Saltar al contenido principal

Yoreli Rincón: “solo queremos que respeten nuestros derechos como deportistas profesionales”

En esta foto de archivo, Yoreli Rincon, futbolista colombiana, habla durante la conferencia de prensa del equipo en la Copa Mundial Femenina de la FIFA en Edmonton, Canadá, el 21 de junio de 2015.
En esta foto de archivo, Yoreli Rincon, futbolista colombiana, habla durante la conferencia de prensa del equipo en la Copa Mundial Femenina de la FIFA en Edmonton, Canadá, el 21 de junio de 2015. Geoff Robins / AFP

La futbolista colombiana, Yoreli Rincón, campeona de la copa libertadores con el Huila habló con France 24 sobre las comprometedoras denuncias que hicieron algunas jugadoras sobre la compleja situación del fútbol femenino en su país.

ANUNCIOS

“Que no nos obliguen a trabajar gratis”, así resumió Yoreli Rincón una de las peticiones. La colombiana, que milita actualmente en el club Iranduba da Amazônia de Brasil, explicó que las jugadoras colombianas “lo único que queremos como mujeres es que nos traten como profesionales”, enviando un claro mensaje a los poderosos que manejan los hilos del balompié profesional colombiano.

Y es que desde hace semanas que el fútbol femenino está sumido en un escándalo mayor. El pasado febrero las integrantes de la selección femenina de mayores, Melissa Ortiz e Isabella Echeverri publicaron una serie de videos en sus redes sociales donde expusieron las precarias condiciones que habían tenido que vivir en el equipo. Denunciaron que no había viáticos para ellas y que en varias ocasiones tuvieron que sacar de su propio dinero para pagar los tiquetes de avión y asistir a los entrenamientos.

“Las jugadoras que vivían fuera del país tenían que pagar sus tiquetes sino no podían vestir la camiseta”, reiteró Yoreli, dando fuerza a los argumentos de sus compañeras. También señalaron que usaban uniformes usados, con talla de hombres, y que les dieron un pago incompleto por quedar quintas en el mundial de Canadá 2015, cuando Felipe Taborda dirigía al equipo.

Incluso, narró que el pago por haberse coronado campeonas de la Copa Libertadores femenina con el Huila el pasado 2 de diciembre, “tardó tres meses y 15 días” en llegarle. Recibió el monto hace dos días. Se trata de una cuantía que según la delantera asciende a 55.000 dólares. Los reclamos no paran ahí. “Lo que estamos peleando nosotras son nuestros pagos, nuestros derechos, que paguen nuestros tiquetes”, agregó la colombiana.

“También dan por terminada nuestra selección absoluta”

Las jugadoras de la selección explicaron que sufrieron discriminación y desigualdad y mencionaron que si se atrevían a denunciar públicamente eran amenazadas con retaliaciones. Recientemente el presidente de la División Mayor del Fútbol Colombiano, Jorge Enrique Vélez, pintó un escenario aún más complejo para la creación de la Liga Profesional Femenina en 2019.

El directivo señaló que el país no reúne “700 mujeres profesionales en el fútbol colombiano” y por eso es complicado poner en marcha el proyecto, pero comunico que están estudiando la posibilidad de que haya "un torneo nacional sub-23 con 6 jugadoras libres, sin extranjeras, sin costos de inscripción y con el apoyo de Coldeportes (Una especie de Ministerio del Deporte). Vamos a tener una liga seguramente semiprofesional, para empezar el proceso".

Algunas futbolistas de la selección, ven el anuncio como una represalia. “Somos actuales campeonas de la copa libertadores y quieren terminar nuestra liga porque no lo ven viable aun existiendo los dineros. Hay un mal manejo de ellos y no están entrando al fútbol femenino. Por eso lo quieren acabar”, explicó Yoreli a France 24.

Yoreli Rincon la 10 de Colombia controla el balón contra Lauren Holiday #12 de Estados Unidos en el primer semestre de la Ronda de la Copa Mundial Femenina 2015 de la FIFA en el Commonwealth Stadium el 22 de junio de en Edmonton, Canada.
Yoreli Rincon la 10 de Colombia controla el balón contra Lauren Holiday #12 de Estados Unidos en el primer semestre de la Ronda de la Copa Mundial Femenina 2015 de la FIFA en el Commonwealth Stadium el 22 de junio de en Edmonton, Canada. Kevin Cox / AFP

Insistió en que no aceptan la propuesta. Para ella, de fondo hay una razón mucho más turbia para no realizar el proyecto. “No queremos y no aceptamos una liga semiprofesional. Para ellos es mejor eso porque los salarios saldrían muchísimo más baratos, como venían siendo, y no habría forma de reclamar salario o contratos dignos”, explicó.

La jugadora, nacida en Piedecuesta, Santander, aseguró que después de haber asistido a cuatro Mundiales seguidos y a dos Olímpicos, “también dan por terminada nuestra selección absoluta” porque para ellos las jugadoras que estamos reclamado nuestros derechos, no es permitido y somos problemáticas para ellos”.

Yoreli nunca puntualizó a quién se refería con “ellos”, si a los directivos de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), a la Dimayor, la Difútbol, o a quienes dirigen el balompié femenino. Lo cierto es que ni siquiera las propias jugadoras lo saben. “No sabemos quién maneja el fútbol femenino”, expresó Isabella Echeverri, una de las primeras en denunciar.

“Lo único que queremos como mujeres es que nos traten como profesionales”

Poco después de conocer las denuncias, el pasado 27 de febrero, la FCF publicó un comunicado. Dijo que, aunque a la fecha no ha recibido denuncias o quejas formales, va a hacer las investigaciones pertinentes para esclarecer las irregularidades. “El fútbol femenino es una prioridad para el Comité Ejecutivo de la Federación Colombiana de Fútbol”.

Bajo esa lógica, el pasado 8 de marzo, en el marco del día internacional de la mujer, la Federación felicitó a las jugadoras colombianas por el día de la mujer. Hecho que despertó una ola de críticas por parte de la opinión pública en el país. Al margen de las banalidades, Yoreli lo tiene claro.

“Lo único que queremos como mujeres es que nos traten como profesionales, que no nos obliguen a trabajar gratis todo el tiempo, que es que lo quieren y que nos mantengamos calladas, porque eres un honor para nosotras estar allá y no es así”, dijo la jugadora del Iranduba da Amazônia.

Las jugadoras de la Selección Colombia posan para la foto previa a un partido en el Mundial de fútbol de Canadá, en 2015.
Las jugadoras de la Selección Colombia posan para la foto previa a un partido en el Mundial de fútbol de Canadá, en 2015. Franck Fife / AFP

El equipo de la selección colombiana de mayores masculino publicó un comunicado respaldando a sus compañeras. James Rodríguez, referente de la selección y mediapunta del Bayern de Múnich, lo hizo público en su cuenta de Instagram dando un espaldarazo a la lucha del combinado femenino. Yoreli explicó que la voz de uno solo de ellos podría cambiar su historia. Así como hizo Messi con las jugadoras de la selección argentina y Arturo Vidal en Chile hace unos meses.

El capítulo, sin embargo, lejos de cerrarse, ensombrece y atrasa el proceso futbolístico de cientos de mujeres cuyo sueño es que Colombia se vuelva a incluir en la lista países como Brasil, Argentina y Chile que cuentan con liga profesional femenina.

Yoreli reiteró. “No queremos ser como los hombres, solo queremos ser tratadas igual que ellos”. La lucha por los derechos de las jugadoras está sobre la mesa y llegó para quedarse, pero las ilusiones de pequeñas y grandes de tener un espacio en el balompié nacional quedan en vilo.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.