Saltar al contenido principal
Historia

La historia de la tormentosa relación entre Reino Unido y Europa que desencadenó el Brexit

Tras 40 años de relaciones turbulentas, la separación del Reino Unido de la Unión Europea tomó forma el 23 de junio de 2016, cuando los británicos votaron un referendo en el cual se preguntaba si se debía permanecer o retirarse del bloque. El 'No' ganó y empezó un traumático divorcio.

Anuncios

En 1973, el Reino Unido se unió al ancestro de la Unión Europea: la Comunidad Económica Europea. Esta era una zona de libre comercio entre los seis países fundadores del bloque.

Desde entonces, las relaciones entre Londres y Bruselas tuvieron sendas diferencias que dificultaron que el matrimonio marchara sobre ruedas. Un ejemplo fue la moneda común. El Reino Unido privilegió la libra esterlina por encima del euro. Tal movida desencajó con las cuatro libertades fundamentales para pertenecer a la UE: capitales, servicios, mercancías y libre circulación de trabajadores.

Llegado el siglo XXI el euroescepticismo ganó terreno en Inglaterra con Nigel Farage como principal portavoz. Su argumento era sencillo: devolverle al Reino Unido el control de sus propios asuntos, entre ellos, la inmigración, el paso de fronteras, la economía y la soberanía.

Ante el crecimiento del voto euroescéptico, el primer ministro David Cameron, en 2015, buscó su reelección prometiendo hacer un referendo en el cual se preguntaba si se debía permanecer o retirarse del bloque. Así ganó otro período de liderazgo y, como lo había prometido, llevó a cabo el referendo.

El 23 de junio de 2016, la voluntad popular de los británicos fue la separación de Europa, con un 51,8 % contra un 48,1 % de los votos. El resultado abrumó a David Cameron al punto de renunciar como primer ministro.

Theresa May entra en escena y promete hacer realidad el Brexit contra viento y marea

Desde entonces, Theresa May asumió el poder y se puso como bandera sacar adelante el Brexit, luego de ejecutar el Artículo 50 que puso como fecha límite el 29 de marzo de 2019 para la salida definitiva del Reino Unido de Europa.

Pero teniendo en cuenta que el referendo no fue vinculante, y que debía atravesar por el Parlamento británico, el objetivo de Theresa May se ha visto seriamente empañado.

Su acuerdo negociado con Bruselas ha sido rechazado dos veces en la Cámara de los Comunes y el respaldo de los diputados es cada vez menor, lo que la obligó a pedir una extensión del plazo para negociar la salida.

El Brexit atraviesa por un período de zozobra en el cual todas las opciones están sobre la mesa, un Brexit con acuerdo, sin acuerdo, o incluso una disolución del anunciado divorcio del Reino unido y la Unión Europea.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.