Saltar al contenido principal

Tambalean los diálogos en Nicaragua tras decisión episcopal de no participar

Miembros de la opositora Alianza Cívica participan en una conferencia de prensa el viernes 9 de marzo en Managua, Nicaragua.
Miembros de la opositora Alianza Cívica participan en una conferencia de prensa el viernes 9 de marzo en Managua, Nicaragua. Jorge Torres / EFE

La Conferencia Episcopal de Nicaragua rechazó una invitación para participar como acompañante en las negociaciones entre el Gobierno y la alianza opositora para encontrar salida a la crisis social y política que sacude al país hace casi un año.

ANUNCIOS

La decisión fue tomada durante una sesión extraordinaria y la conclusión fue contundente. Los obispos que integran el Episcopado nicaragüense decidieron no aceptar la invitación que le realizaron desde el Gobierno y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democrática para sumarse a la nueva mesa de negociaciones, que comenzó el 27 de febrero pasado, en carácter de acompañantes y testigos.

"Deseamos que este esfuerzo llegue a buena meta e informamos que hemos respondido a la carta recibida, comunicando a los participantes que no estaremos presentes físicamente en el foro de negociaciones", señaló la Conferencia Episcopal en un comunicado y agregó que acompañarán el proceso "como pastores en estos momentos cruciales de nuestra Patria, ejerciendo nuestra misión profética y dedicándonos a la oración y al ministerio de la palabra". Para los obispos la gestión de la crisis que atraviesa Nicaragua debe quedar en manos de los laicos.

El martes 5 de febrero, el Gobierno y la Alianza Cívica invitaron al cardenal de Nicaragua Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal, para que acompañe el proceso de diálogos con los que buscan superar la crisis que estalló en abril de 2018 como una serie de manifestaciones antigubernamentales que ya dejaron cientos de muertos, aunque esas cifras varían de acuerdo a la fuente. La invitación a Brenes era extensiva a otros dos miembros del Episcopado en carácter de asesores.

De acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) los muertos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad son de 325, aunque algunos grupos de derechos humanos elevan a 561 las víctimas, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

El Episcopado nicaragüense jugó un rol trascendental como mediador y testigo en el diálogo nacional entre el Gobierno y la Alianza Cívica iniciado hasta el mes de mayo, pero dos meses después el gobierno de Daniel Ortega abandonó de manera unilateral la mesa.

La alianza opositora puso en duda la continuidad de su participación en los diálogos

Ante la decisión de la Conferencia Episcopal de Nicaragua de declinar la invitación para participar como testigo y acompañante del proceso, la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia de Nicaragua informó este mismo viernes 8 de febrero que reconsiderará su participación en la mesa de negociaciones con el Gobierno nicaragüense.

El representante negociador de la Alianza, Juan Sebastián Chamorro, dijo que buscarán un acercamiento con el Episcopado a fin de que reconsideren su posición, porque para él, su presencia en las negociaciones asegura la legitimidad y credibilidad necesaria en un país atravesado por el descreimiento hacia las instituciones.

Chamorro es además director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), y aseguró que han "encontrado resistencia en la otra parte" en varios puntos, no solo con el tema de testigos y acompañantes, sino en el de los garantes internacionales, y en la liberación de los "presos políticos". "Hacemos un llamado a la otra parte (Gobierno) para que muestre signo de voluntad", pidió.

A su juicio, tras la decisión del Episcopado, es importante que el Ejecutivo "de señales de voluntad política" para continuar con la mesa de negociación. Sin embargo, hasta el momento, la delegación del Gobierno, encabezada por el canciller Denis Moncada, no se pronunció sobre la decisión del Episcopado
Nicaragua sufre una crisis social y política desde abril de 2018. Lo que comenzó como una serie de protestas antigubernamentales, habituales en la región, derivó en una crisis social, política y humanitaria.

Con EFE y medios locales.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.