Saltar al contenido principal

¿Qué sigue tras el segundo rechazo del Parlamento al Brexit de May?

La primera ministra británica, Theresa May, habla en el Parlamento en Londres el 12 de marzo de 2019.
La primera ministra británica, Theresa May, habla en el Parlamento en Londres el 12 de marzo de 2019. Parlamento Británico / vía Reuters

La estrepitosa derrota de la primera ministra en la Cámara de los Comunes abre la puerta a una nueva votación para este miércoles 13 de marzo para definir el enmarañado futuro del Brexit.

ANUNCIOS

El Parlamento británico rechazó este martes 12 de marzo por segunda vez el acuerdo sobre los términos de salida de la Unión Europea (UE) que la primera ministra del Reino Unido, la conservadora Theresa May, pactó previamente con Bruselas.

Con 391 votos en contra y 242 a favor -76 menos de los que necesitaba para que su propuesta fuera ratificada-, May afrontó una nueva derrota en la Cámara de los Comunes, como la que había sufrido en enero pasado, aunque con una diferencia más amplia: 432 votos por el no y 202 por el sí.

Con: P. Conservador; DUP: P. Democrático Unionista; Green: P. Verde; Ind: Independiente; Lab: P. Laborista; LD: P. Liberal Demócrata; Plaid: P. de Gales; SNP: P. Nacional Escocés.
Con: P. Conservador; DUP: P. Democrático Unionista; Green: P. Verde; Ind: Independiente; Lab: P. Laborista; LD: P. Liberal Demócrata; Plaid: P. de Gales; SNP: P. Nacional Escocés.

Esta vez la Cámara de los Comunes rehusó ratificar el texto, que incorporaba garantías adicionales respecto a la primera versión que se votó en enero y que incluía un mecanismo temporal para evitar una frontera en Irlanda del Norte.

El rechazo al acuerdo se produjo debido a que diputados euroescépticos del Partido Conservador, así como el norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP, socio parlamentario de May), consideraron que las aclaraciones sobre la salvaguarda otorgadas por la UE son insuficientes.

La primera ministra negoció esos cambios, que calificó de "legalmente vinculantes", tras un diálogo contrarreloj con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el lunes 11 de marzo por la noche.

Unos insisten en el acuerdo y otros piden un nuevo referendo sobre el Brexit

Las reacciones a la decisión del Parlamento no se hicieron esperar. La primera en hacerlo fue la propia Theresa May, quien de entrada dijo lamentar "profundamente" la decisión, aunque insistió en que la mejor opción es una salida con acuerdo.

May prometió publicar información este miércoles sobre las "políticas esenciales" que se pondrán en marcha si ocurre lo contrario, es decir, que el Reino Unido se vea abocado a un Brexit "duro" o sin acuerdo.

"Déjenme ser clara: votar en contra de salir sin un acuerdo o ir por una extensión no resuelve los problemas que enfrentamos", sentenció.

A su turno, el jefe negociador de la Unión Europea, Michel Barnier, pidió prepararse para una salida sin acuerdo:

"La UE ha hecho todo lo posible para ayudar a obtener el acuerdo de retiro. Este impasse solo se puede resolver en el Reino Unido. Nuestros preparativos para un "no-acuerdo" son ahora más importantes que nunca", publicó en su cuenta de Twitter.

El norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), socio del Gobierno británico, afirmó que se debe mantener sobre la mesa "la amenaza" de un Brexit sin acuerdo para lograr unas condiciones de salida más ventajosas.

El líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) en el Parlamento británico, Ian Blackford, defendió la convocatoria de un segundo referendo sobre el Brexit para terminar con la "incertidumbre" que genera el proceso.

Jeremy Corbin, líder del opositor Partido Laborista, aseguró por su parte que "la primera ministra está agotando el tiempo y el tiempo se le agotó a ella. quizá sea momento de tener una elección general y que el pueblo pueda elegir quién debería liderar su Gobierno".

Informe desde Londres: Reino Unido busca salir de la UE sin afectar su relación futura con Europa

Dos caminos siguen para Reino Unido: salir sin acuerdo o retrasar el divorcio

Que el Parlamento volviera a darle la espalda este martes a Theresa May abre la puerta a una nueva votación clave citada para este miércoles a las 19:00 GMT. Esas son las opciones que tienen ahora los parlamentarios:

Opción 1 – Votar a favor de una salida sin acuerdo: El miércoles 13 de marzo se discutirá la posibilidad de que el Reino Unido abandone abruptamente la Unión Europea el 29 de marzo, la fecha prevista para el divorcio.

La posibilidad de acudir a este escenario es menor, si se tiene en cuenta que la Cámara baja ha expresado en varias ocasiones que no es lo deseable. La Cámara de los Comunes aprobó recientemente una enmienda que, aunque no es vinculante, obliga al Gobierno a evitar un divorcio sin acuerdo.

El consenso entre los parlamentarios de todos los partidos es evitar un caos en la economía del Reino Unido y dificultades en la nueva relación entre Bruselas y Londres que empezará cuando el Brexit sea una realidad.

Opción 2 – Votar en contra de una salida sin acuerdo: La primera ministra ha anticipado que si los diputados se pronuncian en contra de un Brexit no negociado -el escenario que se ve más probable-, convocará el jueves 14 de marzo a una nueva votación.

En esta sesión, el Parlamento decidirá si Londres debe pedir a Bruselas una extensión del Artículo 50 del Tratado de Lisboa, en virtud del cual el plazo para abandonar la Unión Europea vence el 29 de marzo a las 11:00 p.m. hora local, cuando se cumplen dos años de negociación.

Lo que no se sabe es cuánto podría durar la prórroga, aunque May ha advertido que la extensión será "corta y limitada" y debería procurarse para antes de la fecha de celebración de las elecciones europeas que tendrán lugar el domingo 26 de mayo.

Miguel Martínez: "salir sin acuerdo es el peor escenario" para el Reino Unido

Una eventual prórroga debe ser justificada por el Gobierno de May

La extensión de la fecha para el Brexit debe ser aprobada por los 27 líderes de la Unión Europea. Aunque habría mayorías en el Parlamento para una extensión, el Gobierno tendría que justificar cuál será el principal objetivo que espera alcanzar en los meses adicionales.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, afirmó que "si hubiera una petición razonada para una extensión, los 27 (miembros de la UE) la considerarían y decidirían por unanimidad. Pero los 27 esperan una justificación creíble".

Una prórroga daría más tiempo para continuar con las negociaciones con Bruselas para hacer modificaciones a lo acordado en la frontera con Irlanda del Norte, o bien para convocar a un segundo referendo o llamar a elecciones generales, como lo piden los partidos de oposición.

A pesar de lo sucedido este 12 de marzo, una posible renuncia de Theresa May todavía no está entre los planes según su portavoz, así como tampoco están nuevas conversaciones en el corto plazo con la Unión Europea.

Esta compleja situación podría desembocar en el fin de la era May en el Reino Unido y la convocatoria de elecciones generales, si el Partido Laborista presentara una nueva moción de confianza a la 'premier' y esta prosperara en la Cámara de los Comunes, como justamente no sucedió en enero.

Reino Unido sigue en vilo.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.