Justicia - Panamá

Panamá: Ricardo Martinelli, entre la Justicia y la política

El expresidente de Panamá Ricardo Martinelli grita a la prensa que se están violando sus derechos, mientras lo escoltan a un tribunal de la Corte Suprema de Justicia en la Ciudad de Panamá, el 19 de noviembre de 2018.
El expresidente de Panamá Ricardo Martinelli grita a la prensa que se están violando sus derechos, mientras lo escoltan a un tribunal de la Corte Suprema de Justicia en la Ciudad de Panamá, el 19 de noviembre de 2018. Luis Acosta / AFP

Inicia el juicio contra el expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli. El exmandatario enfrenta un proceso judicial mientras aspira a los cargos de alcalde de Panamá y diputado a la Asamblea Nacional en las elecciones de mayo.

Anuncios

El ambiente político se manifiesta no solo en las redes sociales, también se vive en una unidad de transporte público que transita la Vía España, una de las principales avenidas de la Ciudad de Panamá. Allí, Abdiel Rodríguez habla del futuro político de la nación canalera, de cara a las elecciones generales del próximo 5 de mayo. Mientras avanza el bus lo abordamos para conocer su impresión sobre un evento que para él mezcla Justicia y política: el juicio al expresidente Ricardo Martinelli.

“Lo que ocurra con Ricardo Martinelli tendrá siempre un matiz político. Si queda libre dirán que es política la decisión de los tribunales, si queda preso también”, comenta Rodríguez quien además sabe que el juicio contra el exmandatario inicia este 12 de marzo.

Lo ires y venires de Martinelli, antes del juicio

El 28 de enero de 2015, en el hangar 3-A del aeropuerto de Albrook, ubicado en la Ciudad de Panamá, Ricardo Martinelli salía del istmo, en un avión privado, rumbo a Guatemala. La partida desde suelo panameño se hizo el mismo día en que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) decidía si investigaba o no al exmandatario luego de una serie de denuncias que se presentaron en su contra por ‘pinchazos’ telefónicos’. Martinelli fue rumbo a la sede del Parlamento Centroamericano (Parlacen), como diputado en esa instancia (por ser expresidente de Panamá). Desde ese instante calificó las acusaciones que se le hicieron como “persecución política”.
 

 
En diciembre de 2015 se dicta una medida privativa de libertad contra Martinelli, quien desde enero no regresó a Panamá. La máxima instancia de Justicia del país actuó en el caso por supuesto espionaje durante su Administración.

Dos años después, en mayo de 2017, la Interpol emite una “alerta roja” en contra del expresidente panameño. El 12 de junio es detenido en la ciudad de Miami, en Estados Unidos. Casi un año después de permanecer recluido en una prisión federal y haber enfrentado a la Justicia norteamericana, el 8 de junio de 2018 se aprueba su extradición a Panamá.

El 11 de junio de 2018, más de tres años después de salir del país, arribó a suelo panameño en un vuelo privado, esposado y bajo un fuerte despliegue de seguridad.
 

 
La salud del expresidente, protagonista en la etapa intermedia del juicio

Desde una de las entradas del edificio de la Corte Suprema de Justicia, el personal de la prensa ha tenido acceso a una pantalla de televisión donde se ha observado el proceso que se le sigue al exjefe de Estado. Desde ese lugar las cámaras y los periodistas han sido testigos del recorrido del expresidente Martinelli hasta el salón de audiencias. Cada paso suyo por el lugar era acompañado por una declaración a los medios, a metros de distancia y con una barrera policial.

“Esto es una persecusión política”, reiteró Martinelli en diversas ocasiones.

Entre junio y noviembre de 2018 se realizaron una serie de audiencias cuyo fin era la admisión o no de pruebas y testigos. Finalmente el juez de garantías a cargo de la causa, Jerónimo Mejía, determinó que existían los elementos suficientes para avanzar a la etapa de juicio. Se fijó la fecha del 11 de diciembre pero un nuevo elemento cambiaría el panorama.

Durante la etapa intermedia el expresidente Martinelli renunció como diputado del Parlacen. Este hecho llevó a la Corte Suprema de Justicia a declinar su competencia en el caso de supuesto espionaje. La decisión del máximo Tribunal respetó el proceso previo y el juicio pasó a la Justicia ordinaria.

Martinelli llega este 12 de marzo a un proceso en el que la Fiscalía pide 21 años de prisión por los supuestos delitos de inviolabilidad del secreto, derecho a la intimidad, vigilancia sin autorización judicial y peculado.

Durante el proceso la defensa ha solicitado, permanentemente, un cambio de la medida de detención preventiva debido a las condiciones de salud del exmandatario, quien este 11 de marzo cumplió 67 años.

A pocas horas de iniciar el juicio, Martinelli fue sometido a un exámen a través de Medicina Legal. “El último exámen legal que se le hizo al señor Ricardo Martinelli fue en junio de 2018 que fue cuando él llegó a Panamá, él llegó con una crisis hipertensiva. Él tiene una situación cardiaca ya probada y vino con eso desde Estados Unidos”, dijo la abogada defensora, Jessica Canto. El equipo legal del exmandatario ha alegado en diversas ocasiones un supuesto riesgo de muerte.

El esperado juicio iniciará a puerta cerrada

El juicio no será transmitido, como ocurrió con el proceso previo. En un comunicado de prensa el ente judicial expresó que “los medios de comunicación podrán presenciar el debate e informar al público sobre lo que suceda en el juicio oral; sin embargo, no será televisada”. La medida responde a una de las normas del Código Procesal Penal que evita hacer públicas informaciones que pudieran causar “perjuicio grave”.
 

 
Otro miembro del equipo legal de Martinelli, Sidney Sittón, alegó que “si los juicios son actos públicos y orales, ¿quién pidió que no se transmita la parte más importante del juicio?”.

Ambas partes esperaban un juicio televisado, según palabras del abogado querellante Carlos Herrera: “creemos que es lo más saludable tanto para las partes como para el propio tribunal de juicio oral de manera que cada individuo, cada panameño pueda cerciorarse de qué es lo que está ocurriendo y hacer sus valoraciones”.

A pesar del proceso judicial, Martinelli aspira a un cargo público

El expresidente Martinelli se mantiene en la actividad política a pesar de cumplir una medida privativa de libertad. En las elecciones generales del 5 de mayo será una opción para los votantes. El otrora presidente de la República de Panamá (2009-2014) busca hacerse con el segundo cargo de elección popular más importante en el país: alcalde de la Ciudad de Panamá. También aspira un curul en la Asamblea Nacional. Según la Ley solo podrá ejercer un cargo si obtiene los votos para ambos puestos.

Aunque la defensa confía en su inocencia, la no definición del proceso afectaría también una eventual victoria de Martinelli en los cargos que aspira. No podría asumirlos y en su defecto le tocará llevar la batuta a quien sea su compañero de fórmula. En el caso de la Alcaldía, su vicealcalde o para la Asamblea Nacional, su suplente como diputado.

La campaña de Martinelli por volver al Gobierno es apoyada por su copartidarios y a través de las redes sociales.
 

 
En medio de un panorama electoral donde se ataca la credibilidad de los partidos, la rivalidad entre la gestión de Juan Carlos Varela y el gobierno de Ricardo Martinelli se mantiene sobre la mesa. Ambos formaron parte de una fórmula de presidente y vicepresidente que llevó a Martinelli al poder entre el 2009 y el 2014.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24