Saltar al contenido principal

Reino Unido: guía para entender la semana definitiva del Brexit

La salida de Reino Unido de la Unión Europea entra en una etapa definitiva este 12 de marzo.
La salida de Reino Unido de la Unión Europea entra en una etapa definitiva este 12 de marzo. Luke MacGregor / Reuters

El liderazgo, la estabilidad y la gobernabilidad de la primera ministra británica, Theresa May, ha dependido, desde que fue elegida en 2015, de la suerte de la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Este 12 de marzo es crucial para el Brexit.

ANUNCIOS

La semana que arranca es considerada como una de las definitivas tanto en la carrera de May como para su acuerdo del Brexit, a un poco menos de dos semanas de la fecha fijada para el divorcio entre Londres y Bruselas, sin que se tenga claro cómo será esa retirada ni la fecha definitiva.

Si la Premier es derrotada en su nuevo intento por aprobar el Brexit en el Parlamento, se desataría una crisis, su liderazgo estará visiblemente más reducido y la posibilidad de otra moción de censura en su gobierno, más creciente.   

Son varios los escenarios para esta semana en la que, en principio, están programados tres votos:

France 24

12 de marzo: una votación para definir si la salida se hace con un acuerdo, sin acuerdo o se pide una extensión

La votación del 12 de marzo ha sido convocada por el Gobierno para aprobar o rechazar el acuerdo de Brexit negociado entre Londres y Bruselas, que ya fue rechazado mayoritariamente por 432 votos en contra, el 15 de enero.

De acuerdo con las proyecciones, tanto de los partidos como de expertos y medios locales, el acuerdo volverá a ser derrotado porque no ha tenido los cambios legales que eviten reinstalar una frontera física entre las Irlandas, la del Norte que está en el Reino Unido, y la República, que hace parte de los países miembros de la Unión Europea. Con el Brexit, Irlanda del Norte se convierte automáticamente en frontera física entre el Reino Unido y la Unión Europea.

Si la Primera Ministra logra una garantía legal a último minuto de la Unión Europea que les dé tranquilidad a los diputados en Londres, su Brexit podría ser aprobado. La gran expectativa gira alrededor de un posible concepto de viabilidad jurídica que daría el fiscal general del país, Geoffrey Cox, quien ha visitado Bruselas recientemente sin que, hasta el momento, haya logrado mayores avances.

Si el Gobierno no presenta ese 'salvavidas' para el acuerdo, May podría ser derrotada el 12 de marzo.

Otro efecto de ese fracaso sería una nueva moción de censura en contra de la Primera Ministra promovida por Jeremy Corbyn, el jefe del Partido Laborista, de oposición. Si prospera, Theresa May tendrá que renunciar e inicia un periodo de catorce días en el que integrantes de la Cámara de los Comunes pueden postularse para reemplazar a May.

La convocatoria estará abierta para integrantes de cualquier partido. Si durante ese periodo ninguno de los candidatos logra las mayorías se deben convocar elecciones generales en las siguientes cinco semanas.

13 de marzo: Si el Brexit no pasa el 12, al otro día se define un divorcio sin acuerdo o una solicitud de extensión

En lo concreto, si May es derrotada con su acuerdo, entonces el 13 de marzo convocará a una nueva votación para que el Parlamento decida si quiere salir o no del bloque europeo con acuerdo.

La Cámara de los Comunes aprobó hace dos semanas una enmienda que, aunque no es vinculante, obliga al Gobierno a evitar un divorcio sin acuerdo. Ese es el consenso entre los parlamentarios de todos los partidos: evitar caos en la economía del Reino Unido y que dificulte las negociaciones futuras de la nueva relación entre Bruselas y Londres que tendrán que empezar cuando el Brexit sea una realidad.

14 de marzo: ¿Se extiende la fecha del divorcio?

Si el Parlamento aprueba un Brexit con acuerdo, entonces, el 14 de marzo, será la votación sobre una posible extensión del artículo 50, cuyo efecto concreto sería la prolongación de la fecha del divorcio. La salida ya no sería en la fecha fijada, el 29 de marzo a las 11:00 p.m. hora local, sino en una fecha posterior, no más allá de junio, para evitar que el Reino Unido tenga que participar en las elecciones de la Unión Europea previstas para mayo. Sin embargo, algunas voces sugieren que la extensión sería de nueve meses.

La extensión de la fecha para el Brexit debe ser aprobada por los 27 líderes de la Unión Europea. Aunque habría mayorías en el Parlamento para una extensión, el Gobierno tendría que justificar cuál será el principal objetivo que espera alcanzar en los meses adicionales.

Entre esas razones están: continuar con las negociaciones con Bruselas para hacer modificaciones a lo acordado en la frontera con Irlanda del Norte, convocar a un segundo referendo o llamar a elecciones generales, posibilidades que aún no cuentan con el apoyo suficiente para que sean una opción sobre la mesa, al menos por el momento.

Sin embargo, el Partido Laborista, el de oposición, ya anunció que respaldará el segundo referendo, pero no es claro cuándo presentará esa alternativa oficialmente en el Parlamento.

Académicos aseguran que se requieren al menos 22 semanas para realizar un nuevo referendo, mientras que el Gobierno dice que se necesitan nueve meses.

Theresa May, la primera ministra británica, llega a Downing Street en Londres, Reino Unido, el 28 de enero de 2019.
Theresa May, la primera ministra británica, llega a Downing Street en Londres, Reino Unido, el 28 de enero de 2019. Reuters / Hannah McKay

En el Reino Unido las apuestas tienen un lugar especial, pero hoy son pocos quienes se ‘atreven’ a predecir si para el final de la próxima semana habrá fecha definitiva para el Brexit y cuántos meses más Theresa May será la ‘premier’.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.