Saltar al contenido principal

Reforma agraria “urgente” exigen miles de campesinos al Gobierno paraguayo

Los agricultores asisten a una marcha anual que exige reformas agrarias y trabajan en protesta contra el gobierno del presidente Mario Abdo Benítez, en Asunción, el 21 de marzo de 2019.
Los agricultores asisten a una marcha anual que exige reformas agrarias y trabajan en protesta contra el gobierno del presidente Mario Abdo Benítez, en Asunción, el 21 de marzo de 2019. Jorge Adorno / Reuters

En una gran manifestación, campesinos e indígenas de la comunidad de Takuara'i salieron a las calles de Asunción para exigirle al Gobierno de Mario Abdo Benítez que cambie el modelo productivo agrario y redistribuya equitativamente la tierra.

ANUNCIOS

“Reforma agraria urgente y necesaria”, gritaban los manifestantes. Con el tradicional palo de madera tallado símbolo de la lucha campesina, recorrieron cerca de cinco kilómetros hasta llegar a Plaza Uruguaya, en el centro de la capital. Allí se plantaron contra el Ejecutivo para exigirles cambios estructurales al sistema agrario del país.

La integrante del comité ejecutivo de la Federación Nacional Campesina (FNC), Sonia Acevedo, justificó la necesidad de adelantar una reforma agraria ya que "Paraguay está en el primer puesto en el mundo en la desigualdad de la distribución de la tierra". Acevedo se refería a un informe de la ONG Oxfam, publicado en 2017, que reveló que el 90 % de la tierra cultivable del país está en manos del 5 % de los propietarios.

También destacó el rol de las mujeres en su lucha. "Nosotras somos productoras también, la mayoría de las campesinas trabajamos también en la chacra, producimos en la casa gallinas, cerdos, vacas y aportamos mucho también en la producción campesina".

Los campesinos expusieron sus críticas al presidente Mario Benítez. “El Marito de la gente responde a los empresarios, pero no al campesino, más bien reprime al pueblo y está en contra del pueblo. La marcha viene para reclamar desarrollo nacional”, dijo Cesar Ramos, integrante de la FNC, la mayor organización de trabajadores agrarios de Paraguay.

La marcha, que se realiza anualmente desde hace 26 años, terminó este jueves 21 de marzo en enfrentamientos con las autoridades.

Disturbios empañaron la marcha campesina en Asunción

El enfrentamiento se produjo después de que los indígenas, una veintena, decidieran protestar en uno de los costados del Congreso para "continuar la lucha", relató a la agencia Efe Vicente Montanía, uno de los miembros de esa comunidad. Montanía explicó que los líderes de la comunidad tenían una reunión con la responsable de Asuntos Indígenas del Senado, pero decidieron no celebrarla porque las conversaciones se prolongan desde "hace meses" y no han recibido respuestas.

Según su relato, los militares y policías llegaron cuando decidieron iniciar la protesta junto al Congreso.

Allí comenzó el enfrentamiento, con el lanzamiento de piedras y vallas a los agentes por parte de los manifestantes, que las autoridades dispersaron con gases lacrimógenos.

El ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, denunció "el uso sistemático de la violencia" como método de reivindicación y calificó de "barbaridad" la utilización de niños en estas protestas, algo de lo que se le acusa a este grupo indígena.

Los manifestantes, que pertenecen a la comunidad de Takuara'i, en el departamento de Canindeyú, fronterizo con Brasil, reclaman la devolución de sus tierras, de las cuales fueron expulsados por colonos brasileños, según denuncian. Estos son solo uno de los reclamos. El hartazgo del movimiento indígena con el Gobierno continúa mientras el dialogo entre el Gobierno y el movimiento parece estancarse.

Con EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.