Saltar al contenido principal

La nueva estrategia del Gobierno francés tras violenta jornada de los 'chalecos amarillos'

El primer ministro Édouard Philippe (centro), rodeado por el ministro del Interior Christophe Castaner y la ministra de Justicia Nicole Belloubet, el 18 de marzo de 2019.
El primer ministro Édouard Philippe (centro), rodeado por el ministro del Interior Christophe Castaner y la ministra de Justicia Nicole Belloubet, el 18 de marzo de 2019. Bertrand Guay / AFP

Con los destrozos del pasado sábado 16 de marzo, el gobierno de Marcon, señalado de inacción, anunció un nuevo paquete de medidas para contener la violencia. Entre otras medidas, el jefe de policía fue reemplazado.

Anuncios

El primer ministro de Francia, Édouard Philippe, confirmó este 18 de marzo que hubo varias disfunciones en el dispositivo de seguridad implementado el pasado 16 de marzo donde las protestas se salieron de control y se incendiaron tiendas y restaurantes en una icónica zona de París.

En la tarde de este lunes,  Edouard Philippe, rodeado de la ministra de Justicia y del ministro del Interior, dio una alocución para anunciar las nuevas medidas tanto en la capital como en otras ciudades. Confirmó que hubo varios errores en el dispositivo de seguridad, hubo órdenes inapropiadas para limitar el uso de balas de goma y faltó movilidad y respuesta por parte de la policía. Como se esperaba,el prefecto de policía fue destituido y remplazado por Didier Lallement, mientras se oficializa su nombramiento este próximo miércoles 20 de marzo en el Consejo de ministros.

Édouard Philippe anunció que se hará "dispersión inmediata (de la multitud en caso de disturbios) y utilización de todos los medios jurídicos posibles" en las próximas protestas. Aseguró que quienes cometieron los actos de vandalismo no eran manifestantes sino "black-blocs",-grupos radicales de extrema izquierda-, que buscan destruir. De ahí que las manifestaciones serán prohibidas en los barrios en donde se identifiquen estos "elementos ultras".

Es más, de ahora en adelante en caso de sospecha de posibles altercados, los 'chalecos amarillos' no podrán protestar en los Campos Elíseos, la plaza Pey-berland en Burdeos ni en la plaza del Capitolio de Toulouse.

También habrá multas a quienes participen en manifestaciones que no han sido permitidas, es decir, no declaradas ante las autoridades.

El 16 de marzo, una jornada de destrozos en París

Los Campos Elíseos fueron de nuevo escenario de disturbios en el décimo octavo sábado consecutivo de protestas del movimiento de los 'chalecos amarillos', que terminó con destrozos a unos 100 comercios sobre la avenida parisina. De estos, el 80% fueron altamente impactados según la Cámara de Industria y Comercio de Paris (CCI). Tres quioscos de periódicos fueron incendiados así como parte de la prestigiosa brasserie Le Fouquets, la tienda de lujo Longchamp y varios vehículos, entre otros. Sin contar lo ocurrido el sábado 16 de marzo, las aseguradoras estiman el costo de los daños en 170 millones de euros.

Una tienda de prensa en llamas se ve durante una manifestación del movimiento 'chalecos amarillos' en París, Francia, el 16 de marzo de 2019.
Una tienda de prensa en llamas se ve durante una manifestación del movimiento 'chalecos amarillos' en París, Francia, el 16 de marzo de 2019. Philippe Wojazer / Reuters

Al término del caótico sábado, 250 personas fueron arrestadas, 38 de ellas fueron imputadas. Los comerciantes de la zona están agotados por la intensidad y repetición de estos actos violentos desde que comenzaron las protestas de los 'chalecos amarillos' en noviembre pasado. Ahora la CCI ha pedido cita con el primer ministro de Francia y piden medidas contundentes, un "plan de urgencia" para proteger a los comerciantes.

Gobierno revisará qué falló en la cadena de mando

Según el ministro del Interior, de las 32.000 personas que se manifestaron en todo el país, unas 10.000 personas los hicieron el sábado 16 de marzo en Paris. Entre estas, se habrían infiltrado unos 1.500 militantes "ultra violentos". Una vez más, tanto el Gobierno como las autoridades fallaron en tomar medidas preventivas.

Esto, a pesar de que la fuerzas del orden sabían que era un día de alto riesgo. Los ‘chalecos amarillos’ habían dicho que buscarían marcar esa jornada justo cuando el Debate Nacional, que debía responder a las reivindicaciones del movimiento, llegaba a su fin.

El secretario de Estado del Interior, Laurent Nunez, dijo que se revisará toda la cadena de mando para saber por qué faltó reactividad. El principal señalado es el hasta este 18 de marzo prefecto de policía de la capital, Michel Delpuech. Él es quien tomó las ordenes y decidió, en parte, el dispositivo policial a desplegar.

En un comunicado, el primer ministro aseguró que se van a analizar los hechos para prevenir nuevos disturbios. Esto a pesar de que un dispositivo se había creado luego de las protestas violentas del mes de diciembre y que hasta ahora había funcionado. Pero este sábado no fue desplegado.

Un miembro del sindicato de policía, Unsa, explicó a la emisora 'France Info' que la policía no actuó al ver lo que estaba ocurriendo porque "nadie les dio la orden". Su actuar es seguido con cuidado tras ser acusados de reprimir violentamente a los manifestantes y la utilización de las controvertidas balas de goma que han dejado varios heridos. De hecho, el defensor de los Derechos, Jacques Toubon, pidió que se dejaran de utilizar.

Emmanuel Macron, alcanzado por los hechos

No solo las autoridades de policía sino también el presidente de la república están en el ojo del huracán. Mientras se producían los disturbios en la capital, el presidente pasaba un fin de semana de descanso, esquiando en la estación de La Mongie, junto a su esposa. Un nuevo paso en falso para Emmanuel Macron, quien debió regresar de urgencia para ponerse al frente de la situación.

El presidente francés Emmanuel Macron en una estación de esquí el 15 de marzo.
El presidente francés Emmanuel Macron en una estación de esquí el 15 de marzo. AFP/Laurent Dard

Este lunes 18 de marzo el mandatario se reunió por cerca de tres horas con el primer ministro, la ministra de Justicia y el ministro del Interior para estudiar las medidas ya anunciadas que logren contener la violencia.

Unas medidas que vendrían a sumarse a la ley antidisturbios, votada el pasado martes, pero que está siendo examinada por el Consejo Constitucional por petición presidencial antes de entrar en vigor.

El texto ha sido muy criticado aún por una parte de la mayoría parlamentaria por coartar las libertades. En efecto, la ley prevé la posibilidad de prohibir manifestar a quienes hayan cometido actos de vandalismo, la creación de un delito por ocultar el rostro con multas de hasta 15.000 euros o controles sistemáticos de bolsos y vehículos cerca de los sitios de manifestación.

Por ahora, este martes 19 de marzo, los ministros del Interior y de Economía tendrán que responder a las preguntas del Senado sobre los medios puestos en marcha frente a los disturbios y "sobre las consecuencias en caso de nuevo deterioro de la situación para el comercio y la economía de nuestro país".

Jim Delémont: "Los chalecos amarillos van a seguir marchando"

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.