Saltar al contenido principal
El Debate

La regulación de armas suena tras nuevos ataques de odio

Los ataques registrados en Nueva Zelanda, Países Bajos y Brasil, volvieron a abrir la discusión sobre la regulación del uso de armas. En esta edición de El Debate analizamos junto a un grupo de expertos la manera en la que deberían estar orientadas las conversaciones y qué implicaciones podría tener en una sociedad como la estadounidense donde el uso de armas está consagrado en la Constitución.

Anuncios

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, impulsa una nueva ley para el control de armas en su país tras el ataque perpetrado en Christchurch y que dejó 50 personas muertas además de decenas de heridos. Asimismo, la premier del país anunció la prohibición en la venta de fusiles de asalto y de armas de estilo militar.

El llamado a establecer un control más severo en Nueva Zelanda ha generado confusión dentro de un país que no suele estar acostumbrado a este tipo de hechos. De acuerdo con cifras de la policía neozelandesa, en el año 2016 había 1,2 millones de armas en manos de civiles y para junio de 2018 más de 200 mil licencias de armas estaban activas.

En ese país la edad mínima para tener armas de fuego es de 16 años y de 18 para los casos en que el arma sea semiautomática y de tipo militar.

Sociedad impulsa un mayor control de armas en países industrializados

Los sucesos ocurridos en la escuela secundaria de Parkland (Estados Unidos) el 14 de febrero de 2018 y que dejó a 17 personas muertas, en su mayoría jóvenes, volvió a poner sobre la mesa la discusión sobre el control de armas en ese país. Un hecho que podría ser replicado en otras naciones para evitar nuevos sucesos en el futuro.

Tras el sangriento hecho, muchas fueron las manifestaciones que se originaron en todo el país, incluso en Washington, para exigirle al Gobierno estadounidense modificar las leyes para evitar libertades en el uso de armas de fuego.

"El debate en Estados Unidos lleva ya muchos años debido a que el uso de armas forma parte de la cultura estadounidense y está consagrada en la Constitución. El debate es pertinente porque están ocurriendo hechos alrededor del mundo, no solamente en Estados Unidos, y debe ser una discusión global", dijo Julián López de Mesa, docente en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Santo Tomás durante una conversación con el periodista de France 24, Santiago López.

Nicolás Villa Moya, analista internacional de la Universidad El Rosario de Colombia, relaciona el uso indiscriminado de las armas de fuego con una crisis producto "del desmoronamiento de la cultura patriarcal en occidente".

"Hay una crisis de masculinidad (…) Eso genera la aparición de personas que no están clínicamente señaladas como desquiciadas y que son hombres jóvenes, en su mayoría, que no se adaptan a sus sociedades", señala el experto.

Los ataques con armas y el uso de la religión

Otro tema que ha surgido a raíz de los acontecimientos en Nueva Zelanda, donde dos mezquitas fueron atacadas, es el odio contra una religión como excusa para llevar a cabo estos ataques. Esta situación también ha sido motivo de debate debido a que muchos cuestionan la ejecución de estos hechos por grupos extremistas o  'lobos' solitarios.

"El tema de los ataques es algo que trasciende de la religión. En esta ocasión hablamos del tiroteo en Nueva Zelanda, pero si revisamos un año atrás hubo un ataque a una sinagoga en Estados Unidos y también hacia una iglesia de afroamericanos (…) Creemos que los templos religiosos deben tener una custodia cada vez más fuerte por parte del Estado", pidió Mohammed Isa García, Docente y Licenciado en Teología en la Universidad de La Meca.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.