Saltar al contenido principal

Unicef: "1,8 millones de personas necesitan asistencia" tras el paso del ciclón Idai

Un hombre carga dos niñas en el sector de Praia Nova (Playa Nueva) en Beira, Mozambique, el 23 de marzo de 2019, una semana después del paso del cilón Idai.
Un hombre carga dos niñas en el sector de Praia Nova (Playa Nueva) en Beira, Mozambique, el 23 de marzo de 2019, una semana después del paso del cilón Idai. Siphiwe Sibeko / Reuters

Las autoridades de Mozambique informaron que la cifra de muertos en su país por la catástrofe ascendió a 446 personas. Al menos otras 200 perdieron la vida en Malaui y Zimbabue.

ANUNCIOS

La directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, visitó un centro de atención para menores en la ciudad portuaria de Beira, una de las primeras poblaciones golpeadas por el ciclón Idai la semana pasada.

Ahora que las lluvias empiezan a disminuir, los helicópteros de la Armadas de Sudáfrica y de Portugal llevan hasta esta zona a los sobrevivientes rescatados en el interior del país, donde al menos 2000 kilómetros cuadrados están inundados.

Celso Correia, ministro de Tierras y Medio Ambiente de Mozambique, afirmó qque calcula que en su país murieron 446 personas por causa de la catástrofe. Correira añadió que al menos 531.000 personas se han visto afectadas por el ciclón y las inundaciones y que hay 110.000 en campos humanitarios.

Los reportes previos en Malawi y Zimbabue indican que en estos países perdieron la vida al menos 56 y 154 personas, respectivamente.

“Las agencias de ayuda apenas empiezan a ver la escala del daño”: Henrietta Fore

A la escuela Samora Machel, en Beira, llegan a diario 200 personas y la mitad son niños. Es uno de los centros de atención de Unicef en Mozambique y recibió la visita de la directora ejecutiva de Unicef una semana después del impacto del ciclón Idai.

Un equipo de France 24 visitó este centro de atención y conversó con la directora ejecutiva. “[Esta catástrofe] nos hace pensar en Bangladesh cuando ocurren los ciclones y hay inundaciones. La gente corre hacia los árboles y ahí se refugian. Pero no los volvemos a ver y no los podemos atender. La mayoría de ellos no sabe nadar. Sabemos por ahora que nos faltan al menos treinta millones de dólares para apoyar los tres países: Mozambique, Malawi y Zimbabue”, dijo Fore a France 24.

Según las cifras de Unicef, "1,8 millones de personas necesitan asistencia humanitaria urgente. 900.000 de ellas son niños. 2.600 salones de clases fueron parcial o totalmente destruidos. 39 centros de salud fueron impactados. Más de 11.000 viviendas están completamente destruidas".

Muchos de los niños que se encuentran en la escuela Samora Machel fueron dejados allá por sus padres o llegaron de la mano de los rescatistas que los encontraron solos en medio de la catástrofe. Este drama está en aumento, según alerta la organización Save the children.

“Oficiales de gobierno en Kopa (Zimbabue) reportan que 80 niños han sido separados de sus padres. 40 de los niños son atendidos en una escuela y los otros 40 se quedan con vecinos de la comunidad. Save the Children busca poner en marcha sistemas de rastreo de familias para reunificar a los niños con sus padres tan pronto como sea posible”, se lee en el más reciente comunicado de la organización.

Hay riesgo de proliferación de cólera en los países afectados por Idai

“Mientras continúan las operaciones de búsqueda y rescate, es urgente que tomemos todas las medidas necesarias para prevenir la proliferación de las enfermedades que se producen por el estancamiento de agua, que pueden convertir este desastre en una catástrofe mayor”, alertó Fore luego de su visita a Mozambique.

La Federación Internacional de la Cruz Roja afirma que "los riesgos de salud son una preocupación primaria luego del Ciclón Idai. En Mozambique, voluntarios de la Cruz Roja apoyan en centros de atención con distribución y acceso a agua limpia, asistiendo a las familias, compartiendo información crítica sobre salud y sanidad".

Por su parte, el ministro Correia afirmó el sábado que cerca de 1.500 personas estaban a la espera de ser rescatados de los techos y las cimas de los árboles. El domingo, sin ofrecer cifras, afirmó que la cifra de necesitados de rescate había disminuido.

Correia también alertó que las inundaciones estaban incrementando los riesgos de proliferación de cólera y de otras enfermedades provenientes del agua estancada. El ministro afirmó que el gobierno busca abrir un centro de tratamiento para el cólera para prepararse en caso de urgencia.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.