria.

El ministerio amparó su decisión en la prohibición de que los ciudadanos británicos viajen para apoyar organizaciones terroristas y porque Begum tenía la opción de conseguir la ciudadanía bangladesí, como hija de migrantes de Bangladesh.

La historia se repite con su tercer hijo

Shamima Begum dio a luz a su tercer hijo en un campo de refugiados del noreste de Siria después de haber huido del último reducto del grupo Estado Islámico en Baghuz. Begum había dicho que se negaba a ser separada de su bebé para lograr su repatriación al Reino Unido.

La joven tuvo otros dos niños quienes también murieron debido a las condiciones inhóspitas en las que vivía, según la versión entregada por la mujer a medios internacionales. A pesar de la muerte de sus hijos y de ser tildada de pertenecer a una organización terrorista, la joven no ha expresado arrepentimiento por haberse unido al grupo Estado Islámico.

Las FDS lideradas por los kurdos, que tienen aproximadamente una cuarta parte del control en Siria, lanzaron un ataque con la ayuda de Estados Unidos para retomar Baghuz, el último bastión del Estado Islámico en el este del país.

Entre 400 y 600 militantes permanecen ocultos en el enclave, incluidos muchos extranjeros y algunos emires. La mayoría de los civiles siguen siendo las esposas e hijos de los militantes.

El caso de Begum ilustra la problemática jurídica y de seguridad que enfrentan los gobiernos cuando tratan con las familias de grupos ilegales.

Begum voló a Turquía en febrero de 2015, con sus compañeras de estudio, Amira Abase y Kadiza Sultana, en ruta a Siria. A los diez días de llegar a Raqqa, la antigua capital del autodeclarado califato del Estado Islámico, Shamima se convirtió en la esposa de un integrante de este grupo con pasaporte holandés.

Con Reuters y AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.