Saltar al contenido principal
Arte+France 24

Ocupar la empresa: obreros argentinos recuerdan la crisis de 2001

Argentina está de nuevo en crisis. La quiebra del país en 2001 permanece en la memoria de todos: muchos perdieron su trabajo y sus ahorros.
Argentina está de nuevo en crisis. La quiebra del país en 2001 permanece en la memoria de todos: muchos perdieron su trabajo y sus ahorros. ARTE

En Argentina, el 2018 cerró con una inflación del 47% y una caída de la economía de 2,6% respecto al año anterior. Las empresas están cerrando y hay obreros que están buscando alternativas para conservar sus empleos.

ANUNCIOS

La heladería de tradición italiana Freddo, que funciona en Argentina desde la década de 1930, dio un giro en 2018. Cerró su planta de producción y cambió a un modelo de franquicias para mantener activos los 80 locales comerciales que funcionaban en Buenos Aires para septiembre de ese año. Unas semanas después de este anuncio, la Metalurgica Tandil, que fabricaba autopartes para Renault, cerró sus puertas y dejó sin trabajo a 99 operarios. En este mismo gremio la fábrica Metalpar, que construía autopartes para colectivos, cerró sus puertas a finales de febrero de 2019 y ahora 600 trabajadores esperan la liquidación que les prometieron.

Según el Ministerio de Producción y Trabajo argentino, "entre 2007 y 2016 nacieron por año cerca de 70.500 empresas y cerraron 69.000. Así, el stock de empresas creció en términos netos. Sin embargo, en los últimos años la cantidad de nacimientos se redujo y los cierres se mantuvieron relativamente constantes, dando lugar a una caída neta en el total de empresas activas".

Las gráficas de la misma entidad registran la relación entre aperturas y cierres de empresas hasta el primer trimestre de 2016. Para entonces, el Ministerio registró que habían abierto 17.604 empresas y cerraron 18.123, a partir de ese punto el Gobierno argentino solo registra las aperturas y dejó de contabilizar los cierres en la página web de esta entidad.

A mediados de 2018, el jefe de gabinete del presidente Mauricio Macri, Marcos Peña, anunció en el Congreso de su país que en los últimos dos años habían cerrado más empresas de las que se abrieron: "el saldo negativo entre las pequeñas y medianas empresas que cerraron y abrieron en los años 2016 y 2017, fue de 4.787", rezaba el comunicado de la Confederación General Empresaria, la fuente del Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación Argentina.

Las cooperativas, una alternativa para resistirse al desempleo

Ante la crisis, muchos obreros se resisten a resignarse al cierre de sus lugares de trabajo. La Justicia decretó la quiebra de la empresa de conservas Canale en octubre de 2018 y algunos de los empleados que se quedaron cesantes se organizaron en una cooperativa para tomar el control de la fábrica. "Más allá de que sea viable o no la producción, el tema es tener la custodia de los bienes nosotros", expone en una de las asambleas de la cooperativa Nicolás Macchi, delegado de Canale en la sede de Lavallol, una zona industrial en Buenos Aires.

El objetivo de esta cooperativa es seguir los pasos que transitaron otros obreros durante la crisis argentina de 2001. Ante los cierres y despidos masivos, los trabajadores se organizaron en cooperativas para pedirle a la Justicia que les dejaran administrar la maquinaria, continuar la producción y conservar sus empleos. La empresa de cerámicas FaSinPat (acrónimo de Fábrica Sin Patrón) Zanón en la ciudad de Neuquén fue pionera en este modelo. Pero con los años se sumaron más casos. La fábrica textil Brukman en Buenos Aires o el Hotel B.A.U.E.N. en la misma ciudad son otros ejemplos de ocupación obrera en empresas quebradas.

Las empresas recuperadas por los trabajadores (ERT) se cuentan por cientos en Argentina. Según un informe del Programa Facultad Abierta, un área de extensión de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, en el país hay 384 ERT, de las cuales 37 surgieron en el Gobierno de Mauricio Macri. Sin embargo, como en el resto del sector productivo, la crisis económica pone obstáculos a la estabilización de estas fábricas administradas por cooperativas.

"El aumento, que se vuelve constante al estar atado a la evolución de la divisa norteamericana, es una carga que se vuelve cada vez más pesada y en ocasiones, impagable, y afecta tanto a las ERT como a la actividad económica en general, especialmente Pymes industriales", dice el informe en referencia al incremento en las tarifas de los servicios impuestas por el gobierno.

2019: no hay optimismo para la economía argentina

A finales de febrero de 2019, el Instituto Nacional de Estadística y Censos de Argentina reportó que en 2018 la economía del país se contrajo 2,6% con respecto al año anterior. La inflación de 47,6% con la que cerró el 2018 también es un indicador de los obstáculos que tienen los trabajadores y las empresas para enfrentar este año.

La calificadora de riesgo Fix de Fitch Ratings estima que las malas cifras de 2018 seguirán afectando el desempeño económico de 2019. "La necesidad de reducir el gasto público en subsidios económicos (con impacto en tarifas) y la inercia inflacionaria de 2018 determina una resistencia en la desaceleración en la evolución del IPC en 2019", dice la firma y, entre otros factores, añade que hay un "riesgo político” porque este es un año electoral y muchas de las políticas económicas del país están sujetas a los resultados de las votaciones.

Mauricio Macri terminará su primer gobierno el 9 de diciembre de 2019. La inversión del préstamo de 56.300 millones de dólares concedido por el Fondo Monetario Internacional en 2018 será un medidor para buscar la continuidad de su gobierno. Un proyecto que depende, en buena medida, del rumbo que tome la economía argentina.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.