Saltar al contenido principal

Crece el pulso entre el Gobierno colombiano y las organizaciones indígenas

Los indígenas establecieron una barricada que bloqueaba la carretera panamericana durante una protesta en Mondomo, departamento del Cauca, Colombia, el 14 de marzo de 2019.
Los indígenas establecieron una barricada que bloqueaba la carretera panamericana durante una protesta en Mondomo, departamento del Cauca, Colombia, el 14 de marzo de 2019. Luís Robayo / AFP

Un movimiento de protesta atraviesa el suroeste del país en medio de una creciente desconfianza entre las autoridades y los líderes indígenas. Los manifestantes denuncian políticas públicas contrarias a los intereses de sus territorios.

Anuncios

#DuqueVengaAlCauca, aseveraron las organizaciones indígenas en las redes sociales, invitando al presidente de Colombia a reunirse con ellos en esta región suroccidental. Desde el pasado 11 de marzo, los manifestantes concentran su acción sobre la vía Panamericana, bloqueando esta arteria del país. Reportan ya una decena de heridos a causa de los enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes.

Más que por una razón específica, los indígenas protestan contra el Gobierno por un acumulo de descontento. Al igual que varias ONG, denuncian un Plan de Desarrollo, actualmente en debate en el Congreso, que favorece una intensa explotación de los suelos, lo cual podría vulnerar sus territorios, según ellos.

Este movimiento sigue también el paso del descontento de varios sectores sociales en cuanto a la gestión de la Administración Duque frente a sus últimas decisiones frente a los acuerdos de paz con la exguerrilla de las FARC.

Acuerdos incumplidos y tensión social en Cauca

El Ejecutivo exigió por su parte el desbloqueo de las vías como condición previa a cualquier resolución del conflicto. Con evasivas, aseguró estar dispuesto al diálogo con el fin de "mejorar la condición de vida de los pueblos indígenas".

Pero los Consejos Comunitarios y las organizaciones aseveran en contra de un poder que, dicen, no cumple su palabra. Afirman que una gran cantidad de compromisos pactados con las autoridades nunca se cumplieron, en una dinámica que sugeriría que cada Gobierno busca salvarse de las protestas con una firma.

En los últimos años, varias manifestaciones violentas tuvieron lugar en esta región de Colombia. Movimiento tras movimiento, el campesinado y los indígenas continúan reclamando lo que consideran ser protecciones básicas del Estado, al tiempo que quieren mantener la autonomía que les ofrece la Constitución como pueblos nativos organizados. El epicentro de la protesta, el Cauca, es también la región más afectada por los asesinatos selectivos.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.