Saltar al contenido principal

Con protestas masivas, los argelinos mantienen la presión sobre Bouteflika

Manifestantes en lo alto de un edificio durante una protesta contra la decisión del presidente Abdelaziz Bouteflika de posponer las elecciones y extender su cuarto mandato en Argelia.
Manifestantes en lo alto de un edificio durante una protesta contra la decisión del presidente Abdelaziz Bouteflika de posponer las elecciones y extender su cuarto mandato en Argelia. Ramzi Boudina / Reuters

Una multitud se tomó nuevamente la capital de Argelia y otras ciudades a raíz de un movimiento que no descansa pese a los anuncios del poder. El presidente Bouteflika ya no participará por un quinto mandato, pero prorrogó su periodo actual.

ANUNCIOS

Con banderas y arengas de “¡Fuera Bouteflika!” los manifestantes se reunieron en tres plazas públicas en Argel, la capital del país, que se han convertido en puntos focales de unas protestas que ya llevan un mes sacudiendo a un poder polvoriento.

Las manifestaciones de este viernes 15 de marzo fueron las primeras desde el anuncio sorpresa de Bouteflika de que no buscará la reelección, y eran consideradas como una prueba para determinar si la maniobra del presidente había mitigado la ira en las calles.

“Pretendes entendernos, vamos a fingir que te escuchamos”, se podía leer en una pancarta que sostenían unos jóvenes manifestantes en la histórica plaza Grande Poste de Argel.

“Quienes piensan que estamos cansados están equivocados. Nuestras protestas no se detendrán”, aseveró la médica Madjid Benzida, de 37 años, mientras las fuerzas de seguridad bloqueaban las calles que conducían a las oficinas gubernamentales y al Parlamento.

Las furgonetas de la policía antidisturbios se posicionaron y helicópteros de vigilancia dieron vueltas en círculos, pero la atmósfera era festiva y relajada.

Una conferencia nacional que deberá establecer la fecha de las elecciones

Las cientos de miles de personas presentes en las marchas exigen una nueva era, con líderes más jóvenes que puedan ofrecer mayores libertades sociales, resultados contra la corrupción y una economía más saludable.

La decisión de Bouteflika de abandonar su intención de optar por un posible quinto mandato provocó inicialmente alegría entre los manifestantes, pero su decisión de cancelar la votación prevista para el 18 de abril suscitó acusaciones de un supuesto “truco” e impulsó una nueva ola de protestas.

El líder de 82 años prometió una “conferencia nacional” para llevar a cabo reformas y establecer una fecha para las nuevas elecciones “antes de finales de 2019”, lo que sugiere que podría permanecer en el cargo por un año más.

“Francia, detén la interferencia”

El movimiento de protesta ha sido liderado por estudiantes, en un país donde la mitad de la población es menor de 30 años y donde el desempleo juvenil es estructural.

Varios manifestantes declararon este viernes haber viajado desde la región de Cabilia, ubicada a unos 100 kilómetros al este de Argel, tras pasar la noche con amigos en la capital para evitar bloqueos de carreteras o retenes de los autobuses.

Al igual que en las protestas anteriores, luego de las oraciones semanales, la omnipresente bandera roja, blanca y verde de Argelia ondeaba desde las ventanas y balcones de los edificios que conducían al centro de la capital.

Con sus pancartas, muchos manifestantes criticaron la postura de Francia sobre la crisis política en Argelia, acusando al antiguo poder colonial de ponerse del lado de Bouteflika.

“Francia, 132 años fue suficiente, detenga la interferencia”, decía una pancarta, en referencia a la era del dominio francés antes de la independencia. “Macron, eres demasiado pequeño para la Argelia de hoy”, agregó otra.

El presidente francés, Emmanuel Macron, celebró el martes el anuncio de Bouteflika, pero instó a las autoridades argelinas a organizar una transición de una duración “razonable”.

“Escuché el mensaje”

Por su parte, el recién nombrado primer ministro, Noureddine Bedoui, aseguró que las autoridades habían “escuchado el mensaje de la juventud argelina”. La gente “debe mostrar calma y actuar pacíficamente”, dijo Bedoui, quien pidió un “diálogo” para resolver una situación “sensible”.

Prometiendo dar a conocer un nuevo Gobierno la próxima semana, Bedoui adelantó la creación de una administración de tecnócratas, que incluiría a hombres y mujeres jóvenes.

Este mismo viernes, en un nuevo golpe a Bouteflika, un miembro importante del partido gobernante, el Frente de Liberación Nacional (FLN), el exportavoz del partido Hocine Kheldoun, se convirtió en el último oficial en darle la espalda al veterano presidente, describiéndolo como “parte de la historia”.

En una entrevista con la televisión de Ennahar, Kheldoun dijo que el partido tenía que mirar hacia adelante y apoyar los objetivos de los manifestantes que protestaban contra Bouteflika.

El FLN, que nació de la lucha por la independencia de Argelia, tiene la mayoría en todas las asambleas, incluido el parlamento y los consejos locales.

Con AFP y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.