Saltar al contenido principal

Tras el atentado de Christchurch, Nueva Zelanda acuerda reformar su ley de armas

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, habla durante una conferencia de prensa en el Parlamento, en Wellington, el 18 de marzo de 2019.
La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, habla durante una conferencia de prensa en el Parlamento, en Wellington, el 18 de marzo de 2019. David Lintott / AFP

La primera ministra Jacinda Ardern anunció una reforma legal sobre el porte de armas, acordada “en completa unidad” por su Ejecutivo. Los cambios, que buscan endurecer la legislación, se darán a conocer en un plazo de diez días.

Anuncios

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, anunció este 18 de marzo que su Gobierno de coalición, “en completa unidad”, modificará la ley de armas de fuego, como consecuencia del atentado de hace tres días contra dos mezquitas de la ciudad de Christchurch, que dejó 50 fallecidos y 50 heridos.

Esta voluntad de reforma fue acordada “en principio” por su Ejecutivo, que se reunió hoy en Wellington, y sus medidas serán comunicadas “dentro de los diez días de este horrible acto de terrorismo”, expresó Ardern, marcando un plazo y adelantando que tiene la “intención de dar más detalles sobre estas decisiones antes de la próxima reunión del Gobierno, el lunes próximo”.

“El ataque terrorista en Christchurch del viernes fue el peor acto de terrorismo en nuestras costas. De hecho, fue uno de los peores a nivel mundial, en los últimos tiempos. Ha expuesto una serie de debilidades en las leyes de armas de Nueva Zelanda (…) Para que nuestra comunidad sea más segura, ahora es el momento de actuar", dijo la primera ministra, acompañada de su viceprimer ministro, Winston Peters.

Un gesto simbólico, teniendo en cuenta que el partido de Peters, el nacionalista New Zealand First, se había negado hasta ahora a endurecer la legislación. Sin embargo, reconoce que “después de los hechos del viernes a la 13.00h (momento del atentado), nuestro mundo cambió para siempre y nuestras leyes también lo harán”.

Ardern: Los propietarios de armas “estarán con nosotros”

El pasado viernes, el presunto atacante, un australiano de 28 años llamado Brenton Harrison Tarrant, llevaba cinco armas, entre ellas, dos fusiles semiautomáticos y dos fusiles de caza. Según la policía, el atacante de Christchurch compró por Internet cuatro de estas cinco armas en la armería Gun City, después de obtener el permiso en noviembre de 2017, poco después de su llegada al país.

La primera ministra Jacinda Ardern no precisó si la reforma legal prohibirá en concreto la venta de armas como las usadas por Tarrant, pero sí se atrevió a afirmar que “hay muchos neozelandeses que cuestionan que haya armas semiautomáticas disponibles”. En ese sentido, Ardern se mostró confiada en que “la mayoría de los propietarios de armas estarán de acuerdo con el sentimiento de que es necesario que se produzcan cambios. De hecho, creo que estarán con nosotros”.

En Nueva Zelanda, basta con tener 16 años para poseer legalmente un arma de fuego. Esa es la edad mínima actual, a excepción de las armas semiautomáticas que solo se pueden comprar a partir de los 18 años, mientras en su vecina Australia su venta está prohibida, luego de que en 1996 viviera un asesinato en masa en el pueblo de Port Arthur.

La gente presenta sus respetos en un sitio conmemorativo en el Jardín Botánico en Christchurch, Nueva Zelanda, el 18 de marzo de 2019.
La gente presenta sus respetos en un sitio conmemorativo en el Jardín Botánico en Christchurch, Nueva Zelanda, el 18 de marzo de 2019. Marty Melville / AFP

"Kia kaha", un canto maorí contra la masacre

Durante todo el fin de semana, los ciudadanos neozelandeses rindieron homenaje a las víctimas del presunto autor Brenton Harrison Tarrant, quien nueve minutos antes de iniciar el tiroteo hizo llegar al Gobierno un "manifiesto ideológico" de 70 páginas, en el que expresaba y defendía sus ideas racistas.

Un hecho contra el que hoy se protesta en Christchurch, con danzas ceremoniales, abrazos entre líderes cristianos coptos y musulmanes, y la popular expresión maorí "kia kaha", que significa "sé fuerte". Un mensaje propagado entre las flores y las tarjetas de apoyo, como muestra de pésame y solidaridad.

Aunque la fe musulmana considera que los entierros deben realizarse en las 24 horas al deceso, los sepelios podrían tener lugar esta semana, en función de las autopsias.

Con Reuters y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.