Saltar al contenido principal
Reporteros

Mujeres del Estado Islámico, ´la prisión o la muerte´

Años atrás, miles de mujeres de diversas partes del mundo fueron seducidas por los principios del Estado Islámico y su unieron a su lucha. No obstante, los constantes ataques y la escasa posibilidad de alimentos en Baghuz, el último reducto del autodenominado Estado Islámico en Siria, obligaron a estas mujeres a entregarse a las Fuerzas Democráticas Sirias. Actualmente muchas muestran arrepentimiento y en los campos de refugiados solo piensan en ser repatriadas a sus países de origen.

Anuncios

Las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) y la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, han llevado a cabo una ofensiva en contra de los integrantes del autodenominado Estado Islámico en la población de Baghuz. El ´califato´ ha visto reducido su accionar en el territorio sirio y en la actualidad solamente domina un área de dos kilómetros cuadrados, según las FDS, lo cual ha provocado la salida de muchos civiles a través de un canal humanitario.

Gran parte de los civiles que huyen de la violencia, la falta de alimentos y las condiciones de insalubridad son mujeres quienes decidieron abandonar junto a sus hijos el último reducto del autodenominado Estado Islámico (EI) en Siria. Entre ellas se encuentran varias extranjeras, que se incorporaron al EI porque confiaban en sus principios.

“Al principio había un verdadero Estado Islámico (…) En Francia era musulmana y no podía practicar el islam como quería, pero aquí se debe practicar a la manera de ellos (Estado Islámico)”, dijo una de las mujeres que se encuentra en el campo de refugiados de Al Hol, en el Noreste de Siria.

Los avances de la coalición obligaron a las mujeres yihadistas a recurrir junto con sus hijos a las FDS. De acuerdo a sus testimonios, estar bajo el control de los kurdos es mejor que haber sido capturadas por iraquíes o las fuerzas sirias.

“Nuestro mayor temor es caer bajo el control del régimen iraquí o sirio. Con ellos nos violarían y en el mejor de los casos nos asesinarían. En el peor de los casos nos venderían”, dijo Matilde, una refugiada extranjera a Reporteros de France 24.

Quieren regresar a sus países

A pesar de haberse involucrado con el autodenominado Estado Islámico sostienen que desean regresar a sus países por lo que algunas de ellas aún guardan sus pasaportes. No obstante, la tarea no es sencilla debido a que algunos gobiernos no han tomado la decisión de recibir a estas mujeres y sus hijos.

“Es una situación difícil, ellas podrían regresar a sus países y tomar fuerzas para volver y así estaríamos todo el tiempo”, comenta uno de los custodios kurdos del campo de refugiados.

No obstante, los kurdos presionan para que los distintos gobiernos, en su mayoría de países occidentales, se hagan cargo de sus ciudadanos. A su juicio, el atender a los extranjeros acaba con la poca ayuda humanitaria que ingresa al país.

Más allá de todo, la situación en los campos temporales de refugiados es compleja. Dentro de los mismos existen mujeres con un pensamiento radical hacia el Estado Islámico que toman como una traición el deseo de muchas mujeres de volver a sus países de origen, lo cual ha generado conflictos dentro del campamento.

Mientras esto ocurre, miles de mujeres se encuentran a la deriva junto a sus hijos esperando la resolución de una situación que no termina de llegar. "Ya nos arrepentimos o es que el castigo durará para siempre", dijo una de las refugiadas en el campo de Al Hol.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.