Saltar al contenido principal

Francia despliega soldados antiterroristas ante los ‘chalecos amarillos’

Un vehículo de la policía francesa está instalado en la avenida de los Campos Elíseos durante la décima novena protesta nacional consecutiva del movimiento ‘chalecos amarillos’ en París, el 23 de marzo de 2019
Un vehículo de la policía francesa está instalado en la avenida de los Campos Elíseos durante la décima novena protesta nacional consecutiva del movimiento ‘chalecos amarillos’ en París, el 23 de marzo de 2019 Benoit Tessier / Reuters

En respuesta a la destrucción y los saqueos del sábado pasado en París, el Gobierno de Emmanuel Macron decidió tomar nuevas medidas para garantizar la seguridad en la ciudad francesa.

ANUNCIOS

Por primera vez, se ubicarán soldados en las calles para proteger lugares turísticos y edificios clave en toda la capital francesa. Es la decimonovena jornada de manifestaciones de los ‘chalecos amarillos’ contra las políticas gubernamentales en Francia.

Los accesos a áreas críticas en varias ciudades han sido restringidos. Los cuerpos militares aportarán seguridad, monitoreo y protección en lugares como los Campos Elíseos, que ha sido el principal campo de batalla de los manifestantes y la Policía en los últimos meses, también en el Arco del Triunfo, la Asamblea Nacional, así como el Palacio del Elíseo, la oficina del Primer Ministro de Francia y el Museo del Louvre.

La avenida de los Campos Elíseos de París está llena de vehículos policiales y oficiales este sábado por la mañana, en un esfuerzo por reforzar a los policías fatigados y garantizar la seguridad. La Policía también prohibió las protestas en varios sectores del centro de la capital francesa durante el resto del fin de semana.

También está prohibido la circulación de vehículos en los alrededores del Elíseo y el porte de armas, reales o falsas, así como de cualquier objeto que pueda ser catalogado como peligroso. Los 'chalecos amarillos' tampoco podrán manifestarse en la plaza del Capitolio en Toulouse o en la Pey-Berland de Burdeos. El perímetro de las protestas también ha sido limitado en ciudades como Niza o Marsella. Los manifestantes que entren a esta zona roja enfrentarán una multa de 750 euros.

Ubicar militares ante los 'chalecos amarillos' ha generado rechazo de partidos opositores

Según la prensa francesa, el Gobierno de Macron recibirá el apoyo de los soldados de la Fuerza antiterrorista Centinela, la cual fue creada hace más de cuatro años tras el ataque a Charlie Hebdo, pero es la primera vez que se harán cargo de los disturbios civiles. Una decisión que ha generado malestar por parte de la oposición ya que asegura que estos soldados no estarían preparados para enfrentarse a ambientes violentos.

Sin embargo, el General Bruno Leray, jefe militar de París expresó a France Radio que “los soldados tienen las mismas instrucciones que las fuerzas policiales: emiten una advertencia si necesitan abrir fuego. Están perfectamente calificados cuando se trata de establecer la naturaleza de la amenaza y responder de una manera mesurada”.

El Gobierno francés pretender mantener el control de la situación con estas medidas a pesar de una nueva jornada de protestas de los 'chalecos amarillos' que podría convertirse en violenta.

Este movimiento comenzó a mediados de noviembre de 2018 contra los aumentos propuestos al impuesto a los combustibles que desde entonces han sido cancelados por el Gobierno de Macron.

En las calles de París se escuchan proclamas del movimiento que dicen que continuarán luchando hasta que las cosas cambien.

En diciembre, Macron ofreció un paquete de concesiones por un valor de más de 10 mil millones de euros ($11 mil millones) destinado a aumentar los ingresos de los trabajadores más pobres y la mayoría de los jubilados. Sin embargo, los 'chalecos amarillos' promueven un referéndum de iniciativa ciudadana para cambiar el sistema político del país.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.