Saltar al contenido principal

Reanudan el juicio contra Ricardo Martinelli en Panamá, pese al estado de salud del expresidente

Oficiales de policía custodian al expresidente panameño, Ricardo Martinelli, en su llegada al juzgado para la reanudación del proceso en su contra en Ciudad de Panamá, el 22 de marzo de 2019.
Oficiales de policía custodian al expresidente panameño, Ricardo Martinelli, en su llegada al juzgado para la reanudación del proceso en su contra en Ciudad de Panamá, el 22 de marzo de 2019. Bienvenido Velasco, EFE

Este viernes, reinició el proceso contra el exmandatario panameño, acusado de gestionar una red de espionaje político durante su mandato entre 2009 y 2014. Martinelli sufrió hipertensión y debió ser trasladado a un hospital.

ANUNCIOS

El juicio contra el expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli, retomó su rumbo, aunque no sin nuevas complicaciones relacionadas a la salud del exmandatario.

El proceso contra el ex jefe de Estado, acusado de montar una red de espionaje político durante su mandato entre 2009 y 2014, había sido aplazado el mismo día de su inicio, el 12 de marzo, para la realización de evaluaciones psiquiátricas. Esos estudios dictaminaron que Martinelli sufre “trastorno mixto ansioso depresivo” producto de su situación judicial actual.

Sin embargo, las audiencias se reanudaron este viernes 22 de marzo, pero nuevamente sufrieron un retraso luego de que Martinelli sufriera una subida de su presión arterial y un cuadro de arritmia.

Por este motivo, el expresidente fue trasladado al Hospital Integrado San Miguel Arcángel para ser sometido a exámenes, lo que provocó un retraso de dos horas en el inicio de las audiencias.

Esta situación llevó a la querella a solicitar la continuidad del proceso sin la presencia del acusado. El fiscal Ricaurte González pidió esa medida amparándose “en el principio de justicia en tiempo razonable”.

Seguidamente, en diálogo con la prensa, Sidney Sittón, uno de los abogados de Martinelli, rechazó la petición y señaló que estar presente “es su derecho” y “así lo establece la ley”.

Finalmente, Martinelli regresó a la sala y el juez de la causa, Roberto Tejeira, solicitó al ministro de Salud, Miguel Mayo, que le asigne un médico de manera permanente en la sala de audiencia para atender cualquier problema de salud del exmandatario.

Las partes presentaron sus primeros argumentos para sustentar el caso

Una vez normalizada la situación, la Fiscalía, la defensa y los querellantes iniciaron la primera fase de sustentación de la teoría del caso.

El fiscal Aurelio Vázquez fue el encargado de presentar los argumentos de la acusación del Ministerio Público. Según el funcionario, el organismo cuenta con las evidencias necesarias para demostrar que Martinelli estableció un “aparato de poder” para espiar a políticos “al margen de la ley y sin amparo judicial”.

De acuerdo al Ministerio Público, el entramado de espionaje montado por Martinelli funcionó desde uno de los edificios del Consejo de Seguridad Nacional entre 2012 y 2014 con modernos equipos de tecnología adquiridos con más de 13 millones de dólares sustraídos de fondos del Estado.

Vázquez remarcó que la Fiscalía espera que Martinelli “sea condenado a 21 años” de cárcel por los cuatro cargos que se le imputan.

En la misma línea, el abogado querellante Carlos Herrera Morán también exigió una condena contra el expresidente panameño “a la luz de todos los elementos procesales, para que se sepa que nadie está por encima de la ley”.

En contrapartida, el letrado defensor, Carlos Carrillo, acusó a la Fiscalía de basar sus alegaciones en hechos genéricos y apostó que no podrá probar ninguna vinculación de Martinelli con la malversación de bienes públicos, con los equipos tecnológicos para espionaje ni con la presunta autorización de esas prácticas.

Ante esos comentarios, el fiscal titular del caso, Ricaurte González, aseguró a la prensa que “tenemos testigo protegido, más de 75 víctimas, un cúmulo de más de 50 documentos que le vamos a dar lectura a partir del lunes”.

Ricardo Martinelli es juzgado por presuntamente interceptar comunicaciones telefónicas de alrededor de 150 personas entre 2012 y 2014 bajo un aparato paraestatal. En el juicio está prevista la presencia de 175 testigos y la presentación de más de 100 pruebas periciales y documentales.

El expresidente panameño fue extraditado desde Estados Unidos en junio de 2018, un año después de su detención en Miami, adonde se había recluido desde 2015 para evitar someterse a la justicia de su país.

Con EFE y AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.