Saltar al contenido principal

Brexit: Reino Unido pide prórroga a la Unión Europea hasta el 30 de junio

Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo, y la primera ministra británica, Theresa May, durante la cumbre de líderes de la UE el 25 de noviembre de 2018.
Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo, y la primera ministra británica, Theresa May, durante la cumbre de líderes de la UE el 25 de noviembre de 2018. Olivier Hoslet / Pool / Reuters

Theresa May espera que Bruselas le conceda un aplazamiento hasta el 30 de junio, a menos de diez días de la fecha de salida oficial del bloque, pero aún falta que los países miembros acepten por unanimidad.

ANUNCIOS

La petición de extensión del Brexit fue formulada en una carta dirigida a Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo, así lo indicó Theresa May, la jefa del gobierno británico, este 20 de marzo. La carta ya está en manos de Tusk.

Según el Artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, el Reino Unido debe abandonar el bloque el 29 de marzo y la prórroga pedida es de tres meses, es decir hasta el 30 de junio.

"Hay motivos para dar al Parlamento un poco más de tiempo para ponerse de acuerdo sobre el camino a seguir, pero los ciudadanos de este país llevan casi tres años esperando. Están hartos de que el Parlamento no tome una decisión y la primera ministra comparte su frustración", explicó el portavoz de la primera ministra este martes.

La jefe de gobierno pidió más tiempo, tratando de resistir la tormenta luego de que John Bercow, el presidente del Parlamento británico, impidiera una tercera votación del plan del Brexit al pedir "cambios sustanciales" en el texto para proceder a una nueva deliberación.

Informe desde Londres: May no solicitará a la UE una prórroga prolongada

La decisión de la UE solo se conocería la próxima semana

May confiaba en que su petición de prórroga fuera uno de los temas sobre la mesa durante la cumbre de la UE que se celebrará los días 21 y 22 de marzo en Bruselas. Sin embargo, Jean-Claude Juncker, el presidente de la Comisión, dijo que no esperaba decisión al respecto esta semana, además de declarar que dar más tiempo es prolongar la incertidumbre.

El funcionario descartó nuevas negociaciones. "Esta semana no concluiremos nada, sino que tendremos que reunirnos otra vez la semana que viene", aseguró Juncker en declaraciones a la emisora Deutschlandfunk.

La situación está lejos de resolverse y la primera ministra tendrá que seguir su encrucijada entre Londres y Bruselas. Por un lado, los 27 países miembros deben acordar el aplazamiento por unanimidad. Más de uno advirtió que para dar su visto bueno, ella tendrá que explicar con qué propósito solicita esa prórroga.

Por otro, se necesita que el Parlamento británico acepte el acuerdo negociado con la Unión Europea. De ahí que May busque someter el acuerdo a una nueva votación la semana entrante. Por eso aseguró que va a presentar propuestas significativas para que la Cámara de los Comunes apruebe por fin el texto. En caso de que este no pase "la Cámara tendrá que decidir cómo proceder", afirmó May.

Donald Tusk condiciona prórroga a la aprobación del acuerdo en Londres

Un respaldo a las declaraciones de May fueron las palabras de Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo (CE) luego de recibir la carta en la que Reino Unido solicitaría un aplazamiento de la fecha de salida.

En este sentido, Tusk informó que la prórroga estaría sujeta a la aprobación, por parte de la Cámara de los Comunes, del acuerdo que Londres y Bruselas alcanzaron en noviembre de 2018 y que ha sido rechazado dos veces por los diputados británicos.

"A la luz de las consultas que he tenido los días pasados con líderes de la UE, creo que una extensión corta será posible, pero estará condicionada a un voto positivo del acuerdo de retirada en la Cámara de los Comunes", dijo Tusk a la prensa tras sostener una conversación telefónica con la primera ministra británica.

Tusk agregó que la duración de la prórroga está abierta pese a la solicitud de May de extender el plazo hasta finales de junio. "La propuesta de la primera ministra del 30 de junio, que tiene sus aspectos positivos, crea una serie de interrogantes de naturaleza legal y política que los líderes discutirán”.

Mientras, el tiempo se va acabando y el riesgo de un Brexit sin acuerdo es cada vez más inminente. En caso de que no haya aplazamiento, la "opción por defecto" es precisamente esa, la salida brutal.

Con EFE y AFP

 

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.