Saltar al contenido principal

Nueva Ruta de la Seda: Xi Jinping busca el apoyo de Emmanuel Macron

 El presidente francés Emmanuel Macron recibe al presidente chino Xi Jinping en el Palacio del Elíseo en París, Francia, el 25 de marzo de 2019.
El presidente francés Emmanuel Macron recibe al presidente chino Xi Jinping en el Palacio del Elíseo en París, Francia, el 25 de marzo de 2019. Gonzalo Fuentes/Reuters

En tres días Xi Jinping debe lograr que Francia se sume a la Nueva Ruta de la Seda como lo hizo con Italia. Mientras que el presidente frances, Emmanuel Macron, pretende crear un frente para contrarrestar la entrada del gigante asiático.

ANUNCIOS

El presidente de China continúa en su gira por Europa, luego de haber visitado Italia y Mónaco. Xi Jinping inició su segundo día en territorio francés con un encuentro con el mandatario Emmanuel Macron.

Francia firmó 15 contratos con China por valor de miles de millones de euros, incluyendo uno con Airbus. Pero la labor de Xi se centrará en resaltar la importancia de cultivar una relación sana entre ambas naciones para el desarrollo de los países y de su potencial influencia en el mundo, para tener el respaldo del gobierno francés a su proyecto de la Nueva Ruta de la Seda.

Sin embargo, el camino no está fácil para el mandatario chino, ya que París ha dejado clara su desconfianza junto a Estados Unidos y a Italia sobre la iniciativa de la nueva ruta comercial entre el gigante asiático y Occidente.

Macron insiste en forjar un frente entre las principales potencias de la Unión Europa para enfrentar los avances de Beijing. Está previsto que, tras su reunión del lunes 25 de marzo, el martes mantengan conversaciones con la canciller alemana, Angela Merkel y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

El miedo europeo ante la llegada de China

Los funcionarios franceses describen a China como un desafío y un socio al mismo tiempo, ya que Francia debe permanecer especialmente vigilante ante cualquier intento chino de apropiarse de la tecnología extranjera para sus propios medios. El miedo de las potencias de Occidente la posible influencia que China quiera tener en la región.

La UE ya está planea una estrategia más defensiva en territorio chino, estimulada por la lentitud de Beijing en la apertura de su economía, las adquisiciones de China en sectores críticos y el sentimiento en las capitales europeas de que el gobierno chino no ha defendido el libre comercio.

El plan de la “Iniciativa Belt and Road”, como también es llamado el proyecto promovido por Xi, apunta a vincular China por mar y tierra con el sudeste y Asia central, Oriente Medio, Europa y África, a través de una red de infraestructura en las líneas de la antigua Ruta de la Seda.

Con Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.