Saltar al contenido principal

Reportan avance significativo de las FDS contra el último bastión del grupo Estado Islámico en Siria

El humo se eleva desde el último barrio asediado en el pueblo de Baghuz, provincia de Deir Al Zor, en Siria, el 18 de marzo de 2019.
El humo se eleva desde el último barrio asediado en el pueblo de Baghuz, provincia de Deir Al Zor, en Siria, el 18 de marzo de 2019. Reuters

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) anunciaron este martes 19 de marzo la toma de un campamento en el este de Siria. Este avance, aunque significativo, no supone la definitiva derrota de la milicia radical del Estado Islámico en Siria.

ANUNCIOS

En Baghuz, una aldea a la orilla del Éufrates, en la frontera con Irak, se ven las ruinas de un campamento que hacía horas era ocupado por el ejército de Daesh.

Anunciada desde varias semanas, la batalla para retomar Baghuz se ha prolongado y con esa la caída definitiva del último bastión del grupo Estado Islámico en Siria. Desde los primeros anuncios hechos la primera semana de marzo se vio un inesperado éxodo de civiles, cuya presencia había sido anunciada por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Según las autoridades kurdas, más de 30.000 personas han podido escapar hacia los territorios controlados por las Fuerzas Democráticas Sirias.

El jefe de la oficina de medios de las FSD, Mustafa Bali, anunció este 19 de marzo en su cuenta Twitter que durante la toma del campamento se rindieron a las fuerzas kurdas cientos de yihadistas.

Bali confirmó que entre los prisioneros, varios que estaban heridos fueron traslados a los hospitales sirios más cercanos para recibir la adecuada atención médica. El portavoz de las fuerzas kurdas anunció la toma definitiva de Baghuz en las próximas horas y la consecuente derrota militar del Estado Islámico en Siria.

Bali publicó en Twitter un mapa simplificado de las operaciones militares que ocurrirán en el corto plazo:

Con esta definitiva derrota del autoproclamado Estado Islámico inicia una nueva delicada fase de la compleja guerra civil siria. Daesh llegó a controlar vastas áreas de Siria, donde proclamó el denominado “califato”. La guerra en Siria, que cumplió ocho años el 15 de marzo, deja hasta el momento unas 360.000 víctimas según la ONU.

El presidente sirio Bashar al-Asad aseguró este 19 de marzo durante un encuentro con el ministro de defensa ruso, Serguéi Shoigú, que la cooperación entre Siria y Rusia ha sido un "factor determinante" en la resistencia de Siria frente al "terrorismo" y a los grupos armados opositores. "El trabajo sirio-ruso y la coordinación de alto nivel, militar y político, ha sido uno de los factores decisivos en la resistencia de Siria ante el terrorismo para conseguir logros contra las organizaciones Estado Islámico y Al Nusra (exfilial siria de Al Qaeda)", dijo Asad.

Reportaje exclusivo en Siria: la determinación de los últimos combatientes de Estado Islámico

Casi una cuarta parte de Siria es controlada por las milicias kurdas

El presidente sirio ha prometido que recuperará el control de la totalidad del territorio nacional. Sin embargo, la situación diplomática internacional sigue siendo de compleja solución. Casi una cuarta parte del país es actualmente controlada por las milicias kurdas, incluidas las ciudades de Raqa y Manbij. En sus recientes declaraciones, el ministro de la Defensa de Siria, Ali Abdullah Ayoub, declaró que para el Estado sirio solo quedan dos soluciones: la reconciliación nacional o la toma de las áreas controladas por los kurdos con la fuerza.

Las fuerzas kurdas cuentan sin embargo con el importante respaldo de Estados Unidos. El ministro interino de la Defensa estadounidense Patrick Shanaban confirmó la intención de Estados Unidos de retirarse del país. De los actuales 2.000 militares estadounidenses presentes en Siria, solo quedaría un contingente mínimo de 200. Una solución que pondría en seria dificultad a las milicias kurdas.

Por otro lado, Turquía considera como terroristas las formaciones kurdas y ya amenazó varias veces con atacarlas. En referencia a Turquía, Bashar al-Asad afirma haber tomado medidas para "no permitir a países hostiles al pueblo sirio" que operen en esas zonas para conseguir "lo que no lograron hacer durante los años de guerra".

Una situación diplomática tensa y de no fácil solución, contando que no es la única zona donde los intereses económicos de Estados Unidos y Rusia se enfrentan.

Con AP, EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.