Saltar al contenido principal

Matemáticas y desarrollo económico: ¿una ecuación vencedora?

La Unesco organizó una jornada dedicada a la contribución de las matemáticas al desarrollo económico.
La Unesco organizó una jornada dedicada a la contribución de las matemáticas al desarrollo económico. iStock

Luchar contra las consecuencias del calentamiento global, encontrar soluciones innovadoras para un desarrollo sostenible: la conferencia 'Matemáticas al servicio del desarrollo' quiso demostrar la utilidad de esta disciplina en el mundo moderno.

ANUNCIOS

"Si todo el mundo pensara como un matemático, el mundo sería definitivamente mejor". Para la matemática tanzana Angelina Bijuta las matemáticas no son simplemente una disciplina que solo sirve para calcular el número pi hasta el inifinito.

Así se expresó durante la jornada de 'Matemáticas al servicio del desarrollo', organizada por la Unesco en París, el viernes 15 de marzo. Una conferencia dedicada a presentar esta disciplina bajo una nueva perspectiva, mientras en Francia las matemáticas son asociadas con frecuencia a los pequeños genios tricolores de la ecuación que ganaron una fortuna en el mundo de las finanzas, antes de ser acusados de haber contribuido a la crisis de las subprime en 2008.

Pero los peligrosos vínculos con las finanzas "fueron un efecto de la moda que conoció la fama con la crisis financiera", quiere creer Nadia Raïssi, matemática de la universidad Mohammed V de Rabat (Marruecos). Al igual que ella, eran decenas en sostener durante la jornada de la Unesco que los retos del mundo moderno volvían urgente el uso de las matemáticas para fines de desarrollo.

Las matemáticas contra el calentamiento global

Para estos investigadores y profesores, el calentamiento global ilustra perfectamente la utilidad que pueden tener las matemáticas, sobre todo para los países en vía de desarrollo. Las consecuencias del aumento de temperaturas no pueden entenderse de manera correcta sin un modelo matemático adecuado, resalta Angelina Bijura. "Los cambios climáticos han desajustado las estaciones tradicionales en África y un agricultor ya no puede contar con el ciclo de lluvias de antaño. Necesitamos las matemáticas para comprender cómo adaptarnos a esta nueva situación con el fin de sembrar en un buen momento", explica.

Los estudiantes asisten a una manifestación de protesta para pedir medidas urgentes para frenar el ritmo del cambio climático, en Los Ángeles, California, EE.UU., el 15 de marzo de 2019.
Los estudiantes asisten a una manifestación de protesta para pedir medidas urgentes para frenar el ritmo del cambio climático, en Los Ángeles, California, EE.UU., el 15 de marzo de 2019. Lucy Nicholson / Reuters

Encontrar la ecuación adecuada también puede ser vital para las zonas costeras, amenazadas por la subida del nivel de los mares. "El problema con la erosión costera es que uno no puede simplemente decir que hay que construir un dique en tal lugar o en tal otro. Eso es pura intuición. Primero hay que formalizar el problema, gracias a las matemáticas, para medir la complejidad y, luego, podemos pensar en soluciones viables", explica Diaraf Seck, matemático de la universidad Cheik Anta Diop (Senegal).

Pero las matemáticas no solo se limitan a la lucha contra las consecuencias del calentamiento global. En Marruecos, han servido de manera directa al desarrollo de una pesca sostenible, asegura Nadia Raïssi. Para preservar el número de peces, el reino jerifiano recurrió a modelos matemáticos para “confirmar ciertas hipótesis de crecimiento de estos números con el fin de fijar objetivos de pesca”, explica. Las matemáticas también han permitido “la emergencia de nuevas medidas para compartir mejor la pesca entre las distintas flotillas”, subraya esta investigadora.

Saber susurrar al oído responsabilidades políticas

Para ella, el ejemplo de la pesca demuestra todo el interés de las matemáticas en relación a otras disciplinas. "Para usar el lenguaje del mundo de la moda, las matemáticas permiten hacer trajes a la medida mientras que un ingeniero, por ejemplo, dará soluciones listas para usar”, resume.

Aún así, es necesario que las matemáticas sean escuchadas. "Hay que hacer mucha fuerza para convencer a los dirigentes que no estamos en una torre de marfil", reconoce Nadia Raïssi. Esta es incluso una de las principales diferencias entre los países en vía de desarrollo y los países llamados ricos "donde los políticos no dudan en consultar al mundo científico, incluyendo a los matemáticos", asegura Diaraf Seck.

Pero para él, pronto los responsables no tendrán la opción de escoger. "Los problemas se vuelven cada vez más complejos [incertidumbres ligadas al calentamiento global, a un mundo económicamente cada vez más interdependiente, NDLR] y los políticos deberán escuchar a los matemáticos si quieren proponer buenas soluciones", afirma.

Es incluso más necesario con la irrupción de la informática y de los algoritmos en la vida cotidiana de cada uno, "enseñar las matemáticas, sobre todo en los países en vía de desarrollo, es importante para evitar una brecha de conocimiento (con los países industrializados NDLR)", añade Angelina Bijura, quien fundó Inspire Secondary School, un colegio donde se promueve la enseñanza de esta asignatura en Tanzania.

Ella asegura que las matemáticas son también un escudo contra la tentación de tomar decisiones bajo la presión del ritmo frenético de los sucesos. "Aprender matemáticas es también aprender a parar para reflexionar sobre un problema antes de actuar”, subraya. Una forma de ser en la cual podrían inspirarse un buen número de responsables políticos.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.