Saltar al contenido principal

Actores de Hollywood acusados ​​de pagar sobornos y falsificar fotos para lograr admisiones universitarias

La actriz Felicity Huffman sale de una primera audiencia contra los acusados ​​en un caso de extorsión, en el juzgado federal de EE. UU., en Los Ángeles, California, el 12 de marzo de 2019.
La actriz Felicity Huffman sale de una primera audiencia contra los acusados ​​en un caso de extorsión, en el juzgado federal de EE. UU., en Los Ángeles, California, el 12 de marzo de 2019. Mike Blake / Reuters

Cerca de 50 personas, incluidas las actrices Felicity Huffman y Lori Loughlin, fueron procesadas por una presunta estafa de 25 millones de dólares con la que habrían ayudado a los hijos de millonarios a ser admitidos en universidades de élite.

Anuncios

Una historia de película. Y Hollywood está involucrado. Los fiscales encargados del caso lo catalogaron como el plan de fraude más extremo para ingresar a una universidad del que se tenga registro en la historia de Estados Unidos.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló este martes 12 de marzo una red de sobornos millonarios de familias adineradas, entre las que figuran las actrices Felicity Huffman y Lori Loughlin, con la que facilitaban el acceso de sus hijos a prestigiosas universidades como las de Yale, Georgetown o Stanford.

El fiscal general de Massachusetts, Andrew Lelling, declaró en una rueda de prensa en Boston que se han presentado cargos formales contra medio centenar de personas, incluidas responsables de las universidades, supervisores de exámenes, padres y entrenadores.

(Imagen de archivo) la actriz Felicity Huffman llega a la 23ª edición de los Screen Actors Guild Awards en Los Ángeles, California, EE. UU., el 29 de enero de 2017.
(Imagen de archivo) la actriz Felicity Huffman llega a la 23ª edición de los Screen Actors Guild Awards en Los Ángeles, California, EE. UU., el 29 de enero de 2017. Mario Anzuoni / Reuters

"Desde comienzos de 2011, y de manera continua hasta el presente, los acusados - principalmente individuos cuyos hijos estaban aplicando para entrar en la universidad - conspiraron con otros para usar sobornos u otras formas de fraude para facilitar la admisión de sus hijos a universidades", indicó el texto de acusación.

Lelling señaló que los estudiantes no eran conscientes de que habían accedido a las universidades como resultado de los sobornos pagados por sus progenitores. "Estos padres representan un catálogo de riqueza y privilegio. Incluyen por ejemplo consejeros delegados de empresas públicas y privadas, exitosos inversores financieros e inmobiliarios, dos actrices muy conocidas y un famoso diseñador de moda", agregó.

En total, los acusados pagaron un total de 25 millones de dólares. En el caso de Loughlin, conocida por su participación en la serie de televisión "Full House", y su marido el diseñador de moda Mossimo Giannulli, aceptaron pagar sobornos de 500.000 dólares a cambio de que sus dos hijas fuesen aceptadas en el equipo de remo de la Universidad del Sur de California, a pesar de que no practicaban ese deporte. Esto con el fin de facilitar su admisión.

Otros padres pagaron para presentar exámenes falsificados de sus hijos y obtener así calificaciones más altas con el objetivo de ingresar en estos centros educativos, algunos de los más prestigiosos del país.

Esta pequeña red de sobornos tenía sede en Newport Beach, California, dijeron los fiscales. "Por cada estudiante admitido por fraude, un estudiante honesto y genuinamente talentoso fue rechazado", señaló Lelling.

Algunos de los culpables involucrados en la red de sobornos

William "Rick" Singer, de 58 años, se declaró culpable de cargos relacionados con la ejecución del plan a través de Edge College & Career Network, que cobró de $100,000 a $2.5 millones por cada estudiante, y dichos pagos fueron enmascarados como contribuciones a una falsa carrera de caridad.

William "Rick" Singer abandona el juzgado federal luego de enfrentar cargos por un plan nacional de trampas para buscar admisiones a universidades, en Boston, Massachusetts, EE. UU., el 12 de marzo de 2019.
William "Rick" Singer abandona el juzgado federal luego de enfrentar cargos por un plan nacional de trampas para buscar admisiones a universidades, en Boston, Massachusetts, EE. UU., el 12 de marzo de 2019. Brian Snyder / Reuters

"Básicamente, estaba comprando o sobornando a los entrenadores por una admisión", dijo Singer mientras se declaraba culpable de cargos que incluían crimen organizado, lavado de dinero y obstrucción de la justicia. "Y eso pasó muy a menudo".

Por su parte, Huffman, vestida con una chaqueta oscura, con lentes y el cabello recogido, más conocida por su papel en la serie de televisión 'Amas de casa desesperadas', estuvo entre los aproximadamente 20 acusados ​​que aparecieron en un tribunal de justicia en Los Ángeles.

Muchos se derrumbaron en sus sillas y una mujer trató de ocultar su rostro. El esposo de Huffman, William H. Macy, conocido por sus papeles en películas como 'Fargo' y la exitosa serie de televisión 'Shameless', estaba sentado en primera fila. El juez magistrado Alexander MacKinnon ordenó la liberación de Huffman con una fianza de $250.000 dólares antes de la audiencia del 29 de marzo en Boston.

Todos los acusados ​​que aparecieron en el Tribunal Distrital de Estados Unidos en Los Ángeles probablemente serían puestos en libertad bajo fianza, dijo Thom Mrozek, portavoz de la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos, en un email.

Macy no ha sido acusada en el caso, pero el fiscal adjunto, Adam Schleifer, dijo a la corte que él era un "sujeto de la investigación". El esposo de Loughlin, Mossimo Giannulli, un diseñador de moda conocido por su marca registrada "Mossimo", fue liberado con un bono de $1 millón de dólares. Huffman, Giannulli y Loughlin aún no han presentado peticiones.

La llamada "Operación Varsity Blues"

Este caso es el último de una serie de escándalos que han sacudido el mundo universitario de Estados Unidos. En los últimos años, los fiscales en Boston también acusaron a ciudadanos chinos de hacer trampa en los exámenes de admisión, mientras que el College Board, que administra los exámenes SAT, fue señalado en 2016 por problemas de seguridad que sacó a la luz cientos de preguntas planeadas para los exámenes.

Unos 300 agentes de la ley se dispersaron por todo el país para hacer arrestos en lo que los agentes denominaron "Operación Varsity Blues". Los fiscales hasta ahora han culpado a 33 padres, 13 entrenadores y asociados del negocio de Singer.

Otros padres acusados ​​incluyen a Manuel Henríquez, director ejecutivo de la entidad crediticia especializada en finanzas Hercules Capital Inc; Gordon Caplan, copresidente de la firma internacional de abogados Willkie Farr & Gallagher; Bill McGlashan Jr., que encabeza una división de inversión en compras de la firma de capital privado TPG Capital; y Douglas Hodge, ex director general de la firma de gestión de inversiones Pimco.

Los representantes de las compañías, y de Huffman y Loughlin, se negaron a comentar o no respondieron a las solicitudes de preguntas. Los presuntos autores intelectuales de la estafa y los padres que la pagaron podrían enfrentar hasta 20 años de prisión si son condenados.

Ningún estudiante ha sido acusado y las autoridades dijeron que algunos de ellos desconocían las estafas. Los fiscales dijeron que era cosa de las universidades qué hacer con los estudiantes admitidos mediante trampas. La Universidad de Yale y la Universidad del Sur de California (USC) dijeron que estaban cooperando con los investigadores.

(Imagen de archivo) la actriz Lori Loughlin en el estreno de la serie de televisión de Netflix "Fuller House" en The Grove en Los Ángeles, California, el 16 de febrero de 2016.
(Imagen de archivo) la actriz Lori Loughlin en el estreno de la serie de televisión de Netflix "Fuller House" en The Grove en Los Ángeles, California, el 16 de febrero de 2016. Mario Anzuoni / Reuters

Otra de las mentiras para lograr la admisión: dificultades de aprendizaje

Los fiscales dijeron que el plan comenzó en 2011 y también sirvió para que los jóvenes ingresaran a la Universidad de Texas, la Universidad de Georgetown, la Universidad de Wake Forest y la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Parte del plan consistía en recomendar a los padres que mintieran a los administradores de las pruebas de que su hijo tenía problemas de aprendizaje y que les permitieran tener más tiempo en los exámenes.

Luego se aconsejó a los padres que eligieran uno de los dos centros de exámenes en los que la compañía de Singer dijo que tenía el control: uno en Houston, Texas, y el otro en West Hollywood, California.

Los administradores de exámenes en esos centros están acusados ​​de aceptar sobornos de decenas de miles de dólares para permitir que los clientes de Singer hicieran trampa. Singer estaría de acuerdo con los padres de antemano sobre qué puntaje deseaban que obtuviera el joven.

En muchos casos, los estudiantes no sabían que sus padres habían arreglado la trampa, dijeron los fiscales, aunque en otros casos participaron a sabiendas del chantaje. Ninguno de ellos fue acusado hasta ahora.

Singer también ayudó a los padres a poner en escena fotografías de sus hijos practicando deportes o incluso caras de niños con Photoshop en imágenes de atletas descargadas de Internet para exagerar sus credenciales atléticas.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.