Saltar al contenido principal

El paso del ciclón Idai deja más de 350 muertos en Mozambique y Zimbabue

Un niño ante una casa destruida por las inundaciones tras el paso del ciclón Idai en el distrito de Chimanimani, Zimbabue, el 18 de marzo de 2019.
Un niño ante una casa destruida por las inundaciones tras el paso del ciclón Idai en el distrito de Chimanimani, Zimbabue, el 18 de marzo de 2019. Philimon Bulawayo / Reuters

Mientras las autoridades de Mozambique decretaron el estado de emergencia por el paso del ciclón Idai, en Zimbababue continúan las labores de búsqueda de centenares de desaparecidos.

ANUNCIOS

Idai devastó Mozambique, Zimbabue y parte de Malaui. Tras el paso del potente ciclón, las autoridades de ambas naciones africanas activaron las alertas y comenzaron las labores de identificación de víctimas y búsqueda de desaparecidos.

Pero no es una tarea fácil. Cientos de estructuras quedaron reducidas a escombros, las redes eléctricas colapsaron y establecer contacto mediante redes móviles es casi imposible. Una de las ciudades más afectadas fue Beira. Hasta allí llegó Gert Verdonck, el coordinador de emergencias de Médicos Sin Fronteras (MSF), quien aseguró que la situación es crítica.

En Mozambique, las cifras de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU reportan más de 200 víctimas mortales ante lo que el presidente Filipe Nyusi explicó que los pueden elevarse incluso a millares.

Por la catástrofe, el mandatario Nyusi declaró tres días de luto en su nación, un panorama muy similar al de Zimbabue, en donde al menos 102 personas murieron y cerca de 200 siguen desaparecidas.

Paolo Cernuschi, el director de la oficina de Zimbabue del Comité Internacional de Rescate (ICR), indicó que, por el momento, el respaldo inmediato para salvar vidas es lo más urgente y que el impacto del fenómeno continuará siendo intenso incluso en los meses siguientes.

Save the Children expresa su temor por la vida de cerca de 100.000 personas

A consecuencia del impacto de Idai se despierta un nuevo temor: el del brote de epidemias y contagio de cólera y malaria gracias a las condiciones insalubres, por lo que tanto la Media Luna Roja como la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja fortalecieron su respuesta.

Las lluvias torrenciales y los fuertes vientos no solo han inundado decenas de casas, sino que han provocado el desbordamiento de los principales ríos. Este potente ciclón, que inició como una tormenta tropical, tocó tierra 14 de marzo.

Varias de las víctimas ya fueron identificadas y entregadas a sus familias para que lleven a cabo sus sepulturas. July Moyo, el ministro de Gobierno Local de Zimbabue, afirmó que varios cuerpos fueron arrastrados por la corriente hasta Mozambique y que allí fueron recuperados por los aldeanos.

A nivel global, la ONG Save the Children expresó su abierto temor por la vida de cerca de 100.000 personas en caso de que continúen los desbordamientos en dichos tres territorios africanos.

Se trata de uno de los peores fenómenos enfrentados por estas poblaciones, situación que, en palabras de Lola Castro, la directora regional del Programa Mundial de Alimentos (PMA) para el sur de África, representa un desastre sin precedentes.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.