Saltar al contenido principal
Migrantes

Niort, la ciudad francesa que abre los brazos a los migrantes africanos

La llegada de menores no acompañados ha movilizado a toda una ciudad en Francia que hoy es un ejemplo de acogida para los migrantes. Juegan fútbol, aprenden francés e incluso algunos habitantes les han abierto las puertas de su hogar para vivir.

Anuncios

Ousmane era menor de edad cuando llegó a Francia. Migró solo desde Guinea y cuenta que su travesía por el Mediterráneo no se la desea a nadie. "Si yo me hubiera dado cuenta cuando estaba en mi casa que era así de difícil, no habría tomado esa ruta", asegura.

Pero viajó con la esperanza de un mejor futuro y soñando con jugar en un equipo de fútbol, pues había escuchado que en Europa tendría buenas oportunidades en el deporte... y así fue. El fútbol, además de ser su pasión, se convirtió en una herramienta de integración. Ousmane entrena en el Club Saint Flo de Niort y con él, otros 10 menores migrantes no acompañados que llegaron a la ciudad.

Poco a poco, el deporte fue el puente para que otros habitantes de la localidad vieran la necesidad de ayudarlos. Entonces, al menos 40 vecinos crearon una asociación de acogida que les brinda apoyo médico, escolar, legal y laboral.

Aunque algunos de los habitantes de Niort les ayudan, las cosas no son fáciles para los menores migrantes cuando se trata de pedir el reconocimiento por parte de las autoridades locales. Muchas son las trabas a las solicitudes. Si los migrantes no son reconocidos como menores de edad, pierden una serie de beneficios, la posibilidad de permanecer de forma legal en el país e incluso, en un futuro, solicitar una eventual residencia.

+ Y el dato de migración de la semana: un refugiado con una capa hecha de bolsas de basura y su hija en brazos marcó al fallecido fotoperiodista de la agencia Reuters, Yannis Behrakis. Tras obturar dijo: "esta imagen prueba que hay superhéroes, después de todo".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.