Saltar al contenido principal

Perú: un año de popular gestión anticorrupción para Vizcarra

El presidente del Consejo de Ministros de Perú, Salvador del Solar (izq.), junto al presidente de Perú, Martín Vizcarra (Cen.), y al ministro de Rel. Exteriores, Néstor Popolizio, en Lima el 11 de marzo de 2019.
El presidente del Consejo de Ministros de Perú, Salvador del Solar (izq.), junto al presidente de Perú, Martín Vizcarra (Cen.), y al ministro de Rel. Exteriores, Néstor Popolizio, en Lima el 11 de marzo de 2019. Cris Bouroncle / AFP

El Presidente que gobierna desde que dimitió su antecesor bate récords en términos de aprobación. Martín Vizcarra hizo de la lucha anticorrupción su bandera y logró avances pese a su falta de conexiones políticas.

ANUNCIOS

El 23 de marzo de 2018, Martín Vizcarra asumió el poder tras la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski, acusado de corrupción. Doce meses después, él que llegó al poder por ser vicepresidente logró consolidarse en medio de una clase política desprestigiada.

En su país es calificado como el referente de “honestidad” ante los repetitivos escándalos de corrupción: El sistema internacional de sobornos erigido por la constructora brasileña Odebrecht ha golpeado a los 4 últimos mandatarios de Perú.

El mandatario dijo en su discurso: “Este flagelo (de la corrupción) ha permitido que haya hospitales a medio construir, carreteras y puentes que se los lleva el río y servicios básicos que aún no recibimos”. Y agregó que: “si queremos ser un país grande y próspero, tenemos que erradicar ese mal. Para enfrentarlo necesitamos una justicia igual para todos, que no se case con nadie.”

Vizcarra, un año de batallas ganadas

A pesar de no formar parte de las filas de un partido y de no haber acumulado un gran capital político, el presidente ha cosechado victorias. “Vizcarra ha ganado todas las batallas contra el Congreso y el sistema", comentó a la agencia AFP el analista político Juan de la Puente. El mandatario ganó su pulso con los parlamentarios y supo imponer su autoridad ante momentos de crisis, especialmente en la rama judicial.

Consciente del respaldo popular que ha acompañado sus promesas de ‘tabula rasa’ en los pasillos del poder peruano, Martín Vizcarra acudió a las urnas para hacer aprobar sus proyectos, una herramienta perfecta para coaccionar a sus adversarios. No obstante, puede que lo que siga sea más delicado para él, según Juan de la Puente, “no creo que el segundo año sea mejor que el primero; va a ser un año más modesto, menos excepcional, los problemas van a estar afuera del Congreso.”

La inestabilidad institucional y las tensiones políticas que pesan sobre Perú no afectaron a una economía que no se había portado tan bien en los últimos años. Martín Vizcarra, “presidente accidental”, como lo califica el opositor exmandatario Alan García, puede aprovecharse de un crecimiento de casi el 4,0% en 2018, frente al 2,5% del año anterior, para respaldar su política.

En un mensaje en redes sociales agradeció el apoyo de su primer año y pidió a los peruanos que lo sigan acompañando. Según diversas encuestas tiene más del 55% de aprobación.

Con EFE y AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.