Saltar al contenido principal

Philippe Barbarin, condenado por encubrimiento de abusos sexuales, presentó su renuncia al papa

El papa Francisco recibe al cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, en el Vaticano, el 18 de marzo de 2019.
El papa Francisco recibe al cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, en el Vaticano, el 18 de marzo de 2019. Vatican Media vía Reuters

El cardenal francés Philippe Barbarin, quien recibió una condena de seis meses de cárcel por no denunciar el abuso sexual por parte de un sacerdote bajo su autoridad, se reunió con el papa Francisco para presentar su renuncia.

Anuncios

Una reunión privada con el pontífice tuvo lugar alrededor de las 10:00 a.m. hora local, pero no se dieron a conocer detalles. El papa, quien tendrá que decidir dentro de semanas si acepta la dimisión de Barbarin, defendió previamente al cardenal afirmando, en 2016, que su renuncia antes de un juicio sería "un error, imprudente". No se espera que Barbarin, que también es el arzobispo de Lyon, hable públicamente.

El hombre de 68 años de edad es el clérigo francés más veterano que terminó atrapado en el escándalo mundial de pedofilia que sacude a la Iglesia Católica.
El tribunal de la ciudad francesa de Lyon, en el sureste de Francia, declaró a Barbarin culpable de no informar las denuncias de que un sacerdote, Bernard Preynat, había abusado de unos menores boy scouts en los años ochenta y noventa.

Se espera que el sacerdote, que fue acusado en 2016, sea juzgado este año.
El abogado de Barbarin anunció inmediatamente recursos contra el fallo histórico, que fue aclamado por las víctimas de abuso como el comienzo de un nuevo periodo de responsabilidad en la Iglesia francesa. Queda por verse si el papa aceptará su renuncia antes del fallo de la apelación.

Dos cardenales condenados en menos de una semana

El juicio de Barbarin se produce en pleno contexto de lucha del líder religioso por restaurar la fe en la Iglesia tras una serie de escándalos de abusos que se han extendido por todo el mundo, desde Australia hasta Chile y Estados Unidos.
Menos de una semana después de la condena de Barbarin, el exnúmero tres del Vaticano, el cardenal australiano George Pell, fue condenado a seis años de prisión por un tribunal de Melbourne por el "cínico" abuso sexual de dos niños del coro.

El papa Francisco aseguró en febrero pasado que "ningún abuso debe ser cubierto, como ha ocurrido en el pasado", o ser subestimado.

Barbarin, un ultraconservador que asumió el cargo de arzobispo de Lyon en 2002, fue un gran opositor al matrimonio igualitario.

Durante mucho tiempo, los grupos de víctimas de Lyon lo acusaron de sesgar el maltrato de niños en su diócesis. "No veo de qué soy culpable", dijo Barbarin ante la Corte, al inicio del juicio en enero. "Nunca intenté ocultar, y mucho menos encubrir estos hechos horribles".

Pero el tribunal determinó lo contrario, afirmando que el arzobispo, "con toda conciencia", optó por no informar a las autoridades de las acusaciones de abuso "para preservar la institución a la que pertenece".

En el pasado, otras dos figuras religiosas francesas han sido declaradas culpables por no haber denunciado el maltrato infantil: Pierre Rican, el arzobispo de Bayeux-Lisieux, en 2001, y el exobispo de Orléans, André Fort, el año pasado.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.