Saltar al contenido principal

Estados Unidos: 400 religiosos acusados por abuso a menores en Illinois

Cynthia Yesko, víctima de abuso sexual en la iglesia católica, junto al abogado Jeff Anderson en una conferencia de prensa para publicar un informe sobre los casos dentro de la Arquidiócesis Católica de Chicago en Illinois el 20 de marzo de 2019.
Cynthia Yesko, víctima de abuso sexual en la iglesia católica, junto al abogado Jeff Anderson en una conferencia de prensa para publicar un informe sobre los casos dentro de la Arquidiócesis Católica de Chicago en Illinois el 20 de marzo de 2019. Joshua Lott / EFE

Un informe de 185 páginas presentado por los abogados de la mayoría de las víctimas reseña las identidades de los cerca de 400 religiosos católicos que han sido acusados por abuso sexual en el estado de Illinois.

Anuncios

Una extensa lista de nombres y detalles confidenciales sobre los casos es la que sustenta el informe recientemente divulgado por el grupo de abogados que ha representado a la mayoría de las víctimas de los cerca de 400 religiosos católicos acusados por abuso sexual a menores de edad en Illinois.

Se trata de un documento de 185 páginas que fue elaborado a partir de la revisión de los antecedentes de cada uno de los sindicados mediante el cotejo de la información extraída de la investigación, que fue realizada en 2018 por Lisa Madigan, la entonces fiscal general de Illinois, en la que se describían los pormenores de 690 denuncias.

Las citadas denuncias fueron, el año pasado, catalogadas como "creíbles" luego de haber sido registradas en las sedes de la arquidiócesis de Chicago y de las diócesis de Joliet, Peoria, Belleville, Springfield y Rockfort.

Mark Pearlman fue el abogado encargado de presentar el informe durante la conferencia de prensa en la que lo describió como la primera compilación de este tipo de casos en territorio estadounidense.

Las estadísticas revelan una "horrorosa escala" de abusos

Bajo el título de 'The Anderson Report', esta indagación deja al descubierto que, como señala Pearlman, la cuenta de abusados es mucho más extensa de la que había sido reportada por la Diócesis de Ilinois dado que, de acuerdo con su concepto, lo que ocurrió fue que "desestimaron" algunas denuncias.

Para este abogado, las estadísticas revelan una "horrorosa escala" de abusos tras los que los sacerdotes y colaboradores de la iglesia que los perpetraron fueron transferidos de manera intencional para fungir en posiciones de confianza con menores de edad a pesar de haber sido previamente acusados.

Pero el informe no se detiene ahí, pues se estima que cientos de casos más de presuntos "curas depredadores" podrían haber quedado por fuera del listado a consecuencia de la carencia de datos de identificación, por lo que el rastreo continuará.

Ante la publicación del reporte, la Arquidiócesis de Chicago reaccionó indicando que algunos de los señalados pueden ser inocentes, ya que varios de ellos no tienen alegatos confirmados. Sin embargo, los calificó a todos como "perpetradores".

En el listado de cuatro de centenares de religiosos figuran los nombres de 22 que aparecen como miembros activos de la Arquidiócesis, aunque 20 ya habían sido denunciados ante las autoridades competentes.

El asesor especial de la Arquidiócesis de Chicago sobre problemas de conducta indebida, John O'Malley, aseguró que la iglesia reportó la totalidad de las denuncias sobre abuso que se han registrado desde 1992, año para el cual el cardenal Joseph Bernardin lideró el funcionamiento de una comisión dedicada a la resolución de dudas sobre este escándalo.

En el mes de enero, los seguimientos a los casos dieron un vuelco luego de que Kwame Raoul, el sucesor de la fiscal general Madigan, asumiera el cargo y reafirmara su compromiso con las investigaciones, lo que no parece haber cobrado efecto todavía, dado el silencio de las últimas 10 semanas acerca de las denuncias.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.